La importancia del piel con piel para la lactancia

La importancia del piel con piel para la lactancia
La importancia del piel con piel para la lactancia

La importancia del piel con piel para el establecimiento de la lactancia es un hecho. La comunidad científica ha determinado que la separación madre e hijo tras el parto conlleva más probabilidades de tener una lactancia más corta o de que ésta  fracase directamente.

EL PARTO Y LA PRIMERA IMPRONTA

Juana y Felipe están esperando la llegada de Alberto, acontecimiento que está a punto de suceder aunque todavía no se cumplen las 40 semanas. Resulta que Alberto está sentado y por más que han intentado la rotación externa, el bebé no se gira. En el hospital donde va a dar a luz han decidido que lo mejor es practicar una cesárea y hoy mismo Juana ha sido ingresada.

Elena y Fran están también deseando conocer a Eva. Su pequeña no se ha hecho esperar y Elena está de parto. Sin embargo, Elena vive relativamente cerca del hospital y decide esperar en casa unas horas antes de irse al centro sanitario. Cuando llegan está dilatada de 6 cms y en poco tiempo entra en la fase del expulsivo.

Tras nacer la primera impronta que debería dejar huella en cualquiera de estos bebés es el contacto físico con sus madres. Ni es necesario pesarlos inmediatamente ni hacerle un sinfín de pruebas que obstaculizan un momento sagrado. Lo ideal sería colocarlos en el regazo de su madre desde el primer minuto.

Se trata de un encuentro añorado por ambas partes, durante el tiempo que ha durado la gestación tanto Juana como Elena han imaginado cómo serían sus hijos y esperan ansiosas poderl verlos por primera vez. Sin embargo, al bebé de Juana se lo muestran un momento de pasada y se lo llevan inmediatamente. Elena tiene más suerte y tras el expulsivo, tiene que esperar cinco minutos a que le pesen y le hagan una pequeña revisión.

Aunque algunos organismos internacionales como la OMS insisten en recomendar no separar a madre e hijo al menos durante la primera hora de vida no siempre se cumple. Depende del hospital donde des a luz y de sus protocolos. Por desgracia, no se le da la importancia que merece a esta cuestión.

Ya en 1960 Jhon Bowlby establecía que la impronta es la capacidad biológica para establecer apego en la primera exposición a un objeto o una persona. El ser humano nace con la tendencia innata de apegarse a sus cuidadores porque necesita asegurar su supervivencia.

EL PERÍODO SENSITIVO

Si dejamos a un recién nacido en la barriga de su madre reptará hasta su pecho y con toda probabilidad se enganchará de forma espontánea y podrá hacer una toma de hasta 70 minutos. Además es muy probable que el agarre sea perfecto. El bebé nace con ese instinto y esa capacidad, hemos tenido millones de años como especie para interiorizar este conocimiento innato. Debemos recordar que somos mamíferos y que no es hasta hace relativamente poco que existen las leches artificiales.

Y en efecto, cuando Eva vuelve al regazo de su madre comienza a succionarse las manos que tienen el olor del líquido amniótico y le recuerdan que tiene que buscar alimento. Ella comienza a buscar y su madre intenta ayudarla allanando el camino descubriendo su pecho. Eva toca el pezón con la mejilla y poco a poco se va acercando al pezón hasta que consigue agarrarlo. Es entonces cuando comienza a succionar como si lo hubiese hecho toda la vida y así permanece durante un largo rato.

Las dos horas inmediatamente después del parto abren una ventana de oportunidad altamente valiosa denominada “período sensitivo”. El bebé se encuentra bastante despierto gracias a la noradrenalina que se ha segregado durante el parto. Aunque la noradrenalina es una hormona relacionada con el estrés, en este caso es un estrés beneficioso que le va a permitir a este bebé permanecer durante unas horas en un estado de alerta tranquila. Asimismo, por la sangre de madre e hijo también circulan altas dosis de oxitocina y endorfinas. Las denominadas hormonas relacionadas con el amor.

Por esa razón, Eva busca la mirada de su madre y esta no deja de mirarla y de admirarla con gran emoción. Las hormonas del amor han contribuido a ese proceso mutuo de enamoramiento que tan beneficioso ha sido para la supervivencia de nuestra especie. Pero además ayudan a establecer el vínculo de apego entre madre e hija.

Asimismo lo primero que entra en la boca del bebé también crea impronta por lo que en la medida de lo posible lo ideal sería que fuese el pezón de su madre y no una jeringuilla, una sonda, una tetina o un biberón lo primero que entrase en su boca.

LA VINCULACIÓN AFECTIVA MADRE E HIJO

No solo la primera toma es beneficiosa para el bebé también lo es para su madre que experimenta hormonalmente una gran subida de oxitocina, este subidón hormonal provoca la contracción del útero y previene posibles hemorragias.

Es durante esta ventana cuando se establece el primer vínculo madre e hijo tras cortar el cordón umbilical. Hasta ahora ambos han sido una sola unidad, sin embargo, el bebé tardará aún mucho tiempo en hacer esa diferenciación. La lactancia le permitirá continuar manteniendo ese vínculo con su progenitora, que le nutrirá a nivel físico y emocional. Así el bebé podrá prolongar en el tiempo esas sensaciones placenteras que experimentaba en el vientre de su madre.  Además, el contacto con su progenitora le permite mantener sus constantes vitales y la termorregulación.

Elena no puede parar de acariciar a su hija y de tocarla la cabeza. Siente la necesidad de besarla, incluso de olerla. Eva por su parte, se vincula a su madre a través de todos sus sentidos que se hayan alerta en esos primeros 120 minutos de vida. Reconoce la voz de su madre, ahora la escucha ligeramente diferente, pero sin duda es ella. También es capaz de reconocer su olor, mientras sigue succionando y saboreando la leche materna que tiene un sabor muy parecido al alimento que tomaba dentro del útero. Podríamos decir con toda rotundidad de Eva está absolutamente relajada y que se siente en un ambiente cálido y seguro.

MIL MINUTOS QUE VALEN POR TODA UNA VIDA

¿Pero qué paso con Juana y su pequeño Alberto? El protocolo del hospital determina que en una intervención por cesárea la madre debe permanecer en reanimación durante, al menos, dos horas. Siguiendo este obsoleto protocolo, Alberto es separado de su madre inmediatamente después de nacer. Ella apenas lo ve un momento y se lo llevan al nido con la promesa de que podrán reencontrarse dos horas más tarde. En este hospital no permiten que ya que la madre no puede hacer piel con piel lo haga el padre.

Sin embargo, la cosa se complica y madre e hijo vuelven a reencontrarse cuatro horas después. En el nido detectan que Alberto tiene baja la glucosa en sangre y sin preguntar le alimentan con leche de fórmula para prevenir una posible hipoglucemia. Siguen aplicando el protocolo defensivo. Cuando se reencuentran, Juana intenta poner al pecho a su hijo pero éste no se engancha. El bebé está dormido y la lactancia debe esperar a que el bebé esté más despierto.

Nils Bergman defiende que los primeros mil minutos de vida determinan nuestra existencia futura.

El acto de nacer produce estrés en los bebés, salimos de un hábitat húmedo y cálido a un hábitat desconocido en el que la temperatura ha descendido notablemente. Ese bebé que debe aclimatarse a un ambiente seco y completamente nuevo puede estresarse de forma importante si se ve separado de su madre.

¿COMO FUNCIONA NUESTRO CEREBRO?

Nuestro cerebro es muy complejo y desde el primer momento empiezan a funcionar los circuitos neuronales de la inteligencia emocional. Así, la amígdala que contiene el cerebro emocional se conecta al lóbulo prefrontal donde se aloja el cerebro social. Si el bebé se ve alejado de su madre activará el circuito que conecta el cortisol mientras que si se ve protegido por los brazos de su madre se conectará con el de la oxitocina.

Es muy posible que Alberto se haya sentido estresado porque ha sido alejado de su progenitora y se haya activado el circuito del cortisol, lo que le haya llevado a percibir el mundo como un lugar inhóspito. Quizás por eso, en la cuna aprieta los puños.

Diferentes estudios han demostrado que los bebés separados al nacer de sus madres mantenían seis horas después de nacer el doble de hormonas del estrés que aquellos que tuvieron la oportunidad de realizar piel con piel con su madre. Por tanto, que se active el circuito del cortisol o el de la oxitocina tiene una enorme importancia. La ciencia determina que los bebés que no han sufrido estrés al nacer tienen mejor tolerancia al estrés.

Dos días más tarde, Elena y Eva abandonan la clínica. Han decidido optar por la lactancia materna y están muy contentos porque su pequeña se agarra bien al pecho y la madre no siente dolor. No sabemos que pasará en un futuro cercano pero hay muchas posibilidades de que la lactancia se prolongue en el tiempo.

Juana se marcha un día después, bastante más preocupada que Elena.  Alberto no se engancha bien al pecho y ella siente dolor cuando él succiona. En el hospital han intentado ayudarla pero lo único que han conseguido es marearla con tanto consejo inútil. Como la succión es ineficaz les han recomendado lactancia mixta, de hecho, Alberto ha tomado ya algún biberón de refuerzo. Por supuesto, que Juana puede lograr una LME (Lactania Materna Exclusiva) si se lo propone, pero no debemos obviar que si el pecho no se estimula lo suficiente, cada vez produce menos cantidad. La tendencia es a abandonar la lactancia materna en un plazo relativamente corto.

¿QUÉ CUENTAN LAS MADRES?

Estás dos historias son absolutamente hipotéticas, no existen en realidad estas dos madres y sus bebés. No es más que una recreación literaria para este post. Eso sí, basada en casos reales. Son un mero ejemplo de los muchísimos que podríamos encontrar.

En mi experiencia personal hubo separación al nacer que ya relaté en Nuestro piel con piel frustrado, una separación de cuatro días que complicó muchísimo nuestra lactancia. Y al final lo conseguí, tal y como contaba en Así logramos el enganche al pecho a las tres semanas de nacer. Mi vivencia demuestra que aunque haya separación, la lactancia no es imposible, aunque sí muy sacrificada.

Esta otra madre tuvo más suerte que yo y a pesar de la separación consiguió su lactancia casi inmediatamente:

No pudimos hacer piel con piel porque mientras me cosían los puntos de la episiotomía se llevaron a mi bebé. Establecimos la lactancia 3 horas después del nacimiento. Inexplicablemente todo fue bien, buen agarre, tenía ganita, etc. A pesar de esa espinita clavada y de no contar con ‘la hora sagrada del nacimiento’. Sonia Del Faces.

En otros casos, a pesar del piel con piel y del agarre inicial surgen problemas como los que nos comentaba esta otra madre.

Los inicios fueron duros y eso que se agarró a la primera.  Tuve una mastitis y aunque me animaron a dejar de darle el pecho, seguí con ello. Montse Carpintero

Y como en este último caso, el piel con piel es una forma perfecta de iniciar una lactancia feliz y de vincular a madre e hijo.

Los inicios fueron buenos, después de un piel con piel de más de seis horas, la peque poco a poco se iba enganchando cada vez mejor. Mamaba bastante y al segundo día me subió la leche. Estábamos tan tranquilos e informados que sabíamos que iba a ir todo bien. Gema García López

En definitiva, el piel con piel al nacer es fundamental para una lactancia feliz y prolongada. Por ello, deberíamos luchar por partos cada más vez más respetados, por la desaparición de los protocolos que separan a madres y a bebés  y por fomentar y defender la lactancia desde el minuto uno. Podemos parir y podemos alimentar a nuestros hijos.

Como dice Neils Bergman: “El cuerpo de la madre es la mejor máquina jamás inventada: aporta nutrición, temperatura, glucosa, desarrollo cerebral, optimismo y salud con el mínimo coste.”

Si te ha gustado el post, comparte. Nos ayudas a seguir adelante con este proyecto 🙂

Recuerda que puedes suscribirte al blog y recibir completamente gratis mi ebook, Guía de Crianza Sostenible: 12 consejos para mejorar tu vida. Y por supuesto, estás invitad@ a mi Comunidad de Facebook, Mujeres y Madres Sostenibles.

Queremos conocerte y que te unas a nosotr@s. ¿Estás preparada para la crianza que cambia el mundo?

Estos post te pueden interesar

20 comentarios en “La importancia del piel con piel para la lactancia

  1. Esta sensación de piel con piel es la más hermosa e intima de una mujer, no hay nada igual como sentir el lazo tan maravilloso que se crea durante la lactancia. hace ya muchos (13) años que fui madre, muy joven, pero es algo que nunca se olvida! felicidades a las nuevas mamitas y que atesoren esos momentos que pasan rapidito.

  2. Hola guapa! Estoy totalmente de acuerdo contigo no hay nada en este mundo mejor que la hermosa sensación de la piel con piel en la lactancia, es maravilloso ver como nuestro hijo busca y se engancha de una manera espontánea creando un vinculo afectivo que nunca olvidaremos.

  3. Hola! Me ha gustado tu post, es sumamente detallado y que ayuda a comprender la importancia de piel con piel a la hora de que una madre da a luz, yo todavía no tengo experiencia en la materia ya que no he sentido tal lazos porque no soy madre todavía pero se que el niño debería de estar con su madre desde el momento que nace para conseguir el lazo que se forma durante la lactancia, espero poder vivir esta experiencia. Besos y buen post.

  4. Que interesante articulo, me encanto por todas las verdades que hay en el. Me paso lo mismo que a Juana y su bebe: la cesárea, la formula, los doctores…. solo q afortunadamente el mío cuando lo llevaron a mi cuarto se aferro a mi pecho y ese momento de piel con piel es maravilloso, un lazo único entre madre e hijo que aun vive en mi memoria. La lactancia materna es lo mejor que la naturaleza nos da de forma natural y gratuita para alimentar a nuestros peques y llenarlos de amor.
    Excelente post.
    Saludos 🙂

  5. Muy interesante tu post sobre la importancia de la piel con piel para la lactancia. Creo que debería respetarse este piel con piel en todos los hospitales, vamos que debería ser obligatorio, y sobretodo me parece cruel separar a la madre de su hijo/a recién nacido, deberían estar juntos tanto como deseen y ya habrá tiempo para pesar o medir al bebé, lo importante es que los dos estén relajados y bien.

  6. Piel con piel, la lactancia en si misma excede, los aportes para la buena salud del bebé. Y adicionalmente solidifica, los lazos entre ambos. Como destacas, no deberían, ser separados (madre e hijo). Durante la primera hora del nacimiento. Pero paralelamente también es muy importante que se confirme su estado de salud, pesó, etcétera, inmediatamente de nacido.

  7. Hay que seguir luchando por difundir cada vez más, la importancia de ese primer contacto. Los beneficios que eso puede lograr son tanto a nivel individual como social. Seríamos capaces de criar seres humanos más felices, mejores miembros de una sociedad. Admiración total por tu labor.

  8. El piel con piel es uno de los grandes “redescubrimientos”. Parecía que con la medicalización del parto enseguida te quitaban al bebé y ahora vuelve a imponerse que madre y peque pasen el mayor tiempo juntos. Desde luego es un lazo para siempre.

  9. la sensación de estar piel con piel con nuestro bebe es maravilloso, sentir esa sensación que esta en nosotros porque hemos pasado meses así, y por el tema de la lactancia creo que cada mujer a de decidir si quiere o no quiere, lógicamente tiene muchos beneficios para decantarse por ella, pero también hay motivos para no hacerlo y el vinculo entre mama y bebe será igual de fuerte.

  10. Hola, yo tuve a mis hijos piel con piel desde el minuto 0. La verdad es que es una sensación muy gratificante . Me alegro de haber sido tan afortunada.

    Mis dos lactancias fueron totalmente diferentes. La primera, de solamente 3,5 meses y la segunda de 18. Creo que la experiencia es un grado y, por eso, la mi hija (la segunda) pude sostenerla más en el tiempo. Es curioso que para la segunda, iba mucho más preparada (durante el embarazo me zampé varios libros que hablaban sobre el tema) y, en cambio, me costó mucho más coger el ritmo.

    Felicidades por el post.

  11. Que bonitos recuerdos me ha traído tu post aunque en mi caso el piel con piel durante la lactancia casi fue obligado porque mi hijo nació en julio y estaba yo para poca ropa con el calor que hizo.. creo que si se puede y la madre quiere la lactancia materna es uno de los mejores regalos que podemos darle a nuestros hijos y ellos a nosotras porque es un momento único. Muaksss

  12. Estoy totalmente de acuerdo. Me encanta este post. Es muy importante el vínculo que se crea con el contacto piel a piel. Mi experiencia como mamá que ha dado lactancia a sus hijos durante 2-3 años ha sido maravilloso.

  13. Mi caso es exactamente igual al de Juana,
    Tuve a mi hijo por cesaria, me lo presentaron 10 segundos, el tiempo justo de darle un beso…. y no pude verlo hasta el día siguiente (aun más tiempo que la protagonista), no se engancho bien al pecho, por lo tanto a mi no me dio la subida cuanto debia,…. el tenia hambre pero a mi no me subia, le dimos un biberon de refuerzo,… y ahi empezo la batalla con la lactancia mixta, mi impotencia por no poder alimentar a mi hijo,,,.mis lloros, …..
    A los 3 meses ya no tenia nada…era 100ç% biberon, para mi fue un fracaso….por suerte es un niño fuerte y casi no se ha puesto malo en 7 años que va a cumplir, pero el piel con piel es imprescindible y con los protocolos que hay con cesareas es imposible.

  14. Esa sensacion de piel con piel el primer instante de tu bebe no se olvida, y lo cierto es que hay que mantenerlo un tiempo, por tu hijo y sin duda también para ti, esa relacion madre e hijo perdura en el tiempo
    un saludo

  15. Que tierno y emotivo tu post, me has hecho recordar como fueron cada uno de mis tres partos, el primero fue con anestesia general y claro el piel con piel nada de nada aunque después me resarcí y no dormí en toda la noche mirando, tocando, achuchando y hablándole a mi ñiña, el segundo (mi niñito querido) como no era norma del hospital me lo pusieron encima pero cuando estaba arreglado ya no fue inmediatamente, hice lo mismo que con la primera jejeje toda la noche pero los quieres tanto, tanto y ellos te miran con esa mirada que el instinto innato de madres y hijos sale por todos los sentidos y creas el vínculo, el tercero (mi chiquitin) si que fue el piel con piel y lo que sientes es indescriptible. A los tres les di de mamar. Desde luego lo que nos cuentas es de vital importancia ojala fuera así en todos los sitios y circunstancias donde se den partos.

  16. Cada parto, cada madre, cada bebè es un mundo y no se repiten historias. Entre mis dos hijas va una diferencia de casi 6 años, atendida por mi ginecólogo en ambos casos, te puedo decir que hubo una gran diferencia en los protocolos, aunque en ambos casos me permitieron sacar a mis niñas y colocarlas encima mía, fue lo único que hubo en común.
    Y yo opté, en ambos casos por una lactancia artificial, en el primer parto aceptaron inmediatamente mi decisión y en el segundo intentaron disuadirme.
    Sin embargo, creo que desde el primer momento tenemos un vínculo muy especial que seguimos manteniendo.

Si te ha gustado el post, comenta. Nos encanta saber tu opinión.

error: El contenido es original y está protegido!! Si quieres parte del texto pídemelo en mamaylatribu@gmail.com

Súmate a Mamá y la Tribu

 

Recibirás la guía de Crianza Sostenible.

Hoy es un gran día para cambiar tu vida. ¿Te atreves?

You have Successfully Subscribed!

A %d blogueros les gusta esto: