Practica la crianza sostenible

Practica la Crianza Sostenible
Practica la Crianza Sostenible

Practica la Crianza Sostenible, un objetivo simple y a la vez complejo que puede cambiar tu vida y la de tu familia. ¿Cómo? En este post te explicamos cómo puedes empezar a vivir bajo un nuevo paradigma desde hoy mismo.

Si prefieres escuchar a leer aquí tienes el Podcast del post 🙂

Posiblemente no hayas oído hablar de este término, se trata de un concepto nuevo con el que subtitulé mi blog al comenzar mi andadura como bloguera en 2015. En el post Por qué escribir un blog de Crianza Sostenible daba una serie de razones para practicar la crianza sostenible.

Me enorgullece observar como cada vez más proyectos llevan en su ADN una propuesta de crianza sostenible. Significa que cada vez estamos más concienciadas y que avanzamos en el camino de ser más conscientes de nuestro entorno y de los desafíos a los que nos enfrentamos.

¿Qué es la Crianza Sostenible?

Para nosotros es nuestra filosofía de vida, una forma de entender el mundo y una razón de ser para existir y vivir en este mundo caótico y cambiante.

Somos hijos de nuestro tiempo, de la época donde nos tocó vivir, eso nos condiciona pero no nos determina. Siempre existe un recodo donde se esconde nuestra libertad personal para elegir.

Porque de eso trata la crianza sostenible. De las elecciones que hacemos y del impacto que tienen sobre nuestro entorno y las personas que habitan en él. Hablemos de práctica y de cómo podemos darle la vuelta al paradigma convencional y vivir de forma más consciente y más comprometida con nuestra esencia y con quienes somos.

¿Cómo nace la Crianza Sostenible?

De una profunda reflexión en pareja y de una vivencia personal tan intensa como es la maternidad. El nacimiento de un hijo puede hacer que hasta los cimientos más fuertes se remuevan, es un cambio tan potente y tan brutal que puede hacer que nos replanteemos quiénes somos y qué podemos aportar a este mundo.

Hasta que no nació mi hijo no fui consciente de que además de recibir, por el hecho de vivir en la cara buena del mundo, también debía contribuir a mejorar el mundo que un día heredarán mis hijos y mis nietos. 

Así nació este blog, es una toma de conciencia pero también es una acción directa. Un proyecto vital y personal compartido y sostenido en pareja. Somos nosotros y la forma de vida que hemos elegido, cómo queremos vivirla y la forma en que educamos a nuestro hijo.

Nosotros no creemos que tengamos la verdad, partiendo de la base de que la verdad es relativa y depende de quién la evalúa. No obstante, ¿quién la tiene? Tan solo ofrecemos una alternativa, la nuestra, que puede ser extrapolable a otras personas que quieran vivir de forma más comprometida con su entorno.

Buscando los principios

Hoy mismo puedes ahondar en ti mism@ y buscar aquellos principios y valores que te representan a ti y a tu familia. Si eres lector habitual de este blog, es porque te sientes identificad@ con nosotros y nuestra forma de vida y eso nos hace muy felices porque significa que nuestro mensaje va calando en la sociedad.

Aún así mis valores no tienen por qué ser exactamente los mismos que los tuyos porque cada uno de nosotros es un ser único con unas vivencias, expectativas y deseos. Si vives en un entorno urbano hablarte de cultivar un huerto en el jardín quizás sea poco viable, pero sí es una oportunidad, por ejemplo, para que te intereses por propuestas como la de los huertos urbanos.

Podemos compartir un mismo punto de vista, un mensaje y una perspectiva que haga que luchemos y recuperemos espacios juntos. Pero para eso es necesaria una profunda reflexión sobre el mundo en el que vivimos.

¿Cuándo tendremos tiempo para la reflexión?

Admitámoslo vivimos demasiado rápido para que la reflexión pueda convertirse en un poderoso estimulo que nos haga avanzar hacia nuestros objetivos. La falta de reflexión y la poca consciencia van de la mano y nos escamotean la posibilidad de tomar decisiones y de practicar una crianza sostenible.

Horarios interminables de trabajo, numerosas obligaciones que no acaban nunca, compromisos a los que no podemos decir que no, las necesidades y demandas de nuestros hijos y una apariencia de felicidad ficticia para sostener tan delicado equilibrio que nos genera un enorme malestar.

Cuando caes rendida en el sofá a las doce de la noche estás tan cansada que no es momento para replantearse nada, solo quieres evadirte un rato viendo la televisión o leyendo un libro. Es comprensible, a todos nos pasa, necesitamos descansar y desconectar.

El problema es que acabamos desconectándonos de quiénes somos y de qué queremos. Nos supera el día a día y su inmediatez.

Y esto es lo preocupante. Queremos cambiar hábitos y vivir con conciencia pero la conciencia hay que desarrollarla y para eso necesitamos una buena dosis de cuestionamiento y de reflexión. Aprovechemos este post para ello.

Preguntas sobre crianza sostenible

Vamos a empezar por algo sencillo, por hacernos una serie de preguntas que posiblemente te hayas hecho en algún momento de tu trayectoria personal, sobre todo si has sido madre.

¿Qué mundo quiero para mis hijos?

¿Qué ejemplo le doy a mis hijos?

¿En qué entorno quiero que crezcan?

¿En una ciudad sin espacios verdes o parques?

¿En un mundo enfermo y contaminado?

¿O quiero que vivan en un mundo, limpio, seguro y sano?

¿Y bien? ¿Cuáles son tus respuestas?

El 100% de las madres me dirán que quieren vivir en la última opción. En un mundo limpio, seguro y sano. ¿Es el mundo en qué vivimos hoy así? No, la verdad es que no. La contaminación, los tóxicos cotidianos, la alimentación llena de pesticidas, la destrucción de la biodiversidad. No, rotundamente no.

Y lo sabemos. Pero nos cuesta movernos y plantearnos cambios a medio y largo plazo.

David contra Goliat

Nos sentimos como David contra Goliat, luchando contra gigantes que nos superan en número y en poder, olvidando que David consiguió su objetivo pese a todo.

Malcolm Gladwell en La clave del éxito da la vuelta a esta historia bíblica ofreciendo un punto de vista nuevo. David ya no aparece como una víctima desvalida que gana al gigante por un golpe inesperado de suerte. David vence porque es más inteligente y astuto, es capaz de descubrir las debilidades ocultas de su adversario y atacarlas con firmeza.

Esta novedosa lectura de este mito puede ayudarnos a entender por qué no deberíamos rendirnos y dar la batalla por perdida. Porque no siempre el más grande o poderoso gana, y esa es una potente ventana a la esperanza que debemos utilizar a nuestro favor.

Vivimos inmersos en un sistema y una ideología que nos han impuesto desde fuera, de la que no nos hemos cuestionado nada hasta ahora. Quizás creíamos que alguien velaba por nosotros, pero eso es un cuento para niños en el que ya no creemos. Hemos aceptado que solo existía un único modelo viable o que no había más posibilidades. Y no es cierto, hay alternativas.

Somos una pequeña gota en el océano pero muchas gotas juntas forman una ola gigantesca que puede ser el revulsivo que cambie el statu quo. Sí, lo que te propongo es una revolución, sensata y sostenible. Como decía Eduardo Galeano: “Mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo”.

Si todas aquellas personas que crearon e impulsaron cambios extraordinarios hubiesen pensado que Goliat era invencible se hubiesen retirado de la lucha y posiblemente seguiría existiendo la esclavitud o a el absolutismo. Pero creyeron en sí mismos y en el mensaje que tenían que transmitir a otros para impulsar los cambios que la sociedad demandaba.

Llámame idealista, pero estoy firmemente convencida de que pequeños gestos sumados suponen grandes avances hacia un mundo menos contaminado, más sano y más feliz. Eso sí, requiere de compromiso.

El compromiso también es justicia

Te estoy pidiendo un compromiso, claro y directo. En primer lugar, contigo misma y con tus valores. Un compromiso con el ejemplo que quieres transmitirles a tus hijos y que deseas dejar como legado al futuro.

Reconozcámoslo, el compromiso da miedo, un miedo atroz. Tenemos miedo a que nos llamen radicales, a distanciarnos de otras personas que no comparten nuestra forma de vida, a ser criticados y una larga lista de excusas. Porque son solo excusas para posponer y no actuar.

Somos seres sociales por naturaleza, necesitamos comunicar y compartir. Y no dejamos de hacerlo aunque en ocasiones lo que trasmitamos sea contradictorio. Cuando defendemos una cosa y hacemos lo contrario, lo queramos o no, estamos enviando un mensaje.

El mensaje más directo va a nuestros hijos, ya que somos el espejo en el que ellos se reflejan. Si ofrecemos un mensaje firme, motivado y coherente no solo estaremos educando a nuestros pequeños, también ofreceremos una alternativa a quién cree que no existe o que no es posible.

El compromiso es coherencia, respeto y justicia.

Es coherencia puesto que tratamos de minimizar nuestras contradicciones o al menos conocerlas para poder más pronto que tarde acabar con ellas; es respeto, puesto que defender una crianza sostenible supone respetar el entorno en el que vivimos pero también a las personas que habitan en él aunque a veces no estemos de acuerdo con su ideología o con sus decisiones; y es justicia, puesto que aboga por un cambio de paradigma que construya una sociedad más justa e igualitaria para todos donde el interés económico no sea lo más importante o el impulso que mueve la sociedad.

Defender una crianza sostenible es ponerse en acción y salir de nuestra zona de confort aunque nos de miedo, aunque nos sintamos bichos raros y aunque creamos que estos cambios son insignificantes para el planeta. No lo son, acuérdate del mensaje y del ejemplo. 

¿Por dónde empiezo la crianza sostenible?

Primero de todo tomando conciencia y revisando tus decisiones que por banales e intrascendentes que te parezcan tienen una enorme importancia. Pregúntate qué enseñanza das a tus hijos cuando llevas a cabo determinados comportamientos o tomas determinadas decisiones.

Posiblemente, ese sea el principio. Si trato de inculcarle a mis hijos que ser consumista no es un valor para nosotros, estaré contradiciendo mis palabras si nos pasamos los fines de semana metidos dentro de un centro comercial. Los niños se quedan con los hechos, no con las palabras.

Tú tienes la llave del cambio como millones de madres que pueden elegir o que deberían elegir con conciencia y compromiso. Tenemos un gran poder como consumidoras y debemos reivindicar nuestro papel en este complejo sistema.

Mi poder está en que puedo elegir de entre todas las opciones la más justa o al menos la menos mala. Por lo general, aquello que no daña el entorno, beneficia a tu familia. Tú y solo tú sabes cuales son las decisiones que debes tomar para alcanzar este objetivo.

Practica la crianza sostenible

Para terminar te voy a dejar un ejercicio que recoge las ideas expuestas en este post y que te puede servir de guía para llevar a cabo una crianza sostenible.

  1. Busca tus valores, aquellos que crees que te representan a ti y a tu familia y ponlos por escrito. Recuerda que son únicos y personales.
  2. Reflexiona sobre el mundo en el que vives, ¿te gusta? ¿Cómo te gustaría que fuese?
  3. Toma consciencia de quién eres y de qué es lo que quieres.
  4. ¿Estás comprometida? Sin compromiso, los deseos nunca llegarán a la ejecución.
  5. ¿Qué puedo hacer por mejorar mi entorno?

Te animo a realizar este ejercicio de reflexión, posiblemente descubras cosas que no imaginabas.

Si has llegado hasta aquí, es porque la semilla del cambio está germinando en ti. Me gustaría decirte que no estás sola en este camino, que hay muchas madres concienciadas que buscan mejorar la vida de su familia y contribuir de forma positiva en su entorno. En Mamá y la Tribu estaremos encantadas de conocerte y de acompañarte en este proceso de cambio.

Si es así deja un comentario en este post o si lo prefieres manda un correo a mamaylatribu@gmail.com y me cuentas en que punto estás y qué es lo que necesitas. Nada me haría más feliz que ser agente de esa transformación.

Si te ha gustado el post, comparte, nos ayudas a crecer y a divulgar la Crianza Sostenible 🙂

Recuerda que puedes suscribirte al blog y recibir completamente gratis mi ebook, Guía de Crianza Sostenible: 12 consejos para mejorar tu vida. Y por supuesto, estás invitad@ a mi Comunidad de Facebook, Mujeres y Madres Sostenibles.

Queremos conocerte y que te unas a nosotr@s. ¿Estás preparada para la crianza que cambia el mundo?

 

Estos post te pueden interesar

20 comentarios en “Practica la crianza sostenible

  1. Hola! Que razón llevas en este post… cuando intentamos hacer algo “por cambiar el mundo” así es como nos sentimos, como David contra Goliat, y aunque la sociedad está cada vez más concienciada… aún hay según que sector que nos mira como bichos raros cuando piensas en reciclar, en alimentos reales sin procesados… y en cambiar hábitos. Pero lo conseguiremos, cada día un poco más, por que al final, o tomamos conciencia o el mundo de va al garete. Y aunque creamos que hacemos poco… granito a granito llegaremos a cambiarlo.
    Un saludo!

  2. Hola!! la verdad es que he aprendido mucho leyendo tu artículo porque no sabía lo que era la crianza sostenible. Cierto es que la mayoría de madres y padres responderían que quieren para sus hijos el mejor mundo posible pero hacen poco por llevarlo a cabo y, sobre todo, subestiman el poder del ejemplo más allá de las palabras. Por ejemplo, tengo una conocida que está asustada porque su hija, apenas adolescente, quiere pintarrajearse ya la cara y ponerse tacones… que de donde sacó eso cuando ella está harta de decirle a su hija que hay que ser natural pero claro, se le olvida que ella misma se pinta como una puerta para ir a comprar el pan. Los niños prestan más atención a lo que hacemos que a lo que decimos y tenemos mucha más responsabilidad de la que nos pensamos con nuestros comportamientos y comentarios cuando están presentes. Te deseo mucha suerte en este camino que has elegido ya que, por ser a contra corriente, va a resultar mas duro pero muy satisfactorio. Besos!!

  3. Cada familia es un mundo y cada persona también. Cada vez, la gente toma conciencia de ciertos elementos, que hasta muy poco, eran totalmente indiferentes. El ejemplo nace en la familia, de cómo afrontas la vida y sobre todo, como la vives. Tengo en casa una adolescente con la cual, hay días que es francamente, tarea de titanes hasta dialogar, sin embargo creo que a pesar de eso, a la larga sabrá que para vivir mejor, para estar saludable tanto ella como sus hijos y los hijos de sus hijos, tendrá que tener un orden y educarlos, tal como lo he hecho yo, en función al medio ambiente, ya que sin él, no tenemos nada. ¡Enhorabuena! Un artículo muy interesante y completo.

  4. El post me ha servido para concoer más a fondo que es la crianza sostenible, cierto que a veces nos supera el día a día, es necesario cambiar hábitos, cuidar más la naturaleza y sobretodo dar ejemplo a nuestros hijos. Hay que concienciar más y sería un mundo mejor. Hay que plantearse cambiar.

  5. Me ha encantado este post tan elaborado sobre la crianza sostenible. Creo que desde las escuelas hay que trabajar para concienciar más y sería un mundo mejor. Si todos nos parásemos a pensar y cambiaramos este mundo iría mucho mejor.

  6. Me ha gustado mucho leer sobre crianza sostenible, había leído algunas cosas, pero nunca algo tan completo como este escrito. Como bien dices es súper importante dar ejemplo a nuestros hijos y ser consecuentes con nuestros actos, está claro, ellos se quedan con lo que ven y no con las palabras.

  7. Creo que es importante educar a nuestr@s hij@s con una crianza sostenible para formarlos en valores adecuados, mientras educamos y enseñamos a buscar un mundo más justo y solidario.

    La obligación empieza por nosotros, haciendo una lista de lo que queremos enseñar y como queremos educar a los peques

  8. sin dudas, cada casa es un mundo y lo que hacemos en nuestro hogar, con nuestros hijos, es la base de la sociedad. Es un buen mensaje decir que podemos poner un granito, según nuestras posibilidades, a veces creemos que tiene que ser todo o nada y es imposible. Todo suma.

  9. Hola hermosa, chapeau por este post porque creo que has planteado el tema desde una perspectiva muy objetiva y nada incriminatoria, es decir, planteas una serie de cuestiones para sentarnos y reflexionar pero en ningún caso dices cómo debemos actuar aunque obviamente sepamos a qué te refieres y dónde quieres llegar pero como bien dices tus principios no tienen por qué ser los míos y partiendo de esa base ya nos entendemos más que si me quisieras convencer que tu manera de criar es mejor que la mía. No entraré en cómo lo estoy haciendo yo pero desde luego me gusta mucho tu perspectiva así que gracias por compartirla. Muaksss

  10. Genial post sobre la crianza, ojala muchos padres primerizos lo lean y pongan en practica muchos de los tips que das aquí.
    Me hubiera gustado haber leído de estas cosas cuando estaba criando a mis hijos, aunque uno nunca termina la tarea con ellos y encima vienen los nietos, así que se podrá intentar poner un grano de arena con ellos y así procurar que este mundo sea un poquito mejor.

  11. Hola, estoy de acuerdo contigo, debemos reflexionar y plantearnos si éste es el mundo que queremos para nuestros hijos, e ir cambiando pequeñas cosas para mejorarlo. Lo del huerto urbano estaría bien para los que vivimos en ciudad, y el hecho de evitar el consumismo también. El problema es, que nuestros hijos serian los “bichos raros” si, por ejemplo, no tuvieran móviles, ya que todos, a partir de los 12-13 años, o incluso antes, lo tienen. Es tan difícil parar esto!!!!! Gracias por tu post, me ha hecho reflexionar mucho.

  12. ¡Hola!
    Qué bueno este post, me ayuda a conocer mejor lo que es la crianza sostenible.
    Y estoy de acuerdo contigo, hay que concienciarse y tirar por el camino en el que queremos vivir.
    Para mí es muy importante cuidar el medio ambiente y el planeta en el que vivo, por eso me interesa bastante este tema. Estoy totalmente a favor de cultivar mis propias verduras y frutas. De hecho ya me lo he planteado seriamente.
    Cada vez cuido más la alimentación y estoy más comprometida con el medio ambiente. Y es algo que voy a inculcar a mis hijos.
    Cuánta razón llevas diciendo que los niños se quedan con los hechos. Hay que predicar con el ejemplo.
    Gracias por toda la información, va conmigo completamente.
    Un beso

  13. ¡Hola!
    Desde mi visión de “no mami”, creo que el tema de la crianza es un tema muy pero que muy complicado para mi, pero a la vez y después de leer tu post, lo encuentro “fácil”. Es decir, y que no se me mal interprete, creo que es fácil si se plantea de un modo coherente y de acuerdo con tus principios.y actuar en consecuencia, si esos pilares son fuertes, creo que no hay nada que pueda derrotarlos.
    Y sí, yo también soy una idealista como tú, con los pequeños gestos podemos lograr grandes cosas, o sino solo es necesario pensar en todos los granitos de arena que forman el desierto. Quizás pensemos que uno es insignificante, pero es importante que esté allí.
    Besotes y felicidades por tu blog, por este artículo y por luchar por lo que crees, que sinceramente, lo encuentro maravilloso. ¡Que viva la crianza sostenible!

  14. Tengo que reconocer que me ha costado entender el concepto de crianza sostenible, quizás porque estoy leyéndote a horas muy tardías y estoy cansada. Unos minutos de reflexión y he empezado a ver el hilo de tu reflexión. Si todo acto que llevamos a cabo tiene un impacto directo sobre nuestro entorno, cómo criemos a nuestros hijos también tendrá una repercusión en ese entorno.
    Ahora pasemos al tema de cómo criar a nuestros hijos. Soy madre de dos maravillosos adultos de 23 y 20 años, como es evidente el tema de criarlos ya lo superé hace tiempo. Puedo decirte que hemos educado a nuestros hijos con coherencia, cometiendo muchos errores, seguro, pero con coherencia. Si dices una cosa y haces otra, en el mejor de los casos confundes a los niños. Que por cierto son como esponjas y todo lo absorben.
    Como bien dices vivimos demasiado deprisa y muchas veces esas prisas nos hacen pasar por alto lo más importante. Criar a un hijo, ayudarle a desarrollar la mejor versión de si mismo como persona, acompañarle en el camino de forma que no se sienta ni asfixiado por nuestra sobreprotección ni abandonado por nuestra inacción como padres, son tareas complejas en nuestro día a día. Pero creo que ineludibles en nuestra tarea de padres.
    Demasiado a menudo vemos niños que son como pequeños tiranos, que chillan, ordenan, patalean… hasta conseguir sus deseos. ¿Qué sociedad nos espera cuando esos niños sean adultos? Si no se les enseña a ser respetuosos, empáticos, pacientes… Y los niños no tienen la culpa. Ni tampoco adultos que les pongan límites. Porque probablemente lleguen a casa muy tarde después de un día agotador de trabajo y lo único que quieren es sentarse a ver la tele para relajarse. Y no tengan tiempo para pensar de qué manera quieren ver crecer a sus hijos. Y lo último que quieren es pensar que la paternidad es el gran compromiso de sus vidas.
    Por eso me resulta muy gratificante el mensaje que emana de tu post. Hay padres, muchos, espero, que quieren un mundo mejor y se comprometen. Con pequeños gestos, porque enseñar a tu hijo que no hay que hablar a gritos y predicar con el ejemplo es la manera. Pero esos pequeños gestos, repetidos mil veces crean una mecánica que podría cambiar muchas cosas. O al menos eso quiero creer.

  15. Guapa, me encanta la forma en que hablas de la crianza sostenible, nunca había escuchado esta expresión para referirse a ello y por eso creo que he conectado mucho con lo que has mencionado, porque creo que es una forma preciosa, y sobre todo auténtica, de criar a los niños hoy en día. Gracias por hablar de este tema, por seguir trabajando en crear consciencia, que no es nada sencillo 🙂

  16. Waooo que tremendo, hace poco me mude con mi familia a un hermoso lugar pensando en mis hijos que puedan cuidar de los arboles que puedan sembrar cosechar, apreciar la naturaleza, teniendo en mente heredarles un buen hábito alimenticio, en fin me doy cuenta que se acerca mucho a lo que es la crianza sostenible, y me ha interesado bastante ese tipo de mentalidad porque cuida de nuestros hijos y del medio donde viven o vivirán, excelente te felicito.

  17. Hola!!
    Pues leyendo tu post me ha quedado más que claro lo que es la crianza sostenible, porque la verdad es que pensaba en algo completamente diferente y cuanta razón tienes. Me ha gustado mucho el símil de David y Goliat porque a veces el mundo se puede convertir en eso, en un tira y afloja enorme, pero hay que aprender y cuidar todo lo que tenemos alrededor. No hago crianza sostenible, aunque creo que a mi hija sí que le he enseñado varias cosas, como no tirar nada al suelo por la calle o reciclar los envases y el papel, sé que es poco, pero intento que sea consciente de el valor que tiene. es más, hace poco apadrinó a un pingüino en una labor solidaria del ejército 🙂
    Gracias por todos los consejos!!
    Besos :33

  18. Es increíble todas las pautas que uno tiene que tener en cuenta en relación a la crianza sostenible, es mas estoy segura que tendríamos que aplicarlo muchos de nosotros que vamos con el tiempo tan ajustado, creo que podemos evitar que la rutina haga mella en nuestras relaciones familiares. Ha sido interesante leer este articulo y darme cuenta de que tenemos muchas carencias por solventar.

  19. Me ha gustado mucho el post, yo no tengo niño todavía pero leer sobre la crianza sostenible me a iluminado para saber como debo actuar en el futuro nunca había leído un post como este.Como bien dices es súper importante dar ejemplo a nuestros hijos y saber darlo, he visto que como avanza el tiempo son pocas las madres que dan un buen ejemplo a los niños. Un buen post! Bss.

  20. la verdad es que la vida nunca tiene tanta importancia como cuando tienes un hijo, porque no solo tienes que encargarte de tu vida, sino q otra depende de ti, y eres responsable de todo, por lo que el temor a equivocarse es cosa de todos los días. Tu artículo es realmente bueno y es una guía perfecta para quienes somos padres

Deja un comentario

Al enviar aceptas la política de privacidad. Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados en un fichero privado por Rosa Martínez Ruiz, propietaria del fichero. La finalidad de la recogida de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas.

error: El contenido es original y está protegido!! Si quieres parte del texto pídemelo en mamaylatribu@gmail.com

Súmate a Mamá y la Tribu

 

Recibirás la guía de Crianza Sostenible.

Hoy es un gran día para cambiar tu vida. ¿Te atreves?

 
 

You have Successfully Subscribed!

A %d blogueros les gusta esto: