EMPODÉRATE

empoderate

Empodérate para vivir tu maternidad con libertad y consciencia.

Porque empoderarse es tomar las riendas de tu vida, tomar tus propias decisiones y mantenerte firme en aquello que crees sin que te importen las opiniones de otras personas.

Personas que, aunque sean muy cercanas, creen saber cómo debes educar o criar a tu hijo sin comprender que esa es tu labor y que la ejercerás con responsabilidad.

Reivindica el derecho que tienes de hacer las cosas como tú consideres mejor, que para eso eres la madre de esa criatura.

Ten confianza, la maternidad es un instinto muy arraigado en nuestra naturaleza.

Sabemos ser madres, pero queremos vivir ese rol a nuestra manera o desde nuestra filosofía de vida.

Porque tú y sólo tú conoces a tu hijo y sabes cuáles son sus necesidades.

Empoderarse para escuchar aquello que creas valioso y desechar aquello que consideres que no se ajusta a lo que quieres para vosotros. Porque aunque todas las opiniones son respetables, no todas tienen el mismo valor e incluso algunas vienen a minar tu confianza o a crearte incertidumbre.

Empoderarte para pegarle un corte a aquellas personas que se inmiscuyen en tu labor como madre y que creen que necesitas que te guíen:

Es que eres muy joven,

yo he criado tres hijos,

así se ha hecho toda la vida.

Pues no, no necesito opiniones gratuitas que no he pedido. Muchas gracias.

Empoderarte para hacer oídos sordos a los comentarios impertinentes que tratan de socavar tu confianza. Aquellas personas que siembran dudas con comentarios como:

No tienes suficiente leche,

Tu leche no alimenta,

El niño se queda con hambre,

¿Otra vez le vas a dar de comer?

Aunque sean personas muy queridas de tu entorno, no tienen un  máster en lactancia y desconocen cómo funciona.

Empoderarte para hacer oídos sordos a aquellos que opinan, sin tener ni idea y sin que les hayas dado pie a ello, pero que te dirán con cierto aire mandón que estás malcriando a tu hijo:

No le cojas que se acostumbrará a los brazos,

Te tiene tomada la medida,

Está muy mal acostumbrado,

Es un egoísta.

Por favor, ¡hablamos de bebés!

Empoderarse para enfrentarse a profesionales que tienen muy poco tacto y que por no reconocer que han cometido un error te toman por tonta y tratan de convencerte de cualquier cosa.

Soy madre primeriza, no imbécil.

El mundo está lleno de malas determinaciones tomadas por terceras personas. Toma tus propias decisiones, que tus equivocaciones sean tuyas no de tu pediatra o de la enfermera de turno.

Empoderarse para no hacer caso de las críticas y que nos resbalen. Críticas por no hacer lo que la sociedad o tu entorno espera que hagas:

¡Cómo no le vas a dar puré al niño!,

No practiques colecho que es antinatural y le crearás un trauma,

No le lleves cargado que te harás polvo la espalda,

Pásalo a su habitación cuanto antes

y un largo etcétera de recomendaciones basadas en una crianza que tú no has elegido.

Empodérate y no admitas que te llamen vaga, en el caso de que hayas tenido la oportunidad de tomarte una excedencia. No tienes porqué justificar ante nadie que has optado por retrasar el momento de incorporarte al trabajo para poder dedicarle esos meses de exclusividad a tu hijo. Más de una persona te dirá:

Menudas vacaciones que te vas a pegar, Vaya excusa para no currar,

o comentarios a tu pareja del tipo: No se vaya a acostumbrar.

No lo permitas.

Desde luego, resulta muy ofensivo. Porque esa decisión la tomas pensando únicamente en tu hijo y en el vínculo que quieres establecer y mantener con él. Comprarte un coche nuevo o costearte unas vacaciones en el Caribe no suscita tanta controversia.

Empoderarte para no escuchar esos mensajes del pasado que han calado tan hondo que parecen ser dogma de fe:

El pecho se da cada tres horas y no más de diez minutos,

Los niños duermen a los seis meses del tirón,

Tiene que aprender a dormirse solo,

No le consueles cuando llora que te está manipulando,

Este niño tiene vicio con la teta,

y un suma y sigue de consejos que nunca pediste.

Empoderarte para no permitir que nadie deje llorar a tu hijo: Los niños necesitan llorar, les ayuda a ensanchar sus pulmones.

Pues no, no lo voy a tolerar. Nunca dejaré llorar a mi hijo.

Si los adultos necesitan consuelo cuando lloran no entiendo por qué debemos negárselo a un niño. Ten valor para enfrentarte a esos comentarios desafortunados y escucha lo que tu instinto de madre te dice.

Empoderarte con la finalidad de que tu pequeño o pequeña sea respetado como el ser humano que es.

Defiende sus derechos y no permitas que otras personas le obliguen a hacer lo que no quiere, como dar besos si no le apetece o comer algo que sabes que no le gusta.

Tu hijo es un ser humano libre y, no por ser niño, tiene amputada la voluntad.

Defiéndelo.

Empodérate y pide respeto por el estilo de familia que has elegido. Que nadie tiene por qué cuestionar o criticar. Hablar desde la ignorancia es deporte nacional y de niños, hasta el frutero parece saber más que tú.

Y desde luego, no puedes contentar a todo el mundo, no lo olvides.

Empoderarte para pensar por ti misma como quieres afrontar la educación de tu hijo, estar preparada para equivocarte, para rectificar si es necesario, para adaptarte a cada nueva situación y para aprender de tu pequeño, porque ellos nos dan verdaderas lecciones de vida.

En definitiva, empodérate y ponte el mundo por montera.

La maternidad no es fácil pero es tu camino y tú decides cómo transitarlo, si con un montón de ruido a tu alrededor o con la tranquilidad de hacer lo que tú y tu pareja habéis consensuado y decidido en cada momento.

Pero por encima de todo disfruta, disfruta y disfruta de ser madre, de cada instante porque el tiempo pasa muy rápido y antes de que te des cuenta tu pequeño habrá crecido.

Cada etapa pasada no vuelve.

Y recuerda, el pequeño de hoy será el adulto de mañana.

Cuídalo como el más preciado tesoro.

Y tú, ¿te sientes empoderada?

Estos post te pueden interesar

19 comentarios en “EMPODÉRATE”

  1. Que razón tienes, palabra por palabra nosotros cuando nos hacen esos comentarios hacemos oídos sordos, no contestamos pq no tenemos ganas para dramas. Ellos saben que pasamos de esos comentarios jajajaja y lo criamos como nosotros queremos. Pero hay que ser muy fuerte para no sucumbir ya sea haciendo lo que dicen o llorando de impotencia.
    Me ha gustado mucho. Besos ???

    • Me alegra saber que pasáis de los consejos gratuitos. Creo que nadie mejor que vosotros para saber como tenéis que criar a vuestro pequeño. Gracias por pasarte a comentar. Un beso enorme.

  2. Yo sinceramente nunca he escuchado a nadie y hago lo que me sale de La Peineta. Y desde que tengo a Enzo más, a nadie se le ocurre darme consejitos ni opiniones ridículas porque saben dónde les puedo mandar… jeje. Aunque yo soy muy relajada como madre también te digo y no sigo un tipo de Crianza concreto, solo sigo el mío propio ?
    Buen post!

    • ¡Hola, Caro! No sigues ninguno estilo de crianza en concreto porque sigues el tuyo propio que es lo mejor que puedes hacer. Nadie conoce más que tú a tus hijos. Yo también apuesto por hacer lo que nos salga de la peineta. Un beso enorme.

  3. Cuanta razón, estoy cansado de consejos gratis y que no se respete la decisiones de la mamá y el papá. Hay veces que cuesta ponernos de acuerdo entre nosotros… Encima tener que estar escuchando consejos que no has pedido 🙁

    • Sí, tienes toda la razón. En ocasiones, lo difícil es unificar criterios en la pareja con respecto a la crianza, si encima vienen terceros a inmiscuirse la cosa se va de madre. Por eso es tan importante saber seleccionar los mensajes que si son útiles de los que solo generan ruido. Un abrazo.

  4. De verdad que te vuelven loca con el primero, todo el mundo opina, todos tienen algo que enseñarte y la mayoría de veces lo agradeces, pero también es cierto que te vuelven loca. Con mi hijo todos me decían lo de no lo acostumbre a los brazos, siempre recuerdo a una señora mayor que me paro en la calle y me pidió permiso para ver a mi hijo, no la conocía y no la volví a ver. Sus palabras fueron hija no le hagas caso a nadie, te van a decir que no lo cojas, cógelo, bésalo y abrázalo todo lo que quieras porque luego no será más difícil hacerlo. De los pocos consejos que he seguido. 😉

    • ¡Muchas gracias, Mercedes! Me alegro mucho de que te haya gustado y de que haya conectado contigo y con tu experiencia. Un beso enorme.

  5. Tienes más razón que un santo, me he sentido muy identificada de cuando nació mi hijo, pues todo el mundo tiene consejos para darte y no dejan de criticar que si haz esto así, que lo otro asá, ¡qué agobio! Nadie nace sabiendo y es algo que todas las madres hemos de pasar de igual manera. Al final hice lo mismo, pasar de todo lo que me decían, decirles que sí como a los locos e ir a mi aire.

  6. Me encanta!! Si fuera medre me emoderaría!! Y es que tienes toda la razón.
    Hay personas que quieren imponer sus ideas sin tener en cuenta que ellas ya lo han vivido y ahora te toca a ti, que te dejen vivirlo… Y tampoco entienden que cada niño es un mudo y cada madre igual. No a todos los niños se les puede criar igual, y si han sido madres más de una vez, lo sabrán.
    Es una pena, pero somos así, no respetamos y nos gusta criticar todo, todo menos lo nuestro, claro.
    Disfruta de tu maternidad, te la has ganado, y que nadie te que esa felicidad. Lo que vivas con tu hij@ se quedará para tí, así que vívelo y disfrútalo como quieras.
    Un beso guapa!!

  7. Empodérate, la verdad es que creo que no he usado nunca esta palabra, pero suscribo todo lo que nos cuentas. Realmente pienso que al ser madre, y más primeriza, tienes que empoderarte sí o sí. Yo siempre digo que hay que dar consejos si se piden, pero que eso no significa que los vayas a acatar. Cuando tuve a mi primer hijo tanto mi madre como, sobre todo, mi suegra, intentaban decirme lo que tenía que hacer, pero fui lo suficientemente segura de mí misma que no les hice caso en nada, jajaja, cualquiera que me lea… Seguí mi instinto y me dejé llevar por las indicaciones de los pediatras y de mi matrón, que me ayudó muchísimo a entender ciertas cosas que tienen que ver con los bebés. Además, como bien dices, nadi más que tú conoce realmente a tu hijo, la conexión que se crea hace que sepas qué le ocurre (aunque a veces con los llantos es imposible determinarlo), pero sabes qué tienes que facilitarle o qué tienes que hacer o qué te pide el bebé. Y bueno, eso de yo he tenido a tres hijos… que significa que sabe más que tú… uff, me ponía histérica. Lo de llorar… vamos, ni en broma, y eso de no le cojas en brazos que se acostumbra, pues que se acostumbre que a mí, su madre, no me importa. En mi caso, desde un principio dejé bien claro que ellas habían tenido hijos sí, pero hacía ya muchísimo tiempo y que las cosas ahora habían cambiado, que eran diferentes y lo que valía en aquella época ya no era igual en esta. Y también que iba a hacer las cosas que yo creyera que eran las mejores para mi hijo y para mí. Y me alegro de haberlo hecho así, de esta forma los éxitos fueron míos y los fracasos también y no tengo que dar ni el mérito ni el fracaso a otra persona que no es la madre de mi hijo, vamos yo. Disfruta del momento.

  8. ¡Hola!
    ¡Olé tú y este post taaaaaaan maravilloso!
    No soy madre, aún, pero creo que tu manera de ver este tema es clavadita a la mía. Aunque me da que en muchos otros también coincidiríamos, porque soy de esas personas que le gusta decir lo que piensa, y como no, admiro a las personas que lo hacen.
    Me ha encantado lo de “Empodérate”, sin duda podría ser un gran lema para todas aquellas madres, que deben sufrir los comentarios y opiniones de esos “sabelo nadas” que se creen con la potestad de poder decir lo que les sale de por ahí por el simple hecho de haber sido madres antes (aunque muchas veces, encima ni lo han sido y se atreven a dar consejos.)
    Soy de las que piensa que la vida es de cada uno, y cada cual es libre de hacer con ella lo que le venga en gana, y por consiguiente, decidir como criar a sus hijos.
    Lo importante es trabajar para su bienestar real, no para el que pretenden imponer, porque las que son madres, solo ellas, son las que saben lo que es mejor para su prole.
    Espero ser algún día una madre empoderada.
    Felicidades por el artículo reina, lo has bordado.
    Besotes

  9. Hola Rosa, yo aun no soy madre pero si me gustaría serlo en un futuro. No entiendo por qué la gente siempre tiene que opinar sobre los demás y dar “consejos” como expertos, a mi madre cuando estaba embarazada de mi le dijeron que tenía que hacer reposo total porque sino me perdía pues una persona de la familia le dijo textualmente: aunque te acuestes la puedes perder, porque fulanita la perdió…. vaya consuelo! Es muy importante lo que hablas sobre empoderarte para hacer oídos sordos a todo tipo de comentarios, cada madre es libre de criar a su hijo como mejor le convenga. Yo de pequeña no quise el pecho y hoy en día esto sería muy criticado pero es que crecí muy bien a base de nativa 1 y nativa 2 como solía decirme mi padre, no entiendo por qué no dar consuelo a un bebé si llora, es que se me parte el alma de escucharlo llorar, igual que cuando te dicen no lo cojas mucho que se acostumbra a brazos, es que de verdad el refrán ese de en boca cerrada no entran moscas cobra vida con este post eh? Pienso que para ciertas recomendaciones están los especialistas como el pediatra puericultor pero definitivamente es la familia la que decide como es mejor criar un hijo y si, muchas veces la gente piensa que las madres primerizas son como imbéciles, a ver si es que ellas nunca lo fueron o si? Invita a la reflexión! Un beso

  10. Hola Guapa!!! Me ha llamado mucho la atención, la palabra: Empondérate, ya que desconozco su significado y por ello, aquí me tienes… Leyendo tu post me han venido a la mente, todos los consejos gratis que me han dado durante estos últimos años. Gran parte de ellos, expuestos aquí en tu post. Consejos que no he pedido y que además, tienden a ser GENERALIZADOS. Cosa que cada niño es un mundo y no se pueden catalogar a todos por igual… Si que ha habido algún consejo útil, en el que tenían razón, pero también hay otros, en los que no estoy de acuerdo con ellos en absoluto y a veces sobran, esos comentarios. Todos han tenido la oportunidad de criar a sus hijos, como han querido y no por ello, sea la forma más correcta de hacerlo. Todos nos equivocamos, (yo la primera), pero es normal. Ya que no se pueden generalizar las cosas, por muchos motivos… Porque cada niño es un mundo, porque los tiempos cambian, por lo cual las circunstancias también y porque no se puede criar como antaño, dónde no habían los peligros de ahora. Bss

  11. La verdad que yo no he pasado por ahí porque no tengo hijos, pero sí he visto a mis amigas pasar por ello, y confesarse conmigo que estaban un poco hartas de todo este tipo de comentarios. Yo siempre las hacía entender que lo hacían porque pensaban que era lo mejor, pero es cierto que algunos comentarios son de ser demasiado entrometido y todo aquél que los da debería pensárselo dos veces y no agobiar a la madre…

  12. Suscribo cada una de tus palabras. Todas ellas. No quitaría ni una coma ni podría nada. Tenemos la horrible consumbre de imponer nuestras opiniones enmascarados en falsos consejos bienitencionados que en muchos casos nos hacen dudar de lo bien que lo estamos haciendo o poner en duda nuestras intenciones. Yo soy partidaria de que una madre feliz tendrá una crianza feliz, ya sea con bien, con lactancia, con colecho,…unos padres felices tendrán una buena crianza y es en lo que debemos confiar, en que haremos lo que creemos mejor para que nuestros hijos sean felices. Y esos comentarios parecen multiplicarse en el caso de las madres primerizas, que te hacen sentir totalmente inutil, como si tu no conocieras a tu hijo y no tuvieras el intento de hacer lo mejor para el.

    Lo dicho, un grandísimo artículo.

  13. Muy buen artículo. Tenemos que pensar que cada hijo es diferente, cada madre es diferente y cada situación es diferente. No ayudan nada ese tipo de comentarios. Yo la verdad que tengo la suerte de ser así. Yo tomo mis decisiones y no me importa que me hagan esos comentarios. Ni que decir tiene que la gran mayoría los he escuchado en algún momento de mi vida. He disfrutado de ser madre de 3 hijos en 3 momentos o está pasando diferentes de mi vida y en los 3 he tomado yo las decisiones importantes en cuanto a todas esas cosas.
    A todas esas que has dicho te sumo la que una vez me dijeron…. el niño va a ir a la mili y seguirá enganchado a la teta. Ni se hace ya la mili y solo tenian15 meses. Imagina cuando a los años la misma persona que me hizo el comentario a mi le dijo a otra mama que daba el pecho a su niña de más de 15 meses…haces muy bien…la tétanos es lo mejor para ellos. Yo me quedé alucinando.
    Ni porque sean personas cercanas ni por nada. Nosotras tomamos esas decisiones.
    Me ha gustado mucho tu articulo

  14. Hola Rosa, como madre de dos niñas de 5 y 7 años, he vivido de cerca muchas situaciones poco recomendables. Ahora que se ha puesto de moda la palabra ’empoderar’, creo que no somos conscientes del gran valor que tiene.
    Es fundamental que las mujeres hagamos equipo entre nosotras, que en lugar de criticar las decisiones que toman otras madres, las apoyemos. Creo que muchas veces criticamos lo que hacen otras por propia inseguridad, para gritar que nosotras lo hacemos o hicimos mejor.
    Para mí, cada madre trata de hacer lo mejor con cada hijo. Ni los momentos ni las situaciones en que nacen son las mismas. Y es fundamental que tengan capacidad de decidir acerca del modelo de crianza que eligen, acerca de la alimentación, el sueño o los hábitos de su pequeño. Si la madre no está bien, no podrá ser la mejor madre para su hijo.
    Yo he tenido dos hijas: una se crió con biberón y la otra con pecho hasta los 3 años. Y, si tuviera un tercer bebé, no sé cómo lo alimentaría. Todas las formas son respetables, siempre que madre e hij@ se encuentren bien. Tampoco en la forma de dormir las he criado igual: la mayor estaba más cómoda en su cuna; la pequeña lloró en ella desde el primer día.
    Yo tengo bastante carácter y he sabido mantener las opiniones de los demás a raya, pero en ciertos momentos, cuando te asaltan las dudas, buscas oídos cómplices que te apoyen y no te hagan dudar más de tus decisiones.
    Gracias por este post, gracias por decir al mundo que los niños son niños, que necesitan a sus madres y que nosotras, lo hacemos cada día lo mejor que podemos y sabemos.
    Besos

Deja un comentario

Al enviar aceptas la política de privacidad. Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados en un fichero privado por Rosa Martínez Ruiz, propietaria del fichero. La finalidad de la recogida de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas.

error: El contenido es original y está protegido!! Si quieres parte del texto pídemelo en mamaylatribu@gmail.com

Súmate a Mamá y la Tribu

 

Recibirás la guía de Crianza Sostenible.

Hoy es un gran día para cambiar tu vida. ¿Te atreves?

 
 

You have Successfully Subscribed!

A %d blogueros les gusta esto: