Muchas gracias por estos tres años de Mamá y la Tribu

Muchas gracias por estos tres años de Mamá y la Tribu
Muchas gracias por estos tres años de Mamá y la Tribu

Muchas gracias por estos tres años de Mamá y la Tribu. El pasado 16 de noviembre cumplimos tres años y hoy quiero a darte las gracias por este este tiempo que hemos compartido junt@s. Cuando lancé mi primer post el 16 de noviembre de 2015, La importancia de la Tribu, nunca pensé que escribir un blog sería algo tan apasionante y tan gratificante en todos los sentidos.

Por aquél entonces mi hijo tenía apenas unos meses y yo necesitaba compartir mi experiencia en la maternidad con otras madres que estuvieran pasando por lo mismo. Buscaba crear mi propia tribu virtual porque en el inicio de mi maternidad me había sentido muy sola.

Balance de estos tres años

Empecé a escribir el blog porque tenía la necesidad de expresar lo que sentía, visceralmente ese impulso me nacía de las entrañas y necesita sacarlo de dentro. Los primeros post trataron de mi embarazo, mi parto y otras experiencias relacionadas con la maternidad o la crianza. Son post que recuerdo con inmenso cariño y que me devuelven a una época en la que estaba adaptándome a mi rol de madre y necesitaba encontrarme a mi misma.

He escrito más de 100 post en estos tres años, cualquiera de ellos sería representativo de este camino que hemos recorrido, cada uno de ellos tiene un significado y una motivación que me llevó a escribirlos.

Gracias a todos mis lectores

En este balance de estos tres años no puede faltar el agradecimiento a todas las personas que me han seguido y han creído en este proyecto. Todas aquellas personas que me llevan leyendo desde noviembre de 2015. ¡Gracias!

Por supuesto, un gracias inmenso a todas las personas que después de leer uno de mis post se han puesto en contacto conmigo a través del formulario de la web, por correo electrónico o por redes sociales.

Si hay algo que me fascina es el poder que tiene la palabra escrita y la vivencia personal como forma de conexión con otras personas. Nunca imaginé que me escribirían mujeres de diferentes lugares del planeta. Ni me hubiera imaginado que se pudiese conectar de una forma tan poderosa y profunda a pesar de kilómetros y kilómetros de distancia.

Al final las experiencias de vida y las vivencias en la crianza y la maternidad son universales porque cada una de nosotras desde su cultura y vivencias personales se enfrenta a situaciones muy similares.

Por supuesto, también me leen hombres, aunque siempre me dirija al público femenino. De hecho, mi pareja, Papá Idiota, forma parte del proyecto, aunque últimamente no haya podido colaborar como ambos quisiéramos.

Como os decía gracias a todas las personas que me han escrito para hacerme una consulta, confiando en mi criterio para escoger, por ejemplo, un champú para sus hijos o un protector solar libre de tóxicos.

Aquellas futuras madres que han contactado conmigo para contarme que su hijo aún no nacido ha sido diagnosticado como un CIR y que buscando en la red se han encontrado con mi post, Mi peque, un CIR. Mujeres asustadas que se han enfrentado a una situación muy compleja y que han encontrado consuelo en mi post y en mi acompañamiento vía email. Gracias por depositar tanta confianza en mí y compartir conmigo vuestras experiencias.

Gracias a todas aquellas madres que no se rinden y que han decidido seguir estudiando para poder ofrecerles un mejor futuro a sus pequeños. Todas aquellas madres que han contactado conmigo tras leer mi post, 10 consejos para estudiar siendo mamás. Son mujeres que me han escrito pidiéndome consejos sobre si deberían o no retomar sus estudios, sobre qué estudiar o sobre cómo organizarse para estudiar. Ha sido un placer ayudaros y ofreceremos mi guía y mi experiencia en ese camino hacia el éxito que habéis emprendido. Nadie se arrepiente de volver a estudiar y de perseguir sus sueños.

Gracias a todas aquellas personas, sean mujeres u hombres, que se han enfrentado a una enfermedad rara, cómo es un Arnold Chiari y me han escrito tras leer mi post, Yo parí con un Arnold Chiari. Me enorgullece saber que han encontrado en mi post luz y esperanza para seguir adelante. Me alegra saber que mi post os ha ayudado a enfrentar la enfermedad y a encararla de una forma positiva y resiliente.

Gracias también a todas aquellas personas que tras leer mi post, Mi aborto bioquímico: el hijo que no nacerá, me escribieron inmediatamente emails, mensajes por redes sociales o por whatsapp para ofrecerme su apoyo y su cariño. Me sentí francamente arropada y comprendida porque no fue fácil desnudar mi alma y contar una experiencia personal tan dolorosa para mí.

Sé que tardo en contestar los emails y que a veces se me traspapelan durante semanas y contesto cuando puedo o cuando tengo un rato para revisar. Mil perdones si dejé algún correo sin contestar, no fue intencionadamente. Generalmente, voy a mil con un montón de cosas en la cabeza. No solo tengo mi proyecto online sino que offline también estoy metida en más proyectos que me entusiasman pero que a veces me hacen no llegar a todo.

Mis lectores sois lo más preciado que tengo, no lo olvidéis nunca. Desde donde me encuentro siempre trato de ayudaros y aunque tarde en responder siempre os tengo muy presente.

Hay historias que he ido conociendo y que me han llegado al corazón. Historias reales de personas reales que me escriben para darme las gracias, para decirme que mi testimonio o mi historia les ha ayudado. Que se paran un momento para contarme que tienen mi post guardado y que lo consultan cuando lo necesitan.

Nada me hace más feliz que ser útil y poder ayudar a los demás. Es muy emocionante que un post suscite inmediatamente un correo y que me vincule a esas personas que no me conocen de nada, pero que hoy sienten que mi historia, mi planteamiento o mi investigación en un tema les ha abierto los ojos o les ha ayudado a enfrentar su propia historia.

Me siento orgullosa del trabajo realizado y muy agradecida.

Nuestra evolución

Este blog que empezó como un hobby poco a poco se ha ido convirtiendo en algo mucho más serio y profundo. En las dos últimas temporadas he escrito los post  más importantes de mi blog y los que más alegrías me han traído. Son post que me traen muchas visitas y que han suscitado un gran interés en redes sociales.

Hoy tengo una Comunidad de mujeres que me respaldan y me siguen a través de mi grupo privado de Facebook, Mujeres y Madres Sostenibles. Me encanta el clima que hemos creado y la implicación personal de cada una de ellas. Gracias por formar parte del grupo y por creer en mí. Por supuesto, si no lo conoces, puedes unirte hoy mismo a nosotras. Será un placer recibirte y contar contigo.

He participado en dos congresos este otoño y soy ponente en un tercero que saldrá en primavera. He creado mi primer  taller online sobre Cómo escoger un champú libre de tóxicos y he impartido taller presenciales en los últimos meses sobre Porteo y BLW. Estoy escribiendo dos libros y coordino desde el año pasado un grupo de Apoyo a la Crianza y la lactancia en el pueblo donde vivo. Siento que por fin estoy haciendo lo que siempre he querido y eso me llena de satisfacción.

Aires de renovación

Me gustaría compartir contigo en qué estoy embarcada ahora mismo. Ya habrás comprobado que mi ritmo de publicación ha bajado en las últimas semanas pero dispongo de muy poco tiempo y quiero ofrecerte siempre contenido de valor.

Mis entradas siempre llevan un gran trabajo detrás de investigación para ofrecerte el mejor contenido posible. No obstante gran parte del parón se debe a que estoy en un proceso de reflexión e introspección que poco a poco va dando sus frutos.

He disfrutado muchísimo escribiendo este blog y dándole sentido a palabras como crianza sostenible. No obstante, igual que las personas evolucionan y crecen, los proyectos también lo hacen.

Y el proyecto y yo estamos en evolución, nos transformamos siempre con el propósito de ofrecerte contenido de máxima calidad.

Por supuesto, que seguiré hablando de maternidad y de Crianza sostenible pero necesito también hablar de otras muchas cosas que son vitales para mí y que forman parte la evolución de este proyecto. A veces un nombre o una etiqueta puede hacerte sentirte constreñido o limitado. Yo llevo sintiendo que la etiqueta me aprieta desde hace tiempo. Camino hacia sentirme más libre y eso significa evolucionar y cambiar.

No te adelanto mucho más porque estoy en pleno proceso de cambio, pero en los próximos meses sabrás de qué te hablo. Solo te pido paciencia y, por supuesto, que permanezcas a mi lado porque estoy convencida de que te va a encantar.

Ahora si me despido por hoy, no sin antes decirte que serás la primera en saber lo que estoy tramando. Y sabes que si no quieres perderte nada puedes suscribirte al blog y recibir completamente gratis mi ebook, Guía de Crianza Sostenible: 12 consejos para mejorar tu vida. Y por supuesto, estás invitad@ a mi Comunidad de Facebook, Mujeres y Madres Sostenibles.

Queremos conocerte y que te unas a nosotras, ¿estás preparada para la crianza que cambia el mundo?

Estos post te pueden interesar

Deja un comentario

Al enviar aceptas la política de privacidad. Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados en un fichero privado por Rosa Martínez Ruiz, propietaria del fichero. La finalidad de la recogida de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas.

error: El contenido es original y está protegido!! Si quieres parte del texto pídemelo en mamaylatribu@gmail.com

Súmate a Mamá y la Tribu

 

Recibirás la guía de Crianza Sostenible.

Hoy es un gran día para cambiar tu vida. ¿Te atreves?

 
 

You have Successfully Subscribed!

A %d blogueros les gusta esto: