Por qué escoger un protector solar ecológico

por qué escoger un protector solar ecológico
por qué escoger un protector solar ecológico

Por qué elegir un protector solar ecológico es una de las preguntas que más veces me han hecho por email o por redes sociales últimamente. En este post vamos a indagar en las razones que me han llevado a decantarme por este tipo de protectores solares en detrimento de los solares convencionales.

En el mercado tenemos una gama casi ilimitada de protectores solares, entre tanto oferta es fácil confundirse y dejarnos llevar por el marketing de las grandes firmas o por las nuevas formulaciones o posibilidades que ofrece la industria de la cosmética. Se trata de complacer al usuario a cualquier precio y ofreciendo productos atractivos y competitivos. Otra cuestión es si esos productos llevan ingredientes perjudiciales o no.

Una de mis objetivos es lograr un hogar libre de tóxicos en todos los sentidos. Desde hace años reviso el INCI de todos los productos que entran en casa y trato de consumir cosmética libre de tóxicos. En el tema de los solares no podía ser menos.

El verano pasado dediqué varios artículos a los protectores solares porque me parecía que es un tema muy relevante del que estamos muy desinformados: Por qué deberías proteger a los niños del sol, Descubre cómo tu protector solar daña el mar y uno de los post más importantes de mi blog y que más consultas me ha traído: Cómo elegir un protector solar libre de tóxicos.

No obstante, quedaron cuestiones por aclarar y más preguntas por resolver que me han llegado a través de emails, las redes sociales y comentarios en el blog. Así que iniciamos una nueva saga de post relacionados con los protectores solares que espero resuelvan todas las dudas y arrojen luz sobre esta cuestión tan controvertida.

Por qué escoger un protector ecológico

Te aseguras de que entre sus ingredientes no hay filtros químicos ni derivados del petróleo. La producción está más controlada y más limitada que la de las grandes multinacionales del sector de la cosmética. Además los productos ecológicos deben pasar un control más exhaustivo ya que las certificadoras no acreditan un producto si no se ha demostrado que cumple unos estándares ecológicos.

Desde 1 el de enero de 2017 existe un sello internacional de certificación denominado COSMOS ORGANIC  que aplica unos controles muy rigurosos a los productos cosméticos ecológicos que se ponen en el mercado con su sello.

En España existen varias certificadoras, la Asociación de Cosmética Ecológica y Natural de España (ACENE) que sigue los mismos criterios de COSMOS y el sello BioVidaSana impulsado por la Asociación Vida Sana y otorgado por la certificadora ubicada en Suiza Bio.Inspecta. Estos sellos ya sea internacionales o nacionales tratan de darnos la seguridad de que los productos que adquirimos son ecológicos, están libres de tóxicos y los podemos utilizar con plena tranquilidad.

Además los protectores solares ecológicos suelen llevar ingredientes naturales en su composición como el aceite de almendras o el aceite de coco. Dependiendo del solar en cuestión el porcentaje de ingredientes naturales ecológicos será más alto o más pequeño. Teniendo en cuenta la presencia sistemática de pesticidas y herbicidas en la producción intensiva es preferible escoger un protector solar que tenga en su composición la mayoría de sus materias primas en ecológico.

¿Qué significa solares libres de tóxicos?

He insistido mucho en la importancia de adquirir solares libres de tóxicos o con los ingredientes más seguros posibles. Es una cuestión muy relevante a la que se le presta poca atención cuando alegremente compramos el solar que más se anuncia el televisión o el que vende el supermercado de turno. Aún no nos hemos convencido de lo importantísimo que es leer las etiquetas y tener identificadas las sustancias más dañinas para mi salud y  para la de mi familia.

Cuando hablo de solares libres de tóxicos me estoy refiriendo a productos que no llevan entre sus ingredientes ni filtros químicos ni sustancias químicas catalogadas como nocivas para las salud o consideradas como alérgenos.

¿Cuáles son estas sustancias tóxicas?

La mayoría son filtros químicos que encontramos en los protectores solares convencionales o no ecológicos. Podemos distinguir dos tipos de filtros: los filtros Ultravioleta B (UVB) y los Filtros Ultravioleta A (UVA). Ambos engloban sustancias de las que ya existen estudios  que alertan de su toxicidad para el ser humano, los océanos y los ríos. Los sorprendente es que son los filtros más vendidos y los más fáciles de adquirir en el mercado.

De entre los filtros ultravioleta B destacan los PABA y sus derivados, los cinamatos, los salicilatos, el octocrileno, el ensulizole y el 4-MBC. Algunos de ellos son más agresivos que otros pero lo más convenientes es evitarlos directamente. De todos modos, vamos a echarles un vistazo rápido.

Los PABA y sus derivados están casi en desuso pero se ha demostrado que funcionan como disruptores endocrinos e intensifican los radicales libres.  Suelen aparecer como Octildimetil PABA o Padimato O y Ethylhexyl Triazone.

Los cinamatos son también muy peligrosos ya que se ha confirmado que funcionan como disruptores endocrinos, se absorben fácilmente por la piel y se acumulan en nuestro organismo. Tal es su poder que se ha descubierto su presencia en la leche materna de las madres que han usado externamente un producto que lo contenía. Además es muy tóxico para el medio ambiente, contamina el medio acuático. Lo encontramos como Octinoxate, Octyl methoxycinnnamate, OMC, Ethylhexyl Methoxycinnamate y EHMC.

Los salicilatos son considerados menos tóxicos pero no por ello deberíamos bajar la guardia. Son muy contaminantes y pueden aumentar la absorción de otras filtros solares químicos. Los más habituales son el Octisalato que podemos encontrarlo también como Ethylhexyl Salicilate, 2-Ethylhexyl 2-Hidroxybenzoate y el Homosalate que puede aparecer como 3 Trimethyl-Salicylate, Cyclohexanol, 3-Trimethylclohexyl 2-Hydroxybenzoate.

El Octocrileno es muy tóxico, bioacumulativo y persistente. Además es un importante alérgeno por lo que mejor evitarlo en cualquiera de sus versiones. Lo encontramos como 2-Cyano-3, Diphenyl Acrylic Acid, 2-Ethylhexyl 2-Cyano-3, 3-Dophenyl Acrylate.

El Ensulizole se ha demostrado que produce cáncer de piel además de radicales libres. Aparece en las fórmulas solares como 2-Pheny 1H-Benzimidazole 5-Sulfonic Acic y PBSA.

El MBC también conocido como 4-Methylbenzylidene Camphor es de los filtros ultravioleta B más dañinos: es disruptor endocrino, se cree que afecta al tiroides, se acumula en nuestro organismo y es muy persistente. Por supuesto, muy contaminante y peligroso para la vida bajo el agua. Lo podemos reconocer como 1 trimethyl-3 Y Bicyclo.

Los filtros ultravioleta A también son considerados nocivos para la salud. En este grupo están las Benzofenonas que han demostrado ser muy tóxicas para la salud.

Las Benzofenonas son filtros ultravioleta muy peligrosos ya que funcionan como disruptores endocrinos múltiples, es decir, afectan a diferentes hormonas del cuerpo humano. Por supuesto, se acumulan en nuestro organismo y son muy difíciles de eliminar. Están presentes en la leche materna de las madres expuestas a esta sustancia y está asociado con graves reacciones alérgicas al sol. No solo es nocivo para el ser humano sino que los mares también sufren sus efectos, ya  que es muy contaminante.

Las Bezofenonas pueden aparecer con muchos nombres, estos son los más comunes: Benzophenone-3, Oxibenzona, Phenyl-methanone, Benzoyl-5-Methoxyphenol, 2-Hidroxy-4-Methoxybenzophenone, Phenylmethanone, 4-Methoxy-2-Hydroxybenzophenone y Benzophenone.

Por desgracia, las formulaciones de farmacia o muy comerciales siguen recurriendo a estos filtros químicos como la Benzofenona o los Cinamatos de los que acabamos de hablar. Es muy importante ser consciente de que muchos de ellos funcionan como disruptores endocrinos al simular el funcionamiento de nuestras hormonas lo que conlleva graves problemas de salud a medio-largo plazo.

Mi consejo es descartar los filtros químicos y optar por los filtros físicos que son los que encontraremos en la cosmética con sello ecológico.

¿Los solares ecológicos están libres de tóxicos?

Por desgracia, no del todo. Existen formulaciones más limpias o más respetuosas con nuestra piel y con el medio ambiente que otras y eso es importante saberlo y tenerlo en cuenta a la hora de escoger.  Por otro lado, hay sustancias sobre las que no existen estudios concluyentes y de las que no tenemos la certeza de que no sean dañinas.

Ya he comentado en alguna ocasión en este blog que no se respeta el principio de precaución. La unión europea aprueba sustancias para uso comercial ya sean para cosmética o alimentación sin probar sus efectos secundarios y sus efectos a largo plazo.

Así que aunque un solar tenga un INCI que no entra dentro de lo peligroso no podemos afirmar al 100% que alguna de sus sustancias no sean declaradas en un futuro como posibles carcinógenos. No se trata de meternos el miedo en el cuerpo pero si de ser conscientes de la importancia de someter a examen los productos que utilizamos.

¿Los solares ecológicos llevan filtros químicos?

No, una de las premisas de los solares ecológicos es que los filtros que aparecen en el INCI son filtros físicos. Los filtros químicos no se admiten por las certificadoras.

Os recuerdo que los filtros físicos se caracterizan porque actúan como una pantalla y reflejan la luz por lo que no es necesario echarnos la crema media hora antes. En principio son inocuos pero hay que ser cuidadosos porque algunas de las formulaciones que hay en el mercado llevan nanoparticulas de dióxido de titanio y de oxido de zinc. Las nanoparticulas en ningún caso son recomendables y deberían evitarse ya que sí que penetran en la piel y se desconocen sus efectos a medio-largo plazo.

¿Es problemático el uso del dióxido de titanio?

Es una sustancia presente en la mayoría de los protectores solares de producción ecológica o que llevan en su composición filtros físicos.

El dióxido de titanio es una sustancia química denominada óxido natural de titanio. Se trata del noveno elemento más común en la tierra y se comercializa como un polvo blanco con infinitas posibilidades tanto en la industria de la cosmética como en la de la alimentación. Su presencia en un producto le da a este el pigmento blanco tan característico, por eso es habitual en cremas solares y en dentríficos, por ejemplo.

El dióxido de titanio se suele emplear en los protectores solares porque ofrece una buena absorción de la luz ultravioleta y se vuelve transparente con la luz. No obstante, es un ingrediente que continuamente es sometido a examen. Hay quienes lo consideran una sustancia inocua en pequeñas cantidades y quienes alertan de su posible peligrosidad. ¿Quién tiene razón?

Por desgracia, no es una cuestión de tener o no razón sino de decidir con la información disponible si voy optar por un protector que lleve dióxido de titanio o no.

¿De qué forma aparece el dióxido de titanio en los protectores solares?

Lo podemos encontrar como pigmento de dióxido de titanio y en nanopartículas. Dentro del protector puede presentarse como ingrediente principal o como colorante o conservante.

Si aparece como filtro solar aparece con su nombre directamente: Titanium Dioxyde. Si se presenta como colorante lo encontramos como CI77891 pero nadie te específica entre paréntesis de forma explícita que es dióxido de titanio. Se puede dar el caso, yo me lo he encontrado, que des con solar que te gusta por su INCI porque crees que no lleva dióxido de titanio y resulta que sí lo lleva. ¿Cuál es la trampa? Pues que aparece con su número,  si no estás muy familiarizada con su nomenclatura, que es lo normal, te habrán vendido un protector solar con dióxido de titanio como colorante.

El principal problema del dióxido de titanio es cuando aparece micronizado o en nanopartículas que es su formulación más agresiva ya que puede producir alergias respiratorias, problemas cardiovasculares e incluso cáncer. Se considera que es una sustancia pro-inflamatoria y no se recomienda su uso.

¿Qué forma tiene que tener el dióxido de titanio para ser denominado nanopartícula?

Denominados nanopartículas a a las partículas de dióxido de titanio de menos de 100 nm o de entre 1 y 100 namómetros. En teoría si un cosmético lleva en su composición nanopartículas debería venir especificado en el INCI del producto con la etiqueta “nano”. Así lo podemos encontrar en productos como Nivea donde observamos en el listado Titanium Dioxide (nano)

¿Qué son las nanopartículas encapsuladas?

En ocasiones, las nanopartículas aparecen encapsuladas en otros componentes para minimizar sus riesgos potenciales de absorción a través de la piel. Se supone que dan lugar a un partícula más grande y estable que, en principio, no tiene porque deteriorarse o romperse dejando libre la nanopartícula

Generalmente, se encapsulan gracias a diferentes sustancias como el ácido estearico vegetal, los trigliceridos vegetales y el silicio. Se vende como más seguro para el consumidor y como una solución al uso de las nanopartículas, sin embargo, yo no he encontrado un solo estudio que hable sobre su uso y sus beneficios. Además no es necesario indicar en el etiquetado que las nanopartículas han sido encapsuladas por lo que puedo adquirir un protector solar con nanopartículas encapsuladas y desconocerlo por completo.

¿También es peligroso el dióxido de titanio si no aparece en nanopartículas?

No se ha probado que sea inocuo o inofensivo para la salud.  La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer lo considera un posible carcinogéno del grupo B2. Esto significa  que posiblemente cause cáncer aunque aún no existen estudios concluyentes. En esta categoría se suelen colocar sustancias para las que no existen pruebas suficientes en humanos que confirmen su toxicidad pero si las hay de su carácter carcinogéno en animales.

Varias investigaciones en animales han advertido de sus efectos en ratas que inhalaron el compuesto y aumentaron su probabilidad de sufrir un cáncer. Asimismo, una investigación de la Universidad de Luxemburgo observó que es muy tóxico al exponerse a la radiación UV. Favorece los radicales libres y puede provocar efectos dañinos en la salud como graves quemaduras.

Si echamos un vistazo a la mayoría de los protectores solares para niños observaremos que incluso los de producción ecológica llevan en su composición dióxido de titanio. El empleo por parte de los fabricantes del dióxido de titanio en un producto destinado a niños es más que llamativo existiendo otras opciones sobre los que no existen dudas. Por supuesto, no se comercializan con ninguna advertencia o aclaración destinada a los padres.

Estos hallazgos resultan preocupantes. Aunque no tenemos una confirmación absoluta existe una sospecha más que fundada de que es muy posible que sea tóxico. Sin embargo, se sigue utilizando en cosmética con absoluta tranquilidad. Los que no nos creemos la inocuidad del dióxido de titanio debemos ser prudentes y respetar la presunción de inocencia del compuesto químico.

Me pregunto donde ha quedado el principio de precaución y si de verdad hay que demostrar que algo provoca cáncer directamente para que sea retirado del mercado o se alerte de su peligrosidad. ¿No sería más inteligente demostrar que no es dañino con estudios amplios y contrastados?

Con esta información que hemos expuesto es tu decisión personal utilizar un protector solar con dióxido de titanio o no.

¿Cuál es el filtro físico más seguro?

Actualmente el óxido de zinc es el filtro físico más seguro que podemos encontrar en el mercado  y además tiene la ventaja de que es biodegradable lo que es más respetuoso con el medio ambiente. 

Esto no significa que en un futuro no aparezca una investigación o un estudio que demuestre que tiene efectos nocivos para la salud por lo que conviene actualizar la información que manejamos. Por supuesto, siempre en partículas de más de 100 nm, ya que si aparece en nanopartículas puede ser absorbido por la piel y pasar al torrente sanguíneo como sucede con las nanopartículas de dióxido de titanio.

En principio huiría de los encapsulados y me decantaría con este filtro químico en partículas grandes. El problema con el óxido de Zinc es que es difícil encontrar un protector solar, ya sea ecológico o no ecológico, a base solo de Óxido de Zinc. Por lo general aparece acompañando a otros filtros físicos o en formulaciones que no superan el 25 SPF.

Espero haberte aclarado la cuestión y que ahora con la información en la mano decidas libremente si es mejor optar por un solar ecológico o por uno convencional. En la próxima entrega de esta serie de post examinaremos muy de cerca algunos solares con INCIS muy interesantes para ayudarte a escoger el protector solar que mejor se ajuste a tu familia.

Antes de irme me gustaría contarte que estoy muy contenta porque el 5 de julio daré una clase extra sobre protectores solares solo para mis suscriptores. 

Se trata de un taller completamente gratuito en el que vamos a incidir en lo importante que es protegerse del sol y elegir un protector solar que nos proteja por dentro y por fuera.  Por supuesto, haremos un repaso por las sustancias que deberíamos evitar en un protector solar, ya que apostamos por una cosmética libre de tóxicos y segura para nosotros y para el medio ambiente.

Aquí puedes apuntarte, Registro Webinar Solares. Espero contar con tu presencia y que despejes todas tus dudas sobre solares. Va a ser un encuentro fantástico, así que no te lo puedes perder. 

Si te ha gustado el post, comparte, nos ayudas a crecer  🙂

Recuerda que puedes suscribirte al blog y recibir completamente gratis mi ebook, Guía de Crianza Sostenible: 12 consejos para mejorar tu vida. Y por supuesto, estás invitad@ a mi Comunidad de Facebook, Mujeres y Madres Sostenibles.

Queremos conocerte y que te unas a nosotras, ¿estás preparada para la crianza que cambia el mundo?

 

Estos post te pueden interesar

14 comentarios en “Por qué escoger un protector solar ecológico”

  1. Rosa, un nuevo post súper completo y detallado. Muchísimas gracias por tomarte el tiempo para enseñarnos tanto que, aunque está frente a nuestros ojos, no lo vemos porque no sabemos, porque no se nos ocurre pensar que nos están intoxicando así, tan descaradamente.
    Mientras más leo tus post, más aprendo y me ubico en la realidad. Ya no sé qué sería de mi vida sin todo lo que me has enseñado. Gracias, Rosa.
    Me llevo al post a todos lados.

  2. Muchísimas gracias, Rosa, por tu investigación exhaustiva y por traducirlo a un texto divulgativo, inteligente y útil. Estoy esperando con candeletas las siguientes entregas de este tema.
    Mil gracias!! Besos.

  3. Hola Rosa, yo llevo ya varios años haciendo mi propio bloqueador solar. Cuando comencé a hacerlo, fue porque, al igual que tú, hice una exhaustiva investigación sobre los protectores comerciales. Lo que encontré no me gustó y por eso preferí aprender e intentarlo yo misma. Me encantó leer tu post porque fue por un lado, tener todo resumido en un mismo escrito, y por otro, actualizar varios de los puntos que había estudiado antes. Muchas gracias por tu juicioso trabajo de recopilación y entrega de información. Se trata de un texto serio y entendible y por consiguiente útil.

  4. Hola, Rosa. He de reconocer que me enfrento un poco escéptica a este tipo de informaciones sobre la toxicidad en la cosmética. Entiendo que productos que se ponen a la venta han pasado por controles exhaustivos. No obstante me gusta informarme de estos temas y leer estudios que los avalen, porque como bien dices, las investigaciones y la ciencia no dejan de avanzar y descubrir nuevas cosas y lo que hoy es inocuo mañana puede resultar no serlo. ¿Podrías pasarme algún estudio al respecto?
    Por otro lado me parece de vital importancia aprender a leer las etiquetas de los productos para saber lo que estamos consumiendo y hacerlo desde una postura consciente.
    Muchas gracias por tu aporte. Ahora que llega el verano y toca elegir protección solar viene bien toda esta información. Seguiré atenta al resto de posts de la serie 🙂

  5. ¡Qué bueno tener toda esa información! Sinceramente no sabía la diferencia, pensaba que realmente el mejor protector solar es el que trajera más FPS, es muy bueno saber esto porque tal vez estemos pensando que nos estamos cuidando cuando a la larga solo nos estamos haciendo más daño. Trataré de fijarme mejor en lo que contiene el protector solar que uso, aunque siendo sincera es una de las mejores marcas en general así que espero no encontrar algunos de esos ingredientes tóxicos, gracias por compartir!

  6. Un post muy detallado con información interesante sobre el protector solar ecológico, sin duda, son más beneficiosos, tanto para el medio ambiente como para nuestra piel. No había escuchado hablar de ellos y la verdad es algo a tener en cuenta, muchs veces no sabemos lo que realmente nos ponemos en la piel, y hay que estar informada para poder elegir bien.

  7. Hola guapa! Tu post me viene genial porque estoy buscando un protector solar que realmente cuide la piel ya que soy muy blanca y con el sol ya me están empezando a salir manchitas y muchas veces nos ponemos productos en la piel sin saber que estamos poniendo realmente, yo la verdad es que no me paro a leer las etiquetas y no tenia claro que debe tener un buen protector pero de ahora en adelante me tomaré mi tiempo para hacerlo y saber que estoy consumiendo realmente. Me ha gustado la idea de un protector ecológico ya que me encanta todo lo que sea natural y sobre todo porque no hay filtros químicos, ni derivados del petróleo. Gracias por esta información tan útil y tan completa y por toda tu investigación. Un beso.

  8. Hola!!
    Gracias por esta entrada tan específica por grupos y explicandonoslo tan bien, ya que no tenía ni idea que podría traer tantos problemas las cremas convencionales. Con la peque si que usaba filtros minerales, buenl y sigo usando. Cada vez me gustan más los productos ecológicos en cosmética, se nota que le van mejor a la piel. Buscaré mis solares mirando el INCI. Muchas gracias!
    Besos.

  9. hola guapa, pues tu post me ha venido super bien, es muy informativo, ya que no tenia ni idea de las diferencias de los protectores solares ecologicos, asi que ahora ya puedo decidir pensando en sus propiedades o negatividades de uno y otro. gracias

  10. La verdad es que siempre compramos producto solares de marca y no sabía que tenías la opción de elegir protectores solares ecológicos.
    Es bueno conocer las alternativas y ahora que hay más conciencia por cuidar el medio ambiente tenemos que coger la costumbre de ir a lo más natural posible.

  11. No me suelo fijar demasiado en la composición de los productos de belleza o cuidado corporal, si me funcionan bien adelante. Así que ahora me voy a leer los ingredientes del nuevo protector que he comprado para este verano. Sé que no es ecológico pero a ver si saco en claro si me iría mejor que otros, bss!

  12. Una cosa que siempre me ha parecido “inevitable” es el protector solar libre de tanto ingrediente malo… Digo lo de inevitable así, porque no tenía ni idea que había ecológicos y aunque miraba siempre evitar los ingredientes más tóxicos, alguno caía.
    Ahora que lo sé, me has ayudado más de lo que imaginas ampliando mi información

  13. Hola guapa!
    No sabía que los bronceadores también podían ser tan perjudiciales… Y cuando se piensa en los niños todo cuidado es poco. Vamos a partir de ahora tendré más cuidado con las cremas. Felicidades por un post tan interesante y bien redactado.

  14. Hola Rosa!
    Muchas gracias por tu investigación 🙂 La verdad es que no tenía ni idea de más de la mitad de tu artículo. Es fácil de leer, es útil y además es beneficioso para prevenir problemas de salud. Te lo agradezco, de verdad. La verdad es que sospechaba que los bronceadores no eran muy buenos amigos, pero no sabía que podían llegar a ser tan perjudiciales. Gracias por avisarnos 🙂
    Un abrazo enorme!

Deja un comentario

Al enviar aceptas la política de privacidad. Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados en un fichero privado por Rosa Martínez Ruiz, propietaria del fichero. La finalidad de la recogida de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas.

error: El contenido es original y está protegido!! Si quieres parte del texto pídemelo en mamaylatribu@gmail.com

Súmate a Mamá y la Tribu

 

Recibirás la guía de Crianza Sostenible.

Hoy es un gran día para cambiar tu vida. ¿Te atreves?

 
 

You have Successfully Subscribed!

A %d blogueros les gusta esto: