Cómo planifico mi estudio siendo madre

Cómo planifico mi estudio siendo madre
Cómo planifico mi estudio siendo madre

Cómo planifico mi estudio siendo madre, es una pregunta que me han hecho en más de una ocasión. Se trata de mujeres que intentaban retomar sus estudios o seguir con ellos después de haber sido madres. Siempre contesto que no hay soluciones mágicas pero que con mucho esfuerzo y planificación se consigue.

Si prefieres escuchar a leer te dejo el podcast del Post 😉

Ya hablé de lo importante que es retomar nuestros estudios en 5 poderosas razones para volver a estudiar y os di 10 consejos para estudiar siendo mamá. Hoy hablaremos de cómo planificarnos para que la ilusión con la que hemos empezado esta etapa no se torne en decepción o en sensación de fracaso.

NO ENCUENTRO EL MOMENTO PARA ESTUDIAR

Has tomado esa decisión que tanto habías postergado y ya te has matriculado. Has hecho un enorme esfuerzo para comprar el material que necesitas y estás esperando el momento de ponerte en marcha y retomar tus estudios.

Empiezas con mucha ilusión pero por el camino sientes que te desinflas o que te fallan las fuerzas. A la falta de hábito de estudio se unen el cansancio y los contratiempos que complican tu día a día.

Hoy no pudiste estudiar, un imprevisto echó por tierra tus planes. Tampoco ayer, ni la pasada semana. Los libros que compraste con tanta ilusión empiezan a acumular polvo en la estantería y día tras día te sientes más culpable de no haber empezado o de estar dedicándole muy poco tiempo.

Te repites a ti misma que mañana empiezas pero ese día se resiste a llegar. Revisas la programación del curso y eres consciente de que vas atrasada con la materia. Tu progresión está estancada,  es posible que no hayas pasado del módulo 1 del primer tema.

CUANDO PIENSAS EN ABANDONAR

Entonces, empiezas a plantearte si tomaste la decisión adecuada o si tal vez te equivocaste y esto no es para ti. Comienzas a escuchar en tu cabeza a todos aquellos que te dijeron que no era una buena idea, que mejor no te matriculases, que ibas a tirar el dinero. Casi que estás a punto de darles la razón.

No obstante, tienes un deseo muy fuerte de conseguir mejores perspectivas laborales o de crecer a nivel personal. Sabes que el estudio a medio-largo plazo es una buena oportunidad pero sientes que no eres capaz o que te falta voluntad.

Piensas seriamente en abandonar, sin embargo, no quieres desistir, ni rendirte y no debes hacerlo bajo ningún concepto.

¿MATERNIDAD Y ESTUDIO SON INCOMPATIBLES?

Parece que ser madre y estudiar son términos incompatibles pero te puedo asegurar que no, mi experiencia personal es una prueba de ello.

Yo sigo estudiando y haciendo varias formaciones a la vez, no con la intensidad de una carrera pero sí a buen ritmo. Saqué mi plaza como funcionaria cuando mi peque tenía poco más de un año. La mayor parte de la oposición la estudié con él en la teta, acunándole en mis brazos o porteándole en una mochila. No es lo más cómodo del mundo pero si es necesario, se hace.

Así que vamos a cambiar el “yo no puedo” por el “vamos a hacerlo”.

¿COMO PLANIFICO MI ESTUDIO SIENDO MADRE?

Tienes un problema de planificación. Nada que no se pueda resolver con enfoque, orden y metodología.

Sin planificación, enfoque y disciplina no hubiera ganado una plaza. Así que vamos a revisar una serie de cuestiones con el objetivo de alcanzar el enfoque que tanto necesitas.

Si te hiciste un horario de estudio antes de empezar o un listado con los contenidos que ibas a estudiar cada semana, descártalo. Olvídate del horario que te hiciste o de lo que estimaste que estudiarías, solo puede frustrarte en este momento.

¿DE CUÁNTAS HORAS DISPONES?

Empieza por determinar de cuantas horas dispones a la semana. Por favor, horas reales, no huecos imposibles o vaguedades. Cuando digo horas reales me refiero a momentos en los que de verdad puedas estudiar sin pareja, sin niños o sin visitas.

Igual de importante es establecer en qué momentos no puedes estudiar porque trabajas, porque estás sola con los niños o porque haces cualquier otra actividad que te lo impida. Hay que delimitar muy bien de qué horas disponemos realmente.

Insisto mucho en que deben ser reales. Por ejemplo, si a las once de la noche estoy rendida porque no puedo más de cansancio y me quedo todos los días dormida en el sofá, no es buena idea planificar que estudiaré de once a una. Sencillamente cuando tenga que pasar a la ejecución no lo haré y lo iré postergando porque me supone un gran esfuerzo.

PONIENDO UN HORARIO

Una vez establecidas qué horas son las que vas a estudiar toca identificar en qué horario estudiaremos. Las horas que delimitamos en el apartado anterior son estimadas porque cuando hagamos el horario veremos si son reales o no, si hay que aumentarlas o reducirlas.

¿Puedo sacar dos horas todos los días para estudiar? ¿Es una pretensión muy alta? Son preguntas que debemos hacernos. ¿Dos horas tres veces a la semana? ¿Puedo llegar a mi objetivo con este tiempo de estudio? probablemente no lo descubras hasta que comiences a estudiar.

El horario debe ser sensato, es decir, pretender que vas a estudiar en tu hora de comida teniendo solo una hora es poco realista. El trabajo desgasta y debemos emplear las pausas para airearnos o descansar. Si de todos modos quieres pautar un rato de estudio, puedes programar algo que no te suponga un gran desgaste intelectual como ver una charla online o leer un tema.

¿CÓMO EMPIEZO A ESTUDIAR?

Te aconsejo que empieces poco a poco y luego vayas incrementando el tiempo de estudio paulatinamente. Lo primero que vas a crear es un hábito de estudio y eso lleva tiempo. Al principio te sentarás delante del libro y tendrás la sensación de que no te cunden los minutos ni las horas. Eso es lo más normal.

Debes adquirir de nuevo un hábito que tenías olvidado y eso requiere un entrenamiento  y mucha constancia. Por esta razón, es muy importante ser constantes al principio. En pocas semanas verás que empiezas a ver resultados, que ya no cuesta tanto y que los minutos empiezan a ser productivos de verdad.

Asimismo, si ya te encuentras más cómoda, puedes ir añadiendo alguna hora más de estudio o algún otro día, sobre todo si tienes exámenes con los que tienes que cumplir. Tener clara la meta es fundamental para saber cuando tenemos que apretar y planificar más tiempo de estudio de manera extraordinaria.

CÓMO ORGANIZO LA MATERIA

Deberías organizar la materia por orden de dificultad estimando cuánto tiempo necesitas para cada materia o para cada módulo a la semana. Dependiendo de lo que estés estudiando tendrás varias materias, módulos o temas.

Asimismo, la presentación del material es una cuestión primordial. Por ejemplo, si es un libro al uso del que debes extraer unos apuntes y estudiar sin más o es una formación audiovisual basada en vídeos de determinados minutos de los que debes extraer la información más importante.

Según sea el soporte a través del cual te llega la información debes planificar. Por ejemplo, si son clases grabadas de una hora, ten en cuenta que en ver la clase y en  tomar apuntes no vas a tardar una hora sino mucho más. Y ese tiempo debes planificarlo. Porque no es un vídeo a la semana, hay que tener en cuenta el visionado, apuntes, revisión y eso lleva mucho trabajo que no se hace en una hora.

Otra cuestión relevante, es si tienes que presentar prácticas o trabajos y cuál es su fecha de entrega. Si es una formación online que hago a mi ritmo igual no es tan importante llevar las cosas al día. Ahora bien, si tengo que cumplir con un plazo, como no me organice bien es posible que no llegue a entregar a tiempo el trabajo o lo entregue de cualquier manera.

También debemos tener en cuenta si esas prácticas son imprescindibles para superar la materia o si son complementarias. Asimismo, debemos conocer la forma en que seremos evaluadas, ¿a través de un examen? ¿una memoria? ? ¿un trabajo final?.

Estas cuestiones condicionan nuestro tiempo de estudio y por tanto nuestra planificación y debemos tenerlas siempre muy presentes.

UNA CUESTIÓN DE EQUILIBRIO

Cuando planificamos debemos alcanzar un equilibrio entre nuestras responsabilidades inaludibles, nuestro descanso, el ocio y el estudio.

Un error muy común es restringir todo tipo de ocio para enfocarlo en el estudio, esto al final es contraproducente. Si vas una hora a la semana a Yoga y lo necesitas a nivel físico y mental no es buena idea castigarte sin ello con la esperanza de que estudiarás mucho más.

Asimismo, es importante que también dediquemos un tiempo a la familia. Nuestros hijos nos necesitan y además crecen tan rápido que no quieres perdértelo por nada del mundo. Es verdad, que en los momentos que escojas para estudiar los niños tendrán que desaparecer de la ecuación o estar muy entretenidos para poder concentrarte.

Equilibrar es dedicar el tiempo que corresponde a cada cosa en su momento indicado y, por supuesto, disfrutar de ello.

PLANIFICACIÓN POR EXCESO

Un error habitual es planificar por exceso, es decir, planificar como estudio cualquier hueco libre. Eso satura enseguida, nuestro cerebro necesita desconectar.

Por supuesto, si hace años que no estudias no puedes comenzar con sesiones de cuatro horas, por ejemplo, porque al quinto día cierras el libro y no lo abres jamás. Tampoco es muy sensato dedicar cada hueco a ello porque podemos llegar a obsesionarnos con el estudio y que se convierta en un suplicio y una lucha por alcanzar unos objetivos cada vez más exigentes.

¿QUÉ HAGO CON LOS IMPREVISTOS?

Eres madre, así que estás curtida de improvisación. Sí o sí tendrás que contar con ellos. Los contratiempos o los planes inesperados pueden echar al traste cualquier planificación que se precie, así que debemos tener claro si podemos relegar en otras personas o si nuestra presencia es imprescindible.

Por ejemplo, un cumpleaños al que te invitan con tu hijo pero coincide con la tarde que estudias. Es posible que el padre o la abuela puedan llevarle . Si te llevas bien con alguna mamá del cole y tenéis confianza es posible que puedas pedirle que le lleve. Luego tú puedes pasar a recogerlos, esto siempre y cuando, el niño tenga la edad adecuada para poder prescindir de tu presencia.

Puede ser que haya que llevar al niño al médico y prefieras llevarte tú, en ese caso, valora la posibilidad de recuperar esas horas o retomar el estudio cuando llegues aunque vayas a dedicar menos tiempo del que esperabas. Mejor eso que nada.

EL COMODÍN DEL ESTUDIO

Como tenemos claro que planificar teniendo hijos es difícil, podemos optar por delimitar un día comodín con el que puedas jugar a tu conveniencia.

Supone no perder un día de estudio y, al mismo tiempo,  poder cumplir con imprevistos o compromisos. Lo que hacemos es intercambiar un día de estudio por nuestro día comodín. Puede ser que hayas pautado no estudiar los fines de semana o la tarde de los domingos. Ese puede ser tu comodín que te salve la semana cuando las cosas se tuercen y no hay manera de sentarse a estudiar.

SE FLEXIBLE

No nos ponemos un horario y delimitamos unas horas de estudio para castigarnos cuando no podemos cumplir con ellos. Lo hacemos para organizar y planificar nuestro día a día y poder llegar a nuestra meta.

Sin embargo, puede ser que me equivocase al planificar, que vaya más lenta de lo que esperaba, que lo que se me antoja fácil no lo sea tanto como yo pensaba o a la inversa, que lleve un ritmo de estudio estupendo.

Planificamos pero analizamos resultados semanalmente y reajustamos. A mes vencido nos paramos a revisar nuestro progreso y volvemos a reajustar lo que sea necesario, porque voy muy apurado y no llego, porque voy bastante rápido y puedo añadir más temas. Lo que sea.

La planificación es algo vivo que debe ajustarse a nosotras y a nuestras circunstancias como un guante, no somos nosotras las que nos adaptamos a ella.

En definitiva, la planificación es vital para conseguir nuestros objetivos y llegar a ellos. Debemos ser constantes y perseverar pero siempre sin perder el norte y sin quedarnos sin aliento porque no llegamos. Aprender es un proceso que a cada una de nosotras nos lleva un tiempo determinado y único. Es una gran decisión pero no está exenta de sacrificios, así que no te sientas mal por ir más lenta de lo que pensabas y disfruta el camino.

Si te ha gustado el post, comparte 🙂 Me gustaría saber cómo te planificas desde que volviste a estudiar y sobre todo cómo puedo ayudarte a conseguir tus metas.

Recuerda que puedes suscribirte al blog y recibir completamente gratis mi ebook, Guía de Crianza Sostenible: 12 consejos para mejorar tu vida. Y por supuesto, estás invitad@ a mi Comunidad de Facebook, Mujeres y Madres Sostenibles.

Queremos conocerte y que te unas a nosotr@s. ¿Estás preparada para la crianza que cambia el mundo?

Estos post te pueden interesar

14 comentarios en “Cómo planifico mi estudio siendo madre”

  1. Me ha parecido super interesante este artículo sobre cómo planificar el estudio siendo madre. Es cierto que cuando una tiene más “obligaciones” o responsabilidades, el tiempo que antes dedicabas a otra cosa ahora has de dividirlo pero organizándose bien, una puede y debe tener tiempo para todo. Los tips o consejos que das me parecen acertadísimos.

  2. Tengo que felicitarte por lo que comentas, que sacaste unas oposiciones con un bebé bien pequeño, sí que es cierto que todo es cuestión de organización, yo también soy de las que sigo estudiando, aunque suelo realizar cursos pequeños de pocas horas, o pocos días. Tengo en mente formar mi corazón cursos mucho más completos, aunque por cuestiones de trabajo todavía tienen que esperar un poco. Gracias por compartir este post con la planificación del estudio siendo madre, me será muy útil!!

  3. Hola guapa
    la verdad es que eres una valiente, planificar el estudio siendo madre debe ser complicado. A mi ya me costaba cuando estudiaba y llevaba el blog, conque teniendo peques debe ser aún más dificil.
    Como bien dices, ser flexible es clave, también muy importante saber de las horas reales de las que disponemos para así poder organizarlas como es debido y así poder decidir también en que horario vamos a estudiar
    Un besazo

  4. Hola!!!
    Veo que eres muy organizada y lo tienes todo muy pensado y sabes cómo planificar el estudio siendo madre.
    Creo que todo lo que dices es muy aplicable a otras circunstancias de la vida en las que quieres retomar los estudios y tienes que trabajar, cargas familiares u otras circunstancias que hacen que no dispongas de todo el tiempo que querrías y te obliga a organizarte y saber flexibilizar y priorizar tu tiempo, un saludo

  5. Planificar los estudios siendo madre no es cosa fácil, cono digo si quiere puedes, lo demás son excusas. Yo estoy sacandome una titulación con mi bebé de meses, se me hecho duro pero ya casi terminó y je sacadobde donde sea el tiempo para hacer las tareas y los exámenes…tus consejos geniales para estas madresque nos Abel por donde ir.

  6. Hola guapetona, la verdad es que yo ahora mismo no estoy estudiando pero creo que, como todo en la vida, si de verdad se quiere, se puede planificar bien el estudio siendo madre. Es cuestión de sacar tiempo de donde no lo hay, organizarse y sobre todo ser realista en cuanto a pretensiones y disponibilidad real pero sobre todo valorar si ese esfuerzo merece la pena y es lo que realmente queremos. Muaksss

  7. Excelente post. Bueno, yo no tengo hijos pero mi carrera universitaria no ha sido facil y no imagino como seria teniendo algun hijo por eso creo que es de admirar que hayan mujeres que quieran continuar con sus estudios tras ser madres porque no es nada facil pero creo que tienes razón, todo se puede lograr con una buena planificacion y constancia =)

  8. Lo que más me ha gustado es el énfasis que pones en la necesidad de encontrar balance y ser flexible. Eso te hace pensar en un proceso que aunque está muy bien planificado, también tiene mucho de disfrute. Te recuerda que escogiste estudiar por decisión propia y no por obligación, entonces no hay necesidad de sufrir o castigarse. Gracias por la guia de plantación y por el excelente recordatorio de que todo es posible.

  9. Planificarse con peques en casa resulta de lo más complicado, siemprw surgen imprevistos. Yo trabajo en casa y dedico el tiempo de cole a trabajar para sacar los encargos, sin embargo, hay días que ni esas horas puedo dedicarle, así es que utilizo la técnica de dejarme 1 día para imprevistos.

  10. Muy interesante el artículo. Creo que si tienes una buena planificación del tiempo,ganas e ilusión se puede compaginar y lograr los objetivos que te planteas. Es difícil porque las responsabilidades no son las mismas que si no tienes niños pero se puede conseguir.

  11. El estudio siempre requiere organización, más aún siendo madre que las responsabilidades y obligaciones se multiplican. Un post muy interesante y útil para quien se encuentre en esa situación 🙂

Deja un comentario

Al enviar aceptas la política de privacidad. Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados en un fichero privado por Rosa Martínez Ruiz, propietaria del fichero. La finalidad de la recogida de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas.

error: El contenido es original y está protegido!! Si quieres parte del texto pídemelo en mamaylatribu@gmail.com

Súmate a Mamá y la Tribu

 

Recibirás la guía de Crianza Sostenible.

Hoy es un gran día para cambiar tu vida. ¿Te atreves?

 
 

You have Successfully Subscribed!

A %d blogueros les gusta esto: