ACABA CON LOS ENEMIGOS DE TUS PROPÓSITOS

Acaba con los enemigos de tus propósitos

El cambio de año es un momento propicio para implementar cambios y formular propósitos para los próximos 12 meses.

Un nuevo ciclo comienza y con él se renuevan las ilusiones de mejorar nuestra calidad de vida: queremos apuntarnos al gimnasio, comer mejor, bajar de peso, dedicar más tiempo a nuestra familia, dedicarnos a un hobbie, reducir nuestro estrés…

La lista de deseos puede ser interminable.

El principal escollo es que en pocas semanas los propósitos se abandonan, se olvidan o simplemente se dejan para más tarde. Entonces aparecen los sentimientos de culpabilidad y nos sentimos fatal porque creemos que no tenemos voluntad.

Y no es cierto. ¿Has pensado que igual son los propósitos los que fallan?

En este post vamos a identificar a los enemigos de nuestros propósitos y, lo que es mejor, te voy a dar unas cuantas claves para que tus deseos lleguen a buen puerto.

¿QUIÉNES SON LOS ENEMIGOS A BATIR?

  1. Una lista interminable de propósitos

Seguro que has oído en más de una ocasión el dicho: quien mucho abarca poco aprieta. Es una forma popular de decir que si nos proponemos demasiadas cosas es muy posible que no hagamos ninguna.

El enorme listado nos agobia en su inmensidad y nos recuerda que es imposible. No pretendamos modificar en 365 días lo que nos ha llevado una vida.

2. Una lista muy rígida o poco flexible

Tan negativa es una lista muy larga como poco flexible. Hay quien dictamina que todos los días hará determinadas cosas como leer, caminar o meditar 20 minutos.

Somos madres y eso nos convierte en reinas de la improvisación y de los imprevistos. Establecer un horario de tareas u obligaciones que debemos cumplir, sí o sí, solo nos causará angustia, porque ni nuestros hijos llevan botón de apagado, ni se programan como un ordenador.

3. Establecer unas expectativas irreales

El 2 de enero te estás apuntando al gimnasio y pagando por todas sus prestaciones. Clases hasta los domingos por la tarde, pero no pisas un gimnasio desde el siglo pasado. Te prometes a ti misma que irás todos los días aunque sabes que en febrero ya no te ven el pelo hasta el próximo enero.

Esto es extrapolable a la dieta, te propones perder 20 kilos en dos meses, pero dos meses más tarde pesas incluso 4 kilos más, se llama efecto rebote. Pero para rebote el tuyo, que tiras la báscula por la ventana y pasas de dieta y de todo.

4. Deseos abstractos

La abstracción no es una buena amiga cuando se trata de delimitar objetivos. Decir voy a estresarme menos tiene la misma utilidad que decir: voy a volar por el cielo.

El efecto es el mismo: nulo. Antes de que te des cuenta has vuelto a esa costumbre que tanto odias. Si no concretamos lo que queremos conseguir no podremos saber cómo lograrlo.

5. Falta de focalización

Si no focalizamos nuestra energía en lo verdaderamente importante o prioritario, difícilmente lograremos lo que nos hemos propuesto. Intentar abarcarlo todo al mismo tiempo hará que te salgas de foco. Volver a situarte donde quieres y retomarlo te llevará un tiempo y un esfuerzo extra.

Si uno de tus propósitos de este año es pasar más tiempo con tu familia, comienza por buscar planes que podáis hacer todos juntos. Piensa, por ejemplo, una excursión para el próximo fin de semana.

6. Falta de planificación

Me he propuesto ir al gimnasio, apuntarme a clases de pintura, cocinar más y mejor, ser más ordenada. Sin embargo, no consigo llevar a cabo ninguna de estar tareas por falta de tiempo.

Es fundamental que sepa cuánto me ocupan a la semana estas actividades, cuándo voy a ejecutarlas y cuál es el tiempo real del que dispongo para llevarlas a cabo. Si esto no está claro, no lograrás conseguir ese propósito soñado o acabarás abandonando y sintiéndote frustrada.

7. Poca motivación

Si yo no estoy convencida de que debo cambiar mis hábitos, no los cambiaré. La motivación es primordial para cualquier propósito que tengamos en la vida.

Si no estoy plenamente convencida de que deseo dejar de fumar, mi intento de desengancharme del tabaco durará como mucho unos meses. Si juro y perjuro que jamás volveré a darle bollería industrial al niño, pero caigo rendida ante un donut de chocolate en su presencia, estaré saboteando mis deseos.

8. Propósitos de otros

A veces nuestros propósitos no son nuestros, no han salido de nosotros sino del entorno. Nos marcamos como objetivo que el niño deje el pañal este año, pero no somos conscientes de que es un proceso fisiológico que no depende de nosotras.

Otro ejemplo, la presión a la que nos someten a las mujeres por entrar en una determinada talla. Por mucho que lo repita la publicidad, no serás más feliz por entrar en una 38.

Serás la misma mujer pero con más hambre.

9. Aspirar no es hacer

Pasamos más tiempo en la aspiración y en el deseo que en la acción. Cuando toca ejecutar no encontramos el momento, ya que una de las dificultades de establecer cambios es introducirlos en nuestra rutina diaria. Como no sabemos donde colocarlos, ahí siguen en el cajón del “más adelante”.

Ahora que ya conocemos a los enemigos de nuestros propósitos, aquellos que minan nuestra confianza, vamos a dar unas cuantas claves para que nuestros deseos lleguen a buen puerto.

CLAVES PARA LOGRAR NUESTROS PROPÓSITOS

1. Rehaz el listado

No puedo ser más directa. Seguro que te has dado cuenta leyendo el post de que tus propósitos adolecen de alguno de estos puntos.

2. Elige pequeñas metas 

Deben suponer pequeños cambios en tu día a día. Igual no puedes dejar el coche en el garaje todos los días pero si puedes hacerlo un par de veces por semana. Si el problema es la cocina, empieza por preparar platos sencillos hasta que cojas confianza.

3. Focalízate

Si te has propuesto un cambio de hábitos no pretendas modificarlo todo a la vez. Elige uno solo, en función del mayor beneficio que tenga para tu familia. Si eres fumadora y tienes niños pequeños o estás buscando un embarazo es un buen momento para dejar de fumar.

4. Se realista

No, los días de las madres trabajadoras no duran 48 horas. Las matemáticas no engañan. Si crees que puedes llegar a todo sin despeinarte, sin perder los nervios y sin que te cueste la salud, estás muy equivocada.

Tus pretensiones deben ajustarse a tus circunstancias. No te lamentes porque no puedes hacer ejercicio y sal a pasear con tus hijos.

5. Se sincera

En vez de gastar en la aspiración invierte en ser sincera contigo misma. Es infinitamente más útil sentarse y delimitar que es lo que quieres cambiar o mejorar, que seguir huyendo hacia adelante gastando el dinero en matriculas de gimnasio, cursos interminables, terapias y un largo etc.

6. Integra los cambios en tu rutina

Si lo que te has propuesto no aparece en tu día a día es un propósito que se esfumará, antes de lo que imaginas lo habrás olvidado.

7. Relativiza

Es fantástico tener motivaciones y aspiraciones en la vida, querer ser mejor y ambicionar el bienestar de tu familia. Sin embargo, también es muy importante relativizar. Si este año no corres una maratón no pasa nada, tampoco si sigues sin perder esos kilos que te preocupan.

Y por último, si ese propósito no lo has alcanzado este año es porque no era vital.

Si ese objetivo por el camino se convierte en una losa, deséchalo, la vida está para vivirla, no para sufrir.

Disfruta de tus propósitos:

celebra tus aciertos y ríete de tus errores,

equivocarse es parte del camino. 

Y sobre todo, te propongas lo que te propongas, hazlo con una sonrisa. 

Estos post te pueden interesar

18 comentarios en “ACABA CON LOS ENEMIGOS DE TUS PROPÓSITOS”

  1. Un post muy completo. Estoy totalmente de acuerdo, si no se cumplen es porque a veces nos empeñamos en abarcar demasiado, en querer cambiar muchas cosas sin ser realistas, y es que hay ciertas cosas que no pueden cambiarse de manera radical de la noche a la mañana.

    • ¡Hola, guapa! Me alegro mucho de que te haya gustado. La verdad es que todas tratamos de abarcar más de lo que podemos. Por ello, es vital estar bien enfocada en lo que queremos conseguir. Un abrazo.

  2. Te hago la ola pero bien grande!!!! Tienes más razón que un santo! Y lo has sabido plasmar tan tan bien, que mira que no me gusta hacer listas de buenos propósitos… nunca las cumplo y el sentimiento de culpa (como bien dices) es peor… y hace ya tiempo que decidí no sentirme culpable por nada y disfrutar… pero hasta me lo estoy planteando de la manera que tú nos propones! Jajaja
    Me ha encantado de verdad, enhorabuena!
    Un besito!

  3. ¡Hola!
    Creo que has dado en el clavo en todo, pero todo,todo ¡eh!
    Nos hacemos unas listas inmensas un tanto subrealistas muchas veces, y deberíamos ser más coherentes cuando nos lanzamos a crear ese listado de buenos propósitos.
    Yo la verdad es que debo confesar que antes me hacía listas que creo que ni Spilberg jajajaaja Pero bueno, supongo que la madurez te hace ver las cosas desde otro enfoque, y teniendo los pies en el suelo, soy de las que piensa que mejor abarcar poco y hacerlo bien, que no lo contrario.
    Felicidades por el post.
    Besos

  4. Super de acuerdo con el post. Debemos ser mucho más realistas y proponernos metas más faciles aconseguir tanto a corto como largo plazo. Un besito

  5. me ha encantado el post, que cierto, este año he hecho propósitos y tengo que decirte que cuando empece a pensar o bueno… a decir lo que quería cambiar, no dude ya que todo era bastante necesario y ver tu post a hecho que me reafirme mas. Fíjate si me los plantee bien que de 5 que me he propuesto 4 ya estan en marcha el 5 esta mas o menos jaja. Un besito y fantástico post MUAK

  6. Yo suelo hacer listas de despropósitos jajajaja a largo plazo en mi día a día tengo marcadas unas metas otros de los enemigos de los propósitos, son las personas que no te lo ponen nada fácil para ayudarte si no que intentan boicotear tu plan. Sensacional este post. Vamos a por todas!

  7. Ahora que lo pienso, yo nunca me he hecho una lista de propositos. No lo veo eficaz. Las cosas no se van a cumplir porque las pongas en una lista. Las cosas llegan cuando llegan, no cuando tu quieres que lleguen.

  8. Holaa!!!
    Me ha encantado el post, sin duda yo cuando empiezo el año también tengo unos propósitos y algunos estoy intentando hacerlos y espero ir consiguiendolos poquito a poco, lo de ir al gimnasio cuesta un poquito mas jaja… pero tengo que empezar yendo a una clase y haber como me siento. Tengo que hacer una lista ya! como bien dices flexible porque sinó me agobio y ya no me atrevo.
    Un beso!

  9. Yo lista de propósitos física no suelo hacer, todas mis metas las guardo en mi cabeza, pero si es que estoy de acuerdo con todo lo que dices, en especial con lo de ser realistas con lo que nos proponemos, eso creo que es lo más importante de todo.

  10. Nunca mejor dicho en alcanzar las metas, lo primero de todo y es pilar en lo que quieres llegar y es organizar todo lo que te has alrededor, ya que sino será un caos y no te puedes aclarar, yo por ejemplo una de mis metas es romper una barrera con mi blog y lo voy a conseguir con trabajo y esfuerzo todos los días. Muy buenos los tips que nos has dejado. Genial el post. Un beso muy grande.

  11. Hola Rosa!!! La verdad es que es tal cual lo cuentas… Yo me he cansado de ponerme una enorme lista de grandes propósitos, ya que siempre salen otros improvistos y a demás, el día por mucho que a veces queramos, no tienen más de 24 horas, para poder abarcarlo TODO… Cosa que crea bastante sensación de frustración y agobio, (como bien dices). Hay que vivir en el momento de la mejor manera posible. Eso si, sin perder el foco. Enhorabuena por el post, me ha ENCANTADO!!! Bss

    • ¡Hola, Ana! Me alegro de que te haya gustado el post. Estoy contigo en que las 24 horas del días no se pueden alargar por más que queramos. Toca organizarse con el tiempo real del que disponemos. Un abrazo.

  12. Hola Rosa, muy bueno tu post y tienes razón en prácticamente todo lo que dices; pero (siempre hay uno) a mi modo de ver, por muy bien que te planifiques, seas realista, flexible, estés motivado, …., surgen imprevistos de diverso tipo (enfermedades, problemas familiares, problemas personales, …) que te rompen los esquemas.

    ¿Y ante eso qué? Dice el refrán “el hombre pone y Dios dispone”.

    En mi modesto parecer, hay que ser realista, organizado, …., pero también hay que “estar preparado” (esa no es la expresión correcta) para los imprevistos que surjan, los cuales no te extrañe que te dejen en el dique seco por un tiempo. Quiero decir, en definitiva, que la creación de negocios digitales u off-line, siempre es una carrera de fondo y en dicha carrera pueden ocurrir muchas cosas.

    Si tiras la toalla ante estas situaciones, probablemente te hayas quedado con la miel en los labios. Triste, pero…..

    Te felicito por tu post y te envío un afectuoso saludo

Deja un comentario

Al enviar aceptas la política de privacidad. Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados en un fichero privado por Rosa Martínez Ruiz, propietaria del fichero. La finalidad de la recogida de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas.

error: El contenido es original y está protegido!! Si quieres parte del texto pídemelo en mamaylatribu@gmail.com

Súmate a Mamá y la Tribu

 

Recibirás la guía de Crianza Sostenible.

Hoy es un gran día para cambiar tu vida. ¿Te atreves?

 
 

You have Successfully Subscribed!

A %d blogueros les gusta esto: