EL PARTO DE LAS LOBAS

El parto de las lobas
El parto de las lobas

El parto es nuestro, sin embargo,

 hace ya tanto tiempo que nos lo robaron,

que perdimos nuestra capacidad de recordarlo.

Parir hoy, en casi cualquier lugar del mundo, implica asumir una gran cantidad de protocolos impuestos.

Asumir que durante todo el proceso las mujeres seremos tratadas como niñas a las que hay que proteger.

Parir de forma natural en un mundo artificial resulta cuanto menos heroico y arriesgado.

Nuestra voz es silenciada, incluso por otras mujeres inmersas en el proceso, que consideran nuestros deseos como caprichos, o nuestras negativas a aceptar determinadas praxis, como irresponsables.

El parto es un momento vital en nuestra vida y en la de nuestro hijo.

Deberíamos poder elegir como queremos vivir ese instante.

El “deberíamos” se estrella contra la pared del como son: instrumentalizados, artificiales, y en ocasiones, forzados.

Entre 2011 y 2014 se rodó el documental Loba un fascinante viaje, por diferentes lugares como Barcelona o México, que reflexiona sobre el parto desde la perspectiva de sus protagonistas: las madres y sus hijos.

Te recomiendo verlo porque es un excelente documental que nos habla de cómo se afronta el parto en un mundo globalizado como el nuestro. Al final del post te dejo toda la información.

El proyecto nace impulsado por Catherine, una curandera y osteópata que trata a niños pequeños de diferentes patologías y que  un buen día decide recoger historias de parto. Son sus propias pacientes, que han sido madres, las que toman la voz.

Cada una de las entrevistas ofrece un punto de vista y supone un ejemplo desgarrador de como la violencia obstetricia es la norma. La mayoría de estas mujeres querían un parto lo más natural posible, sin embargo no fueron respetadas.

Hablamos de cesáreas programadas, partos inducidos o tiempos de dilatación no respetados.

Una vez que comienza la intervención es imparable, ya que una vez iniciada es imposible de detener, una cosa lleva a la otra.

Así encontramos aplicación del gel  de Prostaglandinas para dilatar el cuello del útero, oxitocina para acelerar el parto, la maniobra de Hamilton, rotura de bolsa, tactos constantes, monitores internos, maniobra de Kristeller, episiotomías, y un largo de acciones que se ejecutan con la tranquilidad de la cotidianeidad.

La mujer entonces deja de ser dueña de sus acciones y se ve dirigida o manipulada por un grupo de personas que establecen cómo y cuándo debe parir.

No se confía en la madre ni el bebé. ¿Cómo vas a saber más tú que los médicos?

Por supuesto, que los sentimientos o emociones que experimentamos en ese momento sagrado son obviadas en todo el proceso y posteriormente.

Expresar el desagrado parece de mal gusto, la frase más común es  no ha pasado nada, todo ha salido bien.

Sin embargo si pasa, porque lo que sentimos existe y nuestra impotencia, rabia o dolor es real.

Nuestros sentimientos si importan y debemos hacer porque sean respetados.

Como contrapunto se recogen otros testimonios de mujeres que eligieron como parir y que consiguieron conectar con su cuerpo y dar a luz sin intervenciones externas.

La cuestión no es si debemos parir o no en casa, porque esa es una elección personal, sino que podemos parir por nosotras mismas.

Que podemos recuperar la confianza y recuperar la conexión con la naturaleza, con nuestro ser más íntimo.

Esa es la gran revelación.

Las palabras de este documental calan hondo en mi ser y me recuerdan como fue mi parto. Lo siento como una herida que se abre y vuelve a sangrar para cicatrizar de nuevo.

Mi parto fue una concatenación de intervenciones y de violencia obstetricia disfrazada de normalidad. Narrarlo fue una liberación, una forma de verbalizar una experiencia en algunos momentos fue traumática.

Sin embargo, aprendí enormemente de ella, de cuáles son los límites de lo que no estoy dispuesta a permitir, de lo que quiero y lo que no.

No sé si tendré más hijos. Lo que sí sé, es que si ese momento llega, elegiré cómo y dónde parir. Soy un ser humano libre con sentimientos, anhelos y deseos.

Seguiré siendo adulta aunque me embarace por segunda vez.

Seguiré siendo adulta y libre para elegir.

Si quieres ver el trailer aquí te lo dejo:

En plataformas como Vimeo puedes alquilar o comprarlo por un precio que oscila entre los 5,95 y los 7,95 euros.

Si visitas la página de la película podrás encontrar información sobre como se gestó el documental, como se rodó y testimonios de otras mujeres. Además ofrece la posibilidad de organizar pases privados y proyecciones a través de Screenly.

Aquí os dejo la dirección: http://lobafilm.com/

 Y tú, ¿has visto el documental? ¿Te sientes identificada? ¿Cómo fue tu experiencia de parto?

Estos post te pueden interesar

16 comentarios en “EL PARTO DE LAS LOBAS”

  1. Me ha encantado el post! Ojalá las cosas cambien, yo viví dos partos muy diferentes gracias a mi determinación por hacer respetar mis decisiones, aún así y como tú dices, el primero lo sigo recordando con cierto dolor y pena…

    • ¡Hola, Caro!
      Muchas gracias por compartir tu experiencia. Cada parto es diferente y desgraciadamente depende en muchas ocasiones de la suerte. Un beso enorme,

  2. holaa guapaa!!! La verdad no tengo la experiencia del parto,pero si estoy de acuerdo que cada uno que lo haga donde quiera.Aunque sigo pensando que el mejor es el hospital por aquello de lo pueda pasar.Muchas gracias por contarnos.Un besoo

    • ¡Hola, Patricia!
      Hay que respetar siempre la decisión de la madre. Y con respecto a hospital si o no, es una cuestión muy personal. Un abrazo.

  3. Hola wapa! No soy mamá, pero leo mucho al respecto… la conclusión que saco es que,como en tantos otros temas médicos, todo está estandarizado y parametrizado, y la que quiere tener un parto único, respetado, marcando sus tiempos y normas, se lo tiene que pagar con una doula en casa… Esperemos que esto también cambie algún día. Besos!

    • ¡Hola, Mery!
      La verdad es que se ha avanzado mucho, cada vez se intenta ser más respetuoso con las decisiones de la madre. El problema es que no todos los hospitales ofrecen en la práctica todo aquello que ofrecen en teoría. Un abrazo.

  4. Muy interesante conocer otros puntos de vista. Yo no soy mamá aún pero si soy médico y conozco el punto de vista hospitalario (aunque mi especialidad no tiene nada que ver con la Obstetricia). Un beso.

  5. Un buen post para reflexionar. Creo que toda persona es libre de hacer lo que quiera siempre que respete a los demás y no haga daño a nadie, partiendo de aquí, creo que cada mujer debería vivir el parto como quisiera siempre que ni ella ni el bebé corran peligro. Yo no sé qué haría. Antes lo tenía muy claro, pero ahora, si me quedara embarazada, no lo sé. Un beso guapa!!

    • ¡Hola, Lola!
      Yo tampoco sabía como enfrentaría el parto hasta que quedé embarazada. Lo que hice durante la gestación fue informarme y aprender. Mi parto, por ejemplo, no hubiese podido ser en casa, porque hubo que inducirlo. Sin embargo, eso no cambia mi punto de vista. Un abrazo.

  6. Gracias por compartir tu experiencia y tu opinion al respecto, yo soy enfermera, y madre, y entiendo lo que dices, estoy en los dos lados… es un tema muy controvertido… con muchos matices… pero lo primero esta claro, siempre respetar la decisión de la madre dentro de lo que se pueda… espero no molestarte con no posicionarme claramente a un lado o a otro… es difícil… pero es verdad que en los hospitales cada vez se está apostando más de nuevo, por lo natural… y ojalá se consiga mas 😉
    Me apunto ese documental para verlo! tiene que estar muy bien!
    Gracias de nuevo, un besito y feliz semana!

    • ¡Hola!
      No es necesario posicionarse, y más en tu caso, que conoces la problemática desde los dos lados. Tienes que ver el documental, te va a encantar. Un abrazo.

  7. Yo solo tube solo un parto y fue una concatenacion de errores que casi nos cuesta la vida a mi y a mi hijo. Errores medicos… que se podrian haber evitado con una cesarea programada, pero topé con medico que opinaba que era mejor dejar a la naturaleza y ya veriamos como avanzaban las cosas y avanzaron de la peor manera posible, cesarea despues de mucho sufrimiento e ingreso en la uci de los dos
    Con esto quiero comentar que creo que es necesaria una valoracion muy seria de cada caso a la hora de decidir que tipo de parto quieres… no siempre ni en todos los casos ese parto idilico es posible, el parto es un momento critico en la vida de dos personas y no puede tomarse a la ligera las cosas se pueden complicar mucho y estar tu en tu casa puede ser bonito pero a veces no es la mejor opcion.
    Y si es necesaria una cesarea no por eso vamos a ser menos madres…
    Besos

    • Es indudable que cada parto es diferente. Debería tenerse siempre en cuenta las circunstancias de la mujer y su criterio antes de tomar decisiones. Siento que tu parto se complicase tanto y lo pasaseis tan mal los dos. Y desde luego que no estoy de acuerdo con dividir a las mujeres en dos bandos: las que han parido de forma natural y las que no. Me parece que es una forma absurda de separarnos. Todas somos madres. Un abrazo.

    • Yo no digo que no se deba escuchar a los profesionales sanitarios. Hablo de respetar los deseos de la madre siempre que eso no suponga un riesgo para ella y su bebé. Un abrazo.

Deja un comentario

Al enviar aceptas la política de privacidad. Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados en un fichero privado por Rosa Martínez Ruiz, propietaria del fichero. La finalidad de la recogida de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas.

error: El contenido es original y está protegido!! Si quieres parte del texto pídemelo en mamaylatribu@gmail.com

Súmate a Mamá y la Tribu

 

Recibirás la guía de Crianza Sostenible.

Hoy es un gran día para cambiar tu vida. ¿Te atreves?

 
 

You have Successfully Subscribed!

A %d blogueros les gusta esto: