NO PODRÁS TENER HIJOS DE FORMA NATURAL

No podrás tener hijos de forma natural

¿Y quién puede hacer una afirmación tan categórica como esta? Pues aunque os sorprenda, casi todos los ginecólogos con los que me encontré en mi camino.

Por diversas razones pospuse la maternidad durante años. La principal razón: tenía miedo de que llegado ese momento no pudiera verdaderamente tenerlos. Porque durante mucho tiempo pensé que no podría. Supongo que todas las voces que escuché después no eran más que una proyección más de mi voz y de mis miedos. Claro que éstos tampoco eran infundados.

Explico por qué: en 2005 fui diagnóstica de un Arnold Chiari de tipo I. La enfermedad se presentó de repente dispuesta a quedarse y a limitar mi calidad de vida. Mi deterioro iba tan en aumento que fui operada en febrero de 2006. Fue un antes y un después porque pude ir recuperando poco a poco mi vida.

Sin embargo me quedaba dos dudas: si podría concebir un hijo sano que no tuviese la enfermedad y si podría parir, ya que no podía aumentarme la presión intracraneal debido a la patología. Así que dejé los propósitos de ser madre para el futuro. Pero el futuro llegó.

Cuando mi pareja y yo empezamos a plantearnos tener hijos surgió el inconveniente de que mis hormonas se hallaban un tanto alteradas. Primero fue la prolactina que subió sin razón aparente. Más tarde aparecieron dos quistes en el ovario izquierdo y un mioma en el útero, vamos aquello parecía una fiesta. Luego llegó la FSH en valores muy altos.

La ginecóloga que me estaba tratando por lo privado desde hace años me planteó la imposibilidad de tener hijos con estos parámetros. Su consejo fue directo: intentad entrar en el programa de fertilidad de la sanidad pública. De forma paralela, en la revisión anual de mi enfermedad plantee mis dudas a mi neurocirujano, el cual me tranquilizó en todos los sentidos: la patología no podía trasmitirse al niño. Sobre si podría dar o no a luz de forma natural tampoco encontraba ningún inconveniente. Fue un gran alivio, sólo nos quedaba esperar la ansiada cita.

Tras más de un año y medio de espera nos atendieron e hicieron las pruebas pertinentes. De nuevo el diagnóstico era preocupante, mis hormonas seguían alteradas y mi reserva ovárica estaba disminuida. Nos propusieron directamente fecundación in vitro. Y, palabras textuales de la ginecóloga que nos atendió: “ya veremos si cuaja“.

Vamos, que esperanzas ninguna. De hecho cuando fuimos a firmar el consentimiento en verano de 2014 el médico que nos atendió me recetó directamente anticonceptivos, que por cierto, nunca me tomé. He de decir en su defensa que yo le comenté que me dolían mucho los ovarios y supongo que pensó que como el embarazo era imposible para qué hacerme sufrir hasta que empezáramos el proceso. Se suponía que nos llamaban en, aproximadamente, seis meses.

Sin embargo, en septiembre tuve una falta, la prueba de embarazo no arrojaba ninguna duda. Contra todo pronóstico y las estadísticas: estábamos embarazados.

Estos post te pueden interesar

4 comentarios en “NO PODRÁS TENER HIJOS DE FORMA NATURAL

  1. Siempre hay que perseguir nuestros sueños y nuestros objetivos , en esta vida nada es imposible si creemos en ello y mas si tenemos una convicción segura. Me a emocionado muchísimo tu historia . Muchos besos.

Si te ha gustado el post, comenta. Nos encanta saber tu opinión.

error: El contenido es original y está protegido!! Si quieres parte del texto pídemelo en mamaylatribu@gmail.com

Súmate a Mamá y la Tribu

 

Recibirás la guía de Crianza Sostenible.

Hoy es un gran día para cambiar tu vida. ¿Te atreves?

You have Successfully Subscribed!

A %d blogueros les gusta esto: