Sembrando igualdad: Mis chicos E.B.O, nuestro huerto ecológico y un diploma

Sembrando igualdad Mis chicos E.B.O, nuestro huerto ecológico y un diploma
Sembrando igualdad Mis chicos E.B.O, nuestro huerto ecológico y un diploma

Estamos sembrando igualdad y nos han dado un diploma. Hemos quedado finalistas de los premios Huertos Educativos Escolares. Bueno, nos lo dieron allá por noviembre.

¿Cómo es posible que un pequeño huerto de una pequeña localidad de la sierra madrileña quede finalista de los Premios Huertos Educativos Escolares, que se entregan a escala nacional? ¿Cómo es posible que pueda competir con otros grandes proyectos en los que hay implicadas administraciones y auténticos expertos?

La respuesta es bien sencilla: la colaboración, trabajo desinteresado y buen hacer de todos los agentes implicados. De hecho, éste último concepto podría resumirlo todo: implicación.

EL PROYECTO

Ahora explicaré de qué estoy hablando. Trabajo en el cole de esa pequeña localidad de la que hablaba más arriba. Concretamente, trabajo con los chicos de E.B.O. (Educación Especial, para los que estén fuera del sistema educativo). Trabajo con chicos que padecen síndromes raros que les hacen padecer deficiencia severa y problemas motores (no daré más detalles, en otro momento hablaré de ello).

Cuando trabajas con estos chicos, todos los recursos son pocos. Aprovechas tus intereses, tus hobbies, tus recursos más insospechados para hacer cosas diferentes, para motivarlos, para encontrar momentos positivos, para tener ratos de alegría y disfrute con ellos (que son muchos, lejos de lo que pueda pensar la mayoría; sí, también hay ratos de saltar por la ventana, pero éstos se olvidan cuando acaba el día… casi siempre).

Pues mi interés creciente en el mundo hortícola se tradujo en un interés por que mis chicos cultivasen, da igual lo que fuese, que cultivasen.

Cuando emprendes una tarea de este tipo con este alumnado los objetivos son muy diferentes a los que buscas cuando emprendes dicha tarea en casa (tener tomates para regalar a todo el pueblo y la familia, hacer conservas que duren hasta el día del juicio final y darte un baño a lo American Beauty, pero en tomates).

Explorar con texturas, observar el desarrollo de la planta, cuidarla, adquirir esos hábitos de responsabilidad, etcétera, son los objetivos que se buscan. Esos, digamos, desde un punto de vista más académico- ortodoxo. Porque el disfrutar de la naturaleza y, sobre todo, compartir con otros compañeros (que no son de E.B.O.) unos ratos divertidos, son objetivos, recogidos inicialmente o no, que te llenan por dentro más de lo que te puede llenar el baño tomatero de la película antes citada.

Así pues, hace dos primaveras preparamos un pequeño bancal que compartimos con alumnos de la asignatura Valores Éticos (¿a alguien se le ocurre un nombre más absurdo que éste para una asignatura?, ¿acaso no se aprenden valores éticos desde que nos levantamos por la mañana hasta que nos acostamos?, los que estaban en Religión al mismo tiempo, ¿no aprendían valores? Bueno, esto último, vamos a dejarlo abierto).

El caso es que ese bancal se convirtió en la semilla (buena metáfora) que hizo que todo empezase. Unas fresas, unos tomates, unas cebollas, unos pimientos… Cuidados entre todos los implicados. Y funcionó.

La ilusión de los chicos al ver la cosecha no se puede comparar con nada en este mundo. Debido a nuestra climatología peculiar (hace un frío que pela hasta bien entrado mayo o junio), la espera es aún mayor. Desde que lo plantamos en primavera hasta que vemos los frutos en la mata ha pasado un verano por delante. Los chicos lo disfrutan en septiembre, cuando vuelven al cole. Y entonces la alegría de ver el resultado, mermelada de tomate, desayuno saludable, etc.

El caso es que ese bancal supone, como decía, el inicio de TODO. A todo el mundo le gusta el pequeño proyecto y desde dirección se nos incita a que englobe a todo el centro. Me sentí como Masanobu Fukuoka y su La de una brizna de paja (libro muy recomendable, gratis en Internet, búsquenlo, por favor), pero éramos nosotros y La revolución de un pequeño bancal.

Sembrando igualdad Mis chicos E.B.O, nuestro huerto ecológico y un diploma
Sembrando igualdad Mis chicos E.B.O, nuestro huerto ecológico y un diploma

SOMOS FINALISTAS

Volviendo al principio, ¿cómo es posible que ese pequeño huerto quede finalista? Los huertos escolares en los últimos años han proliferado como las setas (o como salían las setas antes, cuando llovía). Antes hablaba de implicación. ¿Y quiénes son estos implicados? Desde los alumnos, profes y demás personal del centro (que quede claro que yo no soy profe, o al menos no cobro como tal), hasta las familias, el Centro de Educación Ambiental de la zona (eternamente agradecidos, se os echa de menos chicos), o el Parque Nacional Sierra de Guadarrama. Éste último, como siempre, la institución más grande implicada y la que más cuesta que colabore, cuando estamos hablando de unas palas y unas azadillas para los chicos.

Los Premios Huertos Educativos Ecológicos es una iniciativa de la Fundación Triodos y la Asociación Vida Sana que buscan recompensar el uso del huerto escolar como herramienta para de transmisión de conocimientos y valores. Se elige para cada categoría un primer ganador, un premio accésit y otros cinco finalistas.

Nosotros, a pesar de que el proyecto partiese desde nuestra aula de E.B.O., concursamos en la categoría de Infantil y Primaria, pues es un proyecto que engloba a todo el centro, como comentaba antes. Estar entre los siete mejores proyectos del año pasado nos ha hecho creer que todo es posible, que con el esfuerzo en común se puede conseguir cualquier cosa, que la educación en valores medioambientales no puede ser algo secundario (y menos en nuestra pequeña localidad rural) y que este pequeño terreno (apenas 14 bancales de poco más de 1 metro cuadrado cada uno) nos pueden unir para buscar un objetivo común y que este objetivo sea tan noble como puro.

Quién iba a pensar que trabajar la inclusión pudiera ser tan sencillo. Es muy complicado meter a mis chicos en otras clases (lo hacemos, con mucho esfuerzo, pero lo hacemos) en las que pueden compartir con otros compañeros ratos divertidos y muy constructivos para todos. Pero verlos igualarse en tareas del huerto no tiene comparación. En el sistema no funciona la integración. No me entiendan ustedes mal, yo creo que es posible (para eso trabajo todos los días), pero tal y como está estructurado nuestro sistema educativo, no. Aunque esto será objeto de otro post.

Seguiremos haciendo nuestra pequeña revolución con la azada y con la regadera hasta que nos dejen.

Por último, quiero agradecer a Rosa que me haya invitado a formar parte del blog.

Y le quiero dedicar este texto a Emi, compañera en el aula y amiga. Cabeza pensante y motor último (en sentido aristotélico) de todo cuanto hemos sido capaces de mover.

Papá Idiota

Si te ha gustado esta entrada suscríbete al blog y mantente informad@ de todas nuestras novedades. Y por supuesto, estás invitada a nuestra recién estrenada Comunidad en Facebook, Mujeres y Madres Sostenibles. Te esperamos 🙂

Estos post te pueden interesar

14 comentarios en “Sembrando igualdad: Mis chicos E.B.O, nuestro huerto ecológico y un diploma”

  1. Hola guapa. Mira que tengo dos peques en edad escolar y no tenía ni idea de este proyecto. En el colegio al que van sí que hay huerto, pero si participan en este proyecto es toda una incognita. Mi pregunta es ¿por qué dudas que por ser un cole de una pequeña localidad de la sierra de Madrid podáis ser finalistas? Muy sencillo, vuestro proyecto es bueno, y lo sabes. Lo de la integración es un tema delicado y extenso de tratar. La verdad es que no es fácil, pero deseo que seais los ganadores. Os lo merecéis. Besos

  2. ¡Hola!
    La verdad que aunque esté un poco perdida de como está el sistema educativo actual, es bueno que escuelas, ya sean grandes o pequeñas, y aunque sea a nivel interno, fomenten y participen en este tipo de proyectos, en los que los peques serán los grandes beneficiados (que de eso debería basarse la enseñanza).
    El proyecto de hacer un huerto me parece fabuloso. Como bien dices fomenta que los más peques se impliquen, trabajen en equipo, unos valores en muchos niveles y me aventuraría a decir que ello también implica un buen trabajo de psicomotricidad.
    Yo también soy de una pequeña población, y aunque ya dije que no sé como está el sistema educativo, casualmente vivo en frente de la escuela, y ellos también tienen un pequeño huerto. ^_^
    Así que muchísimas felicidades. Es bueno que también se reconozcan las pequeñas/grandes labores y que no solo nos quedemos con lo malo.
    Besotes

  3. Hola! es un gran proyecto la verdad,y es genial que cada centro educativo tome esta iniciativa y la fomente,porque enseña unos valores que a la larga a los peques les va a venir genial.
    Me ha encantado tu post,un abrazo!

  4. Que excelente tu iniciativa de realizar este proyecto con los niños, ellos son esponjitas que aprenden y disfrutan con lo que hacen, y mejor si es enseñándoles valores ambientales que pueden multiplicarse. Felicitaciones!!!

  5. Me encantan estas actividades para los niños ya que les ayuda a ser más creativos y a educarles siguiendo una disciplina.

    Me has hecho recordar cuando yo era pequeña y realizaba estas actividades. A mi personalmetne me han marcado muchísimo y me han ayudado a hacer cosas en la vida gracias a esa educación tan especial que recibí.

    Enhorabuena por ser finalistas y os animo a que sigáis haciendo estas cositas. Besitos.

  6. Lo primero es felicitaros por ese reconocimiento, ese diploma que para los chicos que han participado en el proyecto seguro que es toda una motivación y una recompensa por el trabajo en equipo y por la disciplina y la responsabilidad de la que han demostrado cuidando del huerto, sembrando y viendo crecer esas plantas hasta que han dado sus frutos. Habrá a quien le parezca algo muy simple, pero no es tan fácil, y a la vez es muy gratificante para ellos, seguro que están muy orgullosos de todo lo que han conseguido. Es una forma preciosa de educarlos, sin duda. Un beso!

  7. Enhorabuena por ser finalistas en los premios Huertos Educativos Escolares… Hacéis una gran labor con los chicos a la hora de enseñarles grandes valores, tales cómo la responsabilidad, la motivación, el trabajo en equipo, el respeto, el cuidado, la complicidad, la colaboración, entre otros muchos más. A demás, quería decirte que ya habéis ganado un premio. El de sembrar igualdad con otros compañeros. Ya que es un tema complicado de abordar y más en éstos tiempos. Bss

  8. Enhorabuena por haber quedado finalistas en los Premios Huertos Educativos Escolares, no estoy muy al tanto del sistema educativo así que te he agradecido mucho que explicaras previamente que significa las siglas de E.B.O., La labor, el esmero, dedicación e ilusión que todos han puesto han hecho de este proyecto es lo que ha hecho que fueran finalistas en noviembre que se dice pronto pero detrás hay mucho trabajo. Entiendo que no es fácil que tus chicos se integren fácilmente y el sistema educativo actual por lo que veo tampoco pone las vías. No sé si te sirve como ejemplo pero en el lugar donde trabajo, mi jefa comenzó dando clases en el jardín de su casa y descubrió que los niños sin libros y sin fichas aprendían mucho más y mejor. Se involucran más, se motivan y consigues sacar lo mejor de ellos. Un beso

  9. Hola Rosa! Lo primero enhorabuena por tener gente así en tu entorno!, le verdad es que admiro mucho a esas madres que desde pequeños insentivan a los niños a vivir en un mundo más sostenible y ecológico … a preciar el valor de la naturaleza cultivándola y cuidándola … me parece un proyecto interesante así como tú nueva comunidad de Facebook que espero crezca tan alto como los árboles que han plantado

  10. Que iniciativa tan maravillosa!! No solo participar en los premios Huertos Educativos Escolares, sino unir a toda la comunidad alrededor de este proyecto… mostrar a los niños el valor de los alimentos, enseñarlos a cultivarlos, volcarse a mover instituciones grandes (que es uno de los mas grandes esfuerzos, por lo complicado del proceso), unir a padres y profesores, recurrir a organizaciones ambientales locales… cuando la comunidad trabaja junta todo es posible!! Es más, te animo a que no te quedes ahi, a que impulses el proyecto e incorporen nuevos vancales, nuevos cultivos y nuevas instituciones… la interaccion entre todos pequeños y adultos en proyectos utiles y sostenibles, es una labor de socializacion muy importante que muchas veces se deja a un lado. Un aplauso para ti y toda tu comunidad!!

  11. Lo primero, es lo primero, Felicidades!! Enhorabuena!!
    Un proyecto muy interesante. Una manera muy bonita de que los niños aprendan muchas cosas como la igualdad, la responsabilidad, la colaboración,… y la importancia de la comida sana. Debería de haber más proyectos como este en los colegios.
    Y la ilusión de l@s chic@s al ver la cosecha no se puede comparar con nada en este mundo, así que nada más que por eso merece la pena.
    Un beso guapísima!!

  12. Papá Idiota:
    (Confieso que me cuesta decir lo de “idiota”, pero bueno, eso lo hablamos en otro comentario)

    Muchísimas gracias por compartir esta hermosa experiencia con nosotros.

    He leído el post varias veces porque tiene tanto para darnos que me encanta repasarlo.

    Muchísimas gracias también por la entrega y el amor que les has ofrecido a estos jovencitos que son muy afortunados por tenerte como profe. Qué manera tan perfecta de cambiar el mundo. ¡Gracias!

    Y ahora, con respecto a este post en particular, recuerda que nos debes varias historias que quedaron pendientes. Así que estaré esperando el desenlace de cada punto tratado entre paréntesis.

    Gracias papá no-idiota.

    Rosa querida, a ti muchas gracias por abrir este espacio de colaboraciones que nos aportan tanto. Quiero seguir aprendiendo de ustedes porque también quiero llevar una crianza y una vida sostenibles.

    Gracias nuevamente por todo lo que nos dan.

Deja un comentario

Al enviar aceptas la política de privacidad. Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados en un fichero privado por Rosa Martínez Ruiz, propietaria del fichero. La finalidad de la recogida de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas.

error: El contenido es original y está protegido!! Si quieres parte del texto pídemelo en mamaylatribu@gmail.com

Súmate a Mamá y la Tribu

 

Recibirás la guía de Crianza Sostenible.

Hoy es un gran día para cambiar tu vida. ¿Te atreves?

 
 

You have Successfully Subscribed!

A %d blogueros les gusta esto: