Un Café en la Tribu #5: Guía de Suelo Pélvico con Lorena Gutiérrez

Guía de Suelo Pélvico con Lorena Gutiérrez
Guía de Suelo Pélvico con Lorena Gutiérrez

Hoy os traemos una guía de suelo Pélvico de la mano de Lorena Gutiérrez de Fisiobym. Por fin volvemos con una nueva entrega de Un café en la Tribu. Hemos seguido trabajando y realizando entrevistas tan interesantes como la que os traemos hoy pero transcribir las entrevistas y darles forma lleva muchísimo trabajo y tiempo (del que sabéis ando siempre muy escasa).

Espero que comprendáis el retraso y disfrutéis de esta guía fruto del encuentro que mantuvimos Lorena y yo en la Fanpage de Mamá y la Tribu en octubre. Nosotras nos lo pasamos muy bien grabándola y es un placer difundirla para vosotras en un formato más accesible.

Lorena Gutiérrez y yo podríamos haber charlado de muchos otros temas que ella también domina pero yo le sugerí enfocarnos en el suelo pélvico, ya que es una cuestión todavía tabú de la que apenas se habla y que afecta a muchas mujeres en silencio hayan sido madres o no.

Para facilitar la navegación por el post podéis leer la entrevista por orden o ir a las preguntas que más os interesen.

Contents

¿Quién es Lorena Gutiérrez?

Lorena_Gutiérrez_Fisiobym
Lorena_Gutiérrez_Fisiobym

Lorena es la directora de Fisiobym una web dedicada a la fisioterapia para bebés y mamás. Tuve la suerte de conocer a Lorena en la séptima edición del curso de Asesoras de Lactancia de Edulacta y enseguida me gustó su proyecto. Por esa razón, le propuse la entrevista y afortunadamente ella aceptó mi invitación.

Lorena es fisioterapeuta, está especializada en el embarazo, el posparto, el suelo pélvico, el desarrollo de los bebés y el porteo ergonómico. También imparte talleres presenciales de forma online para todos los públicos y para profesionales. Además es coautora junto con María del Mar Sánchez del libro “Bebés en movimiento: acompañamiento del desarrollo psicomotor, sensorial y postural de tu bebé”.

Por supuesto, si queréis conocer más a Lorena y los servicios que ofrece tenéis que pasaros por su página, Fisiogym. Asimismo si estáis interesadas en su libro, existe la página bebés en movimiento donde podéis encontrar toda la información.

Por último, contaros que si sois usuarias de Facebook podéis uniros a su grupo privado, Salud postural y suelo pélvico. Se trata de un grupo abierto tanto a mujeres embarazadas y mamás como a profesionales de la salud. ¡Os esperamos dentro!

ENTREVISTA

1.- ¿Por qué es tan desconocido el suelo pélvico?

Cuando me propusiste hablar de suelo pélvico me encantó porque es un tema que desgraciadamente todavía hoy es tabú. Es necesario que se visibilice porque muchas mujeres desgraciadamente por vergüenza no se tratan. Estoy muy feliz por aportar mi granito de arena y ayudar a que más mujeres sepan que no tienen porque sufrir los problemas de los que hablaremos ahora y que hay solución para ellos.

2.- ¿Qué es el suelo pélvico?

El suelo pélvico es la musculatura que tapiza la parte inferior de la pelvis, podríamos decir que es toda la musculatura que recubre la parte inferior de nuestra pelvis.

Me gustaría que tus lectoras pensarán en sí tienen consciencia de esa musculatura o no. Si piensan que son músculos pequeños, músculos grandes o si son fuertes. ¿Qué extensión ocupan en nuestro cuerpo? Debemos saber la conciencia que tenemos cada una de nuestro cuerpo.

3.- ¿Es lo mismo suelo pélvico que periné?

Suelo pélvico y periné son diferentes nombres que se le dan a la misma musculatura. Por ejemplo, en países de Latinoamérica en vez de suelo pélvico se le llama piso pélvico. En cualquier caso, llamarlo suelo pélvico no es un nombre del todo adecuado.

Cuando hablamos de suelo pensamos en algo sólido, indeformable, sobre lo que nos apoyamos y que no tiene elasticidad. Y la musculatura del suelo pélvico no es así. La musculatura del periné debería ser elástica, debería ser adaptable y debería tener fuerza también.

En este sentido, sería más adecuado el término técnico con el que lo llamamos los profesionales de la salud que es diafragma pélvico. Para quien no lo sepa, un diafragma es una musculatura que tiene flexibilidad.

4.- ¿Cómo es anatómicamente?

Si miramos la imagen que se adjunta veremos la estructura ósea y cómo se distribuye. Podemos observar que hay unos huecos a cada lado de la pelvis donde iría el hueso de la cadera. Contemplamos también el pubis en la parte delantera,  el sacro en la parte posterior y encima las vertebras de la columna. Si tocamos en nuestra cadera veremos las crestas iliacas, lo que llamamos la cintura.

Suelo pélvico, imagen cedida por Fisiogym
Suelo pélvico, imagen cedida por Fisiogym

En la parte inferior de esta estructura podríamos dibujar un rombo que recorre todo la estructura desde el pubis, al isquion, pasando por el sacro y desde el isquion volviendo a la pelvis. No es solo lo que limita las ganas de hacer pis o la continencia sino que también incluye el esfínter anal en la parte de atrás.

Como podemos observar es una musculatura bastante amplia que funciona como un entramado. Incluye varias capas musculares, músculos que van de delante hacía atrás, por ejemplo.

En los talleres que realizo siempre paso el modelo anatómico para que vean dónde está cada órgano, cómo es la musculatura, para que lo manipulen y lo desmonten. Incluso yo que soy fisioterapeuta estudié el suelo pélvico en dos dimensiones, es decir, en papel. Cuando adquirí el modelo anatómico es cuando realmente me hice una idea de la musculatura.

Como veis, está todo perfectamente pensado para que a nivel de continencia los esfínteres funcionen correctamente. En teoría si no lo forzamos demasiado debería sostener lo suficiente, por desgracia, muchas veces lo castigamos en exceso.

5.- ¿Cuáles son las funciones del suelo pélvico?

El suelo pélvico tiene tres funciones principalmente:

1) La continencia: implica que el suelo pélvico sea capaz de controlar cuando no se tiene que escapar el pis, un gas o la caca. Asimismo, que se relaje cuando estamos en el baño.

2) Una función más estructural de sujeción. Por encima del suelo pélvico están los órganos pélvicos que son muy importantes. Está la vejiga que sale por un conducto que va hacia el esfínter de la uretra. Encima del suelo pélvico encontramos al útero, la vagina, la salida de la vagina y en la parte más posterior está la última parte del intestino que va a hacia el esfínter anal. La colocación de estos órganos pélvicos depende de sujeciones internas pero también de que el suelo pélvico haga su función correctamente de sujeción.

3) A nivel sexual juega un importante papel. En esta zona se encuentra situado el clítoris y existen numerosas terminaciones nerviosas. Se trata de una musculatura con mucha inervación. De una buena recuperación tras el parto depende que las relaciones sexuales no se vuelvan molestas o dolorosas. Es muy importante la recuperación de la musculatura tanto de su tono como de su elasticidad, además de las cicatrices que hayan podido quedar en la zona.

6.- ¿Por qué se resiente el suelo pélvico durante el embarazo?

Hay varios motivos por los que esto sucede. Un motivo importante es que  a medida que avanza el embarazo notamos una mayor carga en la zona del suelo pélvico.

Como a mí me gusta trabajar con imágenes te voy a proponer que imagines un globo hinchado. Una vez lo tenemos presente, vamos a fijarnos en la parte inferior del globo que se correspondería con la musculatura del diafragma pélvico. La parte central sería nuestro abdomen y en la parte de arriba del globo estaría el diafragma, es decir, el músculo con el que respiramos.

Durante el embarazo el globo cambia, ya que cada vez hay más presión aunque el abdomen se abombe hacia adelante. Según crece el bebé va presionando las vísceras y se producen alteraciones de presión en la zona.

Por supuesto, los cambios posturales también influyen mucho. Si no tenemos una correcta postura corporal y estamos como hundidas o inclinadas hacia adelante tendemos a apoyarnos en la tripa. Esto hace que el suelo pélvico se resienta más.

Otros factores de riesgo son no prevenir el estreñimiento y la falta de conciencia sobre lo importante que es cuidarlo para que no se dañe.

7.- ¿Podríamos prevenir durante la gestación que el suelo pélvico se vea dañado?

Durante la gestación existen tres cosas que podemos hacer.

  • Primer consejo: tomar conciencia del suelo pélvico. Esto significa saber situar dónde está la musculatura y ser conscientes de si somos capaces de contraerla y relajarla correctamente.

Si no aislamos los músculos de la forma adecuada podemos meter muchas trampas y apretar glúteos o piernas en vez de contraer y relajar la zona, lo que no nos sirve para tonificar o recuperar nuestro suelo pélvico. Es complejo porque se trata de una musculatura que no vemos y de la que no tenemos percepción. Si estuviéramos realizando, por ejemplo, rehabilitación para la mano, todo resultaría mucho más fácil porque soy plenamente consciente de cuando abro y cuando cierro la mano.

  • Segundo consejo: realizar ejercicios de Kegel. Son muy importantes para prevenir la incontinencia y para que esta musculatura tenga tono.
  • Tercer consejo: masaje perineal. Es vital realizarlo durante el embarazo para que en el momento del parto la musculatura esté elástica y se estire lo suficiente para la salida del bebé.

8.- ¿Están demostrados los beneficios del masaje perineal?

Existe bibliografía y estudios que demuestran que en los casos en los que se había recomendado y practicado el masaje perineal antes del parto se dio una mejor recuperación posparto y se observaron menores tasas de incontinencia y también menos lesiones.

9.- ¿Afecta el tipo de parto al suelo pélvico?

Sí. Lo que más protege al periné es el tipo de parto.

Es muy importante que la mujer que esté en proceso de parto tenga libertad de movimientos y que pueda optar por posturas verticalizadas. La postura clásica en la que la mujer está tumbada boca arriba y con las piernas apoyadas conlleva más riesgos de lesión.

Por eso, si hemos hecho un trabajo previo en la zona con el masaje perineal y los ejercicios de Kegel nuestra recuperación será mejor, aun cuando el parto haya sido instrumentalizado. Ya sea que haya habido lesión o un desgarro el punto de partida siempre es mucho más favorable si ya sabemos contraer y relajar esa musculatura y si hemos hecho los deberes previamente.

10.- ¿En caso de cesárea se podría verse también afectado el suelo pélvico?

Puede ser que la cesárea este programada por razones de salud o que el parto comience de forma normal y derivé en una cesárea finalmente. En esos casos, tiene lógica pensar que si me han realizado una cesárea por la razón que sea el suelo pélvico no se ha visto afectado y eso no es del todo cierto.

La distensión del suelo pélvico durante el parto vaginal puede haber dejado esa musculatura más debilitada pero el embarazo también es un factor de riesgo para padecer luego incontinencia o sufrir alguna alteración del suelo pélvico. Así que no podemos relajarnos y no prestar atención a nuestro periné porque puede haberse dañado.

11.- ¿Cuáles serían los síntomas más habituales para reconocer la disfunción del suelo pélvico?

El más habitual es la incontinencia urinaria. Hay estadísticas que alertan de que una de cuatro mujeres sufre o sufrirá incontinencia a lo largo de su vida. Constituye una tasa muy alta.

La incontinencia puede ser de dos tipos: por un lado, puede ser que se nos escape el pis, por ejemplo, cuando tosemos o cuando estornudamos. En estos casos notamos que se nos escapa una gotita que no somos capaces de retener. Por el otro, puede ser que nos suceda cuando hacemos un esfuerzo importante y estemos aguantando el pis. Aquí la cantidad que no podemos retener es mayor, ya no es una gotita.

Otro problema que no quiero dejar de mencionar es el de las hemorroides. Toda la atención la concentramos en la incontinencia y nos olvidamos de que el esfínter anal también forma parte del suelo pélvico. El estreñimiento y las hemorroides son también un problema del periné y pueden retroalimentar y agravar nuestros problemas de incontinencia.

Podemos notar también dolor y pesadez en la zona vulvar, en nuestra zona del suelo pélvico, a veces por varices vulvares. Llevamos todo el rato hablando de músculos pero también es una zona muy vascularizada con muchos aportes sanguíneos. El propio embarazo también hace que haya peor circulación y las varices vulvares pueden aparecer tras el parto tanto si ha sido parto vaginal como cesárea.

12.- ¿Si una persona tiene mala circulación tendría mayores posibilidades de tener varices vulvares?

Sí. En principio mujeres que tienen tendencia a tener varices pueden desarrollar varices vulvares, ya que no deja de ser un problema circulatorio. Sin embargo, también mujeres sin varices en las piernas pueden acabar teniendo varices vulvares.

13.- ¿Un suelo pélvico débil puede afectar a las relaciones sexuales?

Sí. Es otro de los síntomas importantes. Puede aparecer dolor que provoque un rechazo a reanudar las relaciones sexuales. Este es un tema tabú del que no se suele hablar por vergüenza.

En ocasiones, se mezcla con otros problemas relacionados con el puerperio, la lactancia, o simplemente la falta de sueño. Con la llegada del bebé cambia la vida sexual pero aún más si se ha producido un parto traumático o existe una cicatriz dolorosa. El momento de presión en esa zona puede ser muy desagradable y provocar rechazo. Puede suceder por varios motivos como son la sequedad vaginal pero también porque nos hayan quedado secuelas del parto.

Por ejemplo, una episiotomía o un desgarro dejan una cicatriz que con frecuencia va hacia uno de los lados y suele abarcar la parte más interna. En el momento de la penetración la cicatriz puede provocar que notes que la musculatura se contrae o simplemente una sensación desagradable.

Poniendo un ejemplo visual, es como cuando remendamos un jersey. En la zona donde hemos realizado el remiendo notamos que hay menos elasticidad que en el resto de la prenda. Digamos que hay algo que no está haciendo bien su función. Además de ser una zona menos elástica también las terminaciones nerviosas se han podido ver afectadas.

14.- ¿Qué podemos hacer para recuperar en esos casos?

Yo recomiendo el masaje perineal sobre todo incidiendo en la cicatriz. Nos lo podemos realizar a nosotras mismas o podemos acudir a fisioterapeutas especializados en suelo pélvico que nos ayuden a tratarlo para recuperar la función lo antes posible.

15.- ¿Cuántas veces a la semana deberíamos realizarlo?

Si es antes del parto se recomienda hacer el masaje perineal 3 o 4 veces a la semana. Cuando somos madres el factor tiempo es importante ya que no disponemos de tanto tiempo para cuidarnos, aún así deberíamos realizarlo al menos dos veces por semana sobre todo incidiendo en la zona de la cicatriz.

Si es una cicatriz muy profunda o con retracciones sería necesario un tratamiento más especializado. Es posible que no sea suficiente con la técnica manual y que haya que recurrir a otras técnicas, como la electroterapia. En definitiva, se trata de que los tejidos recuperen su elasticidad.

16.- ¿Habría diferentes niveles de gravedad?

Sí, los hay. Puede ser un grado leve que se traduce en una incontinencia puntual que se da cuando tosemos o estornudamos y que puede tener un carácter pasajero. También puede ser una lesión más grave en la que se haya producido u prolapso que provoca una incontinencia importante.

17.- ¿Qué es un prolapso?

Se trata de un descenso de los órganos pélvicos. La vejiga, la vagina, el útero, el recto y el intestino están como apoyados unos en otros y cada uno depende de la postura del otro. Podríamos decir que son como equilibristas ya que están colgados y en equilibrio.  Dependen también del suelo pélvico y hay ligamentos que los unen a la pelvis.

Durante el embarazo cambia la postura de estos órganos, incluso su orientación. En el posparto puede suceder que se encuentren descolgados, es decir, descendidos. Los prolapsos pueden tener diferentes grados de gravedad. Es muy posible que hayas oído alguna vez a tu madre o a tu abuela hablar de matriz caída. En realidad están hablando de un prolapso en el que útero y vagina está descendidos. Si el prolapso afecta más a la parte delantera se notan más ganas de hacer pis y hay incontinencia.

El prolapso se puede superar pero para ello hay que realizar un trabajo especializado y prevenir que no empeore con la edad, ya que con la menopausia y los cambios hormonales puede agravarse.

18.- ¿El prolapso sería el grado máximo de gravedad?

El prolapso es de las peores lesiones del suelo pélvico. Dentro de él puede haber grado I, grado II y grado III según como de descendido esté.

Hay mujeres que incluso notan al limpiarse tras hacer pis que la zona de la vagina sale un poquito hacía afuera. Notamos como un bultito y son las vísceras de arriba que están bajando. Se trata de un grado más grave y severo ya que el suelo pélvico está descendido y realmente descolocado.

19.- ¿Si hemos tenido un parto en el que el suelo pélvico ha quedado dañado cómo puedo recuperarlo?

Para recuperarse es fundamental no resignarse. Me da mucha tristeza escuchar a mujeres que han dado a luz decir que es normal tener el suelo pélvico dañado. No, no hay que resignarse nunca. Que sea una patología frecuente no significa que sea normal.

Algunas mujeres que tienen incontinencia piensan que pasará, pero si no se trata, no solo no pasa sino que se agrava el problema. Yo animo a todas las mujeres a que se informen, a que consulten con su matrona o con su ginecólogo.  Cada vez los profesionales de la salud estamos más actualizados pero si damos con un médico que tristemente no lo está busca otra opinión.

20.- ¿Con qué opciones terapéuticas contamos?

Hay muchas opciones terapéuticas donde elegir. Se puede hacer una terapia manual trabajando las tensiones que están afectando a nivel del suelo pélvico, Otra posibilidad es optar por realizar ejercicios hipopresivos que ahora están muy de moda y que vienen muy bien para recuperar la zona. Si hablamos de técnicas especializadas yo recomiendo la electroterapia, existen diferentes técnicas que se pueden utilizar en consulta y que dan muy buenos resultados.

Lo que no debemos hacer es tomar como solución la compresa o la operación. Hay mujeres que deciden esperar a que la cosa vaya a más y directamente operarse cuando la situación sea insostenible.

Sin embargo, una operación aun en los casos más severos, debe ir acompañada de un trabajo muscular en el suelo pélvico previo, preoperatorio, y  de un trabajo posterior, posoperatorio.

21.- En el caso de que tuviéramos un segundo embarazo, ¿cuántas posibilidades existen de que volvamos a sufrir una disfunción del suelo pélvico?

En este momento no contamos con datos estadísticos que analicen esta cuestión en profundidad. Si sabemos que depende en gran parte del tipo de parto que tengamos. El segundo parto no tiene porque ser como el primero.

He tenido pacientes que tras un primer parto muy instrumentalizado y con lesiones severas han hecho un magnífico trabajo de recuperación y han tenido un segundo parto estupendo y su suelo pélvico no se ha visto dañado de nuevo.

Si la mujer tiene la motivación tras el primer parto de recuperar la zona, de no resignarse y de tomar conciencia de su suelo pélvico las posibilidades de volver a sufrir una lesión se reducen. Hay veces que damos por hecho que irá a peor e incluso decidimos no tener un segundo hijo por este motivo, y es muy posible, que si nos hemos preparado y nos hemos puesto las pilas la lesión no vuelva a producirse.

22.- ¿Qué podemos hacer en casa para prevenir y fortalecer el suelo pélvico?

En casa yo os propongo hacer ejercicios que nos motiven y que no nos desmoralicen. Por ejemplo, nos ponemos en casa las bolas chinas porque nos han hablado que van muy bien. Sin embargo, si tenemos el suelo pélvico débil notamos que al caminar se van cayendo y tenemos que apretar las piernas porque no las sostenemos. Esto desmoraliza y desmotiva un montón.

Deberíamos empezar por ejercicios muy simples como contraer  y relajar la musculatura del suelo pélvico. Pensar, por ejemplo, en que tenemos ganas de ir al baño en ese momento y contraer sin tensar las piernas o las glúteos y después relajar.

Los hipopresivos son más difíciles de hacer en casa pero también podemos probar con ellos ya que son muy efectivos. Eso sí, no son recomendables durante el embarazo solo durante la recuperación postparto. Si estamos embarazadas lo mejor es el masaje perineal. Estas serían mis tres grandes recomendaciones para que nos cuidemos desde casa.

23.- ¿Cómo sabemos que hemos aislado bien los músculos?

Os voy a proponer un ejercicio para que observemos si tenemos conciencia de lo que estamos contrayendo y relajando. Siéntate en una silla y pon las manos por debajo de cada glúteo, es decir queda sentada sobre tus manos. Ahora probamos a contraer y relajar. Debemos poner toda nuestra atención en contraer la musculatura que queda dentro, es decir, los músculos del suelo pélvico.

Si notamos que estamos apretando  las piernas o las rodillas es que no lo estamos haciendo bien. Este ejercicio nos ayuda a ir delimitando la zona y a tomar conciencia de nuestro suelo pélvico.

24.- ¿Es recomendable hacer series más largas y otras más cortas?

Debemos tener en cuenta que la musculatura del suelo pélvico es un músculo como otro cualquiera que se cansa y necesita un período de recuperación.

Yo recomiendo realizar 5 contracciones cortas y descansar y realizar varias series. Aconsejo contracciones cortas sobre todo porque al principio no somos capaces de contraer 10 segundos de forma efectiva y podemos hacer trampas.

25.- Una última reflexión para finalizar

Este es un tema del que hay que hablar y que hay que visibilizar. Todavía nos encontramos con mujeres que sufren el tabú social y una limitación física que les afecta en su calidad de vida. Por no hablar de las implicaciones a nivel psicológico que también afectan mucho. Mi consejo es que no se resignen porque el suelo pélvico puede recuperarse. Por último darte las gracias por acercar esta información a tus lectoras.

Mil gracias a ti Lorena 🙂

Espero que hayáis disfrutado y aprendido con esta entrevista. Si te apetece contarnos que te ha parecido, compartir tu experiencia o hacer una consulta puedes dejarnos un comentario y encantadas te contestaremos.

Asimismo si lo prefieres puedes contactar con nosotras por correo para hacernos una consulta o ampliar información en mamaylatribu@gmail.com o en info@fisiobym.com.

Si te ha gustado el post, comparte, nos ayudas a crecer y a divulgar la Crianza Sostenible 🙂

Recuerda que puedes suscribirte al blog y recibir completamente gratis mi ebook, Guía de Crianza Sostenible: 12 consejos para mejorar tu vida. Y por supuesto, estás invitad@ a mi Comunidad de Facebook, Mujeres y Madres Sostenibles.

Queremos conocerte y que te unas a nosotras, ¿estás preparada para la crianza que cambia el mundo?

Estos post te pueden interesar

8 comentarios en “Un Café en la Tribu #5: Guía de Suelo Pélvico con Lorena Gutiérrez

  1. Pedazo de post, madre Mía lo que he aprendido, desconocía muchas cosas, pues yo hago siempre para mantener mi suelo pélvico más fuerte lo que hago son los ejercicios de Kegel, de momento me ha ido bastante bien, conozco personas que por varios partos no sienten lo que tienen que sentir, vulgarmente hablando en mi país se les dicen ancha( lo sé una palabra muy fea) esas personas se han operado y las han puesto más estrecha ( disculpa el lenguaje, estoy hablando en dominicano jejej)

  2. Hola guapa
    Pues si, la verdad es que el tema del suelo pélvico es un tema bastante desconocido para mi y creo que para la mayoría. Como bien dices es un tema aún tabú pero como nos has enseñado en esta guía sobre el suelo pélvico es muy útil saber como mantenerlo en forma
    He aprendido mucho, una guía muy util
    Un besazo

  3. Haciendo memoria recuerdo que el masage perianeal con aceite hidratante si lo hice antes del parto, pero me dio igual porque en los dos me cortaron…
    No se si por prevenir o por necesidad, creo que ya casi lo hacen por constumbre.
    Lo del suelo pélvico es otra historia porque creo que no me acordaba de hacer los ejercicios nunca o casi nunca… Así me ha ido, que cuando me cojo un catarro de los gordos me puede llegar a hacer pi pi encima… Menos mal que no es lo habitual porque al principio poco después de dar a luz me pasaba mas y pensé que se me iba a quedar de por vida… Es una cosa que traumatiza bastante.
    Recomiendo a las futuras mamas que no lo dejen y hagan los ejercicios así evitan problemas mayores después.

  4. Hola!
    Me encantó esta guia de suelo pelvico con la especialista porque realmente estoy super desinformada del tema y estoy segura que existen muchas mujeres como yo que también están en mi situación.
    La verdad es que con cuidados e información vamos a tener una mejor calidad de vida. Cuando son temas tabu uno no sabe como encararlos y aunque lo mejor es siempre ir a un medico es bueno tener una base y conocer todas las partes de nuestro cuerpo, en especial las que van a ser mamá.
    Un beso!

  5. Esta guía del Suelo pélvico está muy interesante para educar, no sabía p no me había puesto a pensar que estas épocas exista tabú o es que yo tengo desparpajo, jajaja. Yo tuve suerte de no sufrir del Suelo pélvico y es interesante saber que es una musculatura fasica, por lo tanto si, hay que entrenarla.

  6. Cuando estuve embarada de mi primer mi ginecóloga me recomendó los ejercicios de Kegel, creo que hacerlo me sirvió de mucho porque mi suelo pélvico no se dañó severamente, no sufro de incontinencia urinaria, pero es bueno que este tipo de información llegue a mas mujeres para que puedan prevenir estos casos.

  7. Hola guapa, me encanta cómo habéis tratado este tema ya que si tenía alguna duda acerca del suelo pélvico creo que ya ha quedado aclarada. La verdad es que en mi primer embarazo no era muy consciente de la importancia de este tema hasta que fui a la matrona, luego durante un tiempo estuve practicando los ejercicios de Kegel pero reconozco que ahora lo tengo algo abandonado. Craso error dada su importancia, lo tendré muy en cuenta. Muchas gracias por la información y este post tan bien explicado, muaksss

Deja un comentario

Al enviar aceptas la política de privacidad. Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados en un fichero privado por Rosa Martínez Ruiz, propietaria del fichero. La finalidad de la recogida de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas.

error: El contenido es original y está protegido!! Si quieres parte del texto pídemelo en mamaylatribu@gmail.com

Súmate a Mamá y la Tribu

 

Recibirás la guía de Crianza Sostenible.

Hoy es un gran día para cambiar tu vida. ¿Te atreves?

 
 

You have Successfully Subscribed!

A %d blogueros les gusta esto: