Solares I: Por qué deberías proteger a los niños del sol

Por qué deberías proteger a los niños del sol
Por qué deberías proteger a los niños del sol

Hoy nos vamos a ocupar de cómo podemos proteger a los niños del sol. Debo reconocer que este post en principio iba a versar sobre protectores solares. Sin embargo, cuando empecé a escribirlo empezó a crecer de forma vertiginosa y me vi en la necesidad de dividirlo en dos partes.

En esta primera parte nos ocuparemos de explicar por qué la exposición solar de nuestros pequeños debe ser limitada. Realizando esta investigación me he dado cuenta de la gran cantidad de ideas erróneas que tenemos con respecto a este tema. Nunca antes la información estuvo tan a nuestro alcance como hoy, no obstante, la saturación informativa produce tanto ruido que es imposible distinguir entre la información veraz y la que no lo es. Así que vamos a intentar arrojar algo de luz sobre el tema.

1.- ¿Por qué debería preocuparme por la exposición solar?

Tanto si tienes hijos como si no, deberías prestar atención a la radiación solar. Al menos, deberías contar con información suficiente para decidir si sigues tomando el sol o no. Se han hecho muchas campañas informativas pero no han sido lo bastante potentes como para concienciar a las madres sobre este tema.

Por otro lado, parece que tan solo nos importa cuando llega el verano y tenemos que escoger el protector que vamos a utilizar en la playa. A veces, ni siquiera eso. Compramos el que está de oferta o el que tenemos más a mano. Decide la industria de la cosmética por nosotros.

Si te das un paseo por cualquier playa a las dos de la tarde de un día de verano cualquiera podrás encontrar una bucólica escena: unos padres jugando en la arena con sus hijos, todos ellos sin sombrero, gafas de sol y ropa que les cubra. Yo misma si echo la vista atrás y recuerdo mi infancia puedo verme jugando en la arena sin ningún tipo de protección.

Hoy seguimos tomando el sol despreocupadamente porque pensamos que si todo el mundo lo hace es que es beneficioso para la salud o no tiene nada de malo. Esta es una afirmación generalizada en nuestra sociedad basada en creencias del pasado que no se corresponden con el estado actual de la radiación solar y los efectos que tiene sobre nuestro organismo.

La organización mundial de la salud (OMS) y otros organismos internacionales llevan alertando desde hace ya más de cuatro décadas de los efectos dañinos de tomar el sol. La exposición solar es peligrosa porque incrementa la incidencia de cáncer de piel. Lo más curioso es que está demostrado que el aumento está vinculado con nuestros hábitos de consumo.

Hablando claro: nuestra obsesión por tener la piel bronceada nos lleva a exponer de forma preocupante o excesiva nuestra piel al sol y, lo que es peor, la de nuestros hijos también.

Resulta irónico porque nuestros antepasados hacían hasta lo imposible por conseguir tener la piel lo más blanca posible. Una tez blanca era sinónimo de pertenecer a una clase social alta, frente a la tez morena que se relacionaba con las personas más pobres que tenían, por ejemplo, que trabajar en el campo.

Por desgracia en nuestra cultura estar bronceado es síntoma de buena salud y de belleza. Si regresas de las vacaciones y no te has puesto morena parece que has desperdiciado el tiempo o que no has hecho nada de provecho. No solo lo encontramos apetecible en los adultos sino que también a los niños y a los adolescentes les elogiamos su bronceado. Este colectivo es especialmente vulnerable porque pueden verse afectados por esta peligrosa moda occidental por influencia de sus padres.

La necesidad absurda de estar moreno durante los 365 días del año nos lleva a recurrir a los rayos UVA aunque estemos en pleno invierno. ¿Somos conscientes del peligro que supone? En absoluto. La industria de la belleza hace una gran labor de marketing y gana grandes cantidades de dinero a costa de nuestra salud.

2.- ¿Por qué es tan peligrosa la exposición al sol?

Está estrechamente vinculado a los efectos negativos para la salud de la radiación UV (ultravioleta). Esta radiación se compone en su mayor parte de rayos UVA y una pequeña porción de rayos UVB.

Existe un parámetro que mide la intensidad de la radiación en la superficie terrestre, se trata del índice UV solar mundial. Su valor siempre es superior a cero y cuanto más alto es el índice mayor probabilidad de sufrir lesiones cutáneas y oculares. Sirve para alertarnos del grado de intensidad de la radiación.

3.- ¿Cómo interpretamos el índice UV?

Se han establecido unas franjas para determinar el grado de seguridad de la exposición al sol.

  • De 1-2. Se considera que no hay peligro por permanecer en el exterior ya que la radiación es muy baja y no se necesita crema solar.
  • De 3-7. La protección ya es necesaria si salimos al exterior. Se aconseja evitar la exposición solar en las horas centrales del día.
  • De 8-11 está desaconsejado salir al exterior entre las 12 y las 17 horas y se recomienda protección, ya que el riesgo es extremo.

4.- ¿Cómo puede saber qué índice UV hay cada día?

Los medios de comunicación en prensa, radio y televisión y diferentes organismos como AEMET incluyen en el parte meteorológico una predicción de la intensidad máxima de radiación UV que se estima se producirá ese día y los siguientes.

Es útil consultarla si tenemos programada alguna actividad en la que vayamos a pasar mucho tiempo fuera de casa con los niños. En la información que se nos proporciona se utiliza como valor medio una exposición de 30 minutos.

5.- ¿Qué efectos sobre la salud tiene la exposición excesiva al sol?

La manifestación externa del exceso solar más común es la quemadura. Sin embargo, el bronceado no es más que una forma de defensa del organismo contra los daños causados por la radiación UV. En otras palabras: nuestros precioso y apetecible bronceado no es saludable y daña nuestra piel.

Otros efectos no tan evidentes a corto plazo son el envejecimiento prematuro de la epidermis, reacciones oculares cómo las cataratas y cánceres de piel. Cada año se producen en el mundo entre dos y tres millones de casos de cánceres de este tipo, la mayoría de ellos por tomar el sol en exceso. También produce efectos negativos en el sistema inmunológico, un aumento de las enfermedades infecciosas y puede reducir la eficacia de las vacunas.

6.- ¿Por qué es más peligroso el sol ahora que antes?

La intensidad de la radiación UV se ha intensificado en los últimos años debido al deterioro de la capa de ozono.

El ozono absorbe la radiación UV pero al encontrarse tan dañado no cumple su función en su totalidad. Se prevé que la situación empeore en el futuro, ya que mientras la capa de ozono se hace menos densa va disminuyendo progresivamente el filtro protector de la atmosfera. Esto implica mayor radiación y un mayor impacto sobre la salud de las personas y el medioambiente.

7.- ¿Si tengo la piel oscura estoy más protegida de los efectos negativos del sol?

Se mantiene la creencia errónea de que solo las personas de piel clara deben protegerse del sol. Si bien es cierto, que las personas con una tez morena poseen más melanina protectora y, por tanto, les afecta menos la radiación UV.  Eso no significa que no haya riesgo de quemadura, cataratas o cáncer de piel. De hecho, los melanomas en personas de piel morena son más agresivos, ya que suelen detectarse cuando el cáncer está ya muy avanzado.

Algunas personas creen que porque se broncean rápido o ya están morenas no deben protegerse del sol porque el moreno actúa como una barrera. No es cierto. Un buen bronceado solo protege lo equivalente a un FPS de 4, a todas luces insuficiente.

Por otro lado, las cataratas y la influencia negativa del sol sobre el sistema inmunitario son patologías independientes del tipo de piel. Cada vez más investigaciones demuestran que existe una relación entre la excesiva exposición solar y un efecto inmunodepresor del cuerpo.

8.- ¿Por qué es tan importante el momento del año y del día en que tomamos el sol?

Cuanto más alto está el sol en el cielo más fuerte es la radiación UV. Ese momento suele ser el mediodía, lo que se denomina horas centrales y oscila entre las 12 y las 16 horas durante los meses de verano. Cuanto más cerca del ecuador, más intensa es la radiación.

Creemos que solo podemos quemarnos cuando hace sol y que si hay nubes no existe radiación. Esta creencia es errónea. La radiación UV puede atravesar las nubes hasta en un 80%. Además la neblina puede aumentar la intensidad de la radiación.

Dependiendo del medio en el que estemos la radiación UV se refleja con mayor o menor intensidad. La nieve recién caída refleja hasta un 80%. Así que si vamos a pasar un día en la nieve debemos protegernos muy bien porque la radiación es muy alta.

Si nos escapamos a la montaña a darnos un paseo no debemos olvidar la protección, ya que a mayor altitud más alta es la radiación UV. Cada 1000 metros la intensidad de la radiación se incrementa entre un 10 y un 12%.

Si vamos de vacaciones a la playa debemos saber que la arena refleja alrededor del 15% y que si nos metemos en el agua la radiación aumenta hasta un 25%. Por lo tanto, esa creencia de que dentro del agua no te quemas es rotundamente falsa.

9.- ¿Por qué es fundamental proteger a los niños del sol?

Entre los grupos más vulnerables a la exposición al sol encontramos a los niños. La OMS los califica de grupo de alto riesgo por ser particularmente sensibles a la radiación UV.

De especial relevancia es tener en cuenta la exposición diaria al sol de los más pequeños, sin embargo, solo prestamos atención a la cuestión en momentos puntuales como en las vacaciones.

La exposición al UV es acumulativa, por lo que una quemadura solar sufrida en la infancia o la adolescencia puede manifestarse años más tarde en la edad adulta como un cáncer de piel. Puede sonar exagerado, pero la OMS insiste en que debemos proteger a los niños del sol.

Uno de sus argumentos es que la mayor parte de la exposición solar de una persona se produce antes de los 18 años de vida. Por tanto, si evitamos que nuestros hijos se expongan al sol en la infancia y la adolescencia disminuirá en gran proporción el riesgo de melanoma y otras patologías derivadas de tomar el sol. Esta prevención en la niñez protege incluso más que la protección solar durante la edad adulta.

10.- ¿Si los niños van protegidos con crema solar debo también evitar el sol en las horas centrales del día?

Creemos que la crema solar obra milagros y consigue protegernos al 100% de la radiación UV, al menos, eso nos vende la publicidad. Como estamos convencidos de llevar un buen protector solar aumentamos el tiempo que permanecemos al sol. Sin embargo, no somos conscientes de que la radiación UV es acumulativa a lo largo del día.

Además la protección y la eficacia de la crema solar depende de cómo se aplique, es decir, si se aplica correctamente o no. También solemos creer que si no tenemos sensación de calor no nos vamos a quemar. No obstante, el efecto térmico se debe a la radiación infrarroja del sol y no a la radiación UV. No sería la primera vez que volvemos de dar un paseo un día nublado y para nuestra sorpresa nos damos cuenta de que el peque se ha quemado la cara.

El mejor protector solar es la no exposición al sol. Las autoridades sanitarias insisten en que el protector solar solo debe utilizarse cuando estamos obligados a permanecer en el exterior. Por lo tanto, nadie te obliga a comer en la playa un día de agosto o a echarte la siesta mientras tus hijos hacen un castillo de arena a las tres de la tarde. NO, no es inevitable.

11.- ¿Debemos evitar siempre el sol?

No.  Aunque suene contradictorio, no deberíamos hacerlo. A pesar de que puede parecer que estoy haciendo una defensa a ultranza de los niños de Los otros de Amenábar.

Necesitamos salir al sol y que nos dé el aire. El sol  favorece la producción de vitamina D, una vitamina que solo podemos obtener del sol y que es vital para el correcto funcionamiento de nuestra piel y  huesos.

Además la radiación solar se utiliza para tratar una serie de enfermedades como el raquitismo, la psoriasis y los eczemas, entre otros.

¿Entonces? Se trata de aplicar el sentido común y seguir unas sencillas recomendaciones.

Por qué deberías proteger a los niños de la exposición solar
Por qué deberías proteger a los niños de la exposición solar

12.- ¿Cómo protegemos la piel de nuestros hijos?

    • Siendo sensatos y evitando salir al exterior en las horas centrales del día sobre todo los meses de verano.
    • No exponiendo a los niños al sol por gusto o porque quiero un bronceado como la Kardashian, aunque sea más blanca que la leche.
    • Dando ejemplo. Si tú proteges tu piel del sol enseñas a tus hijos también a hacerlo.
    • Haciéndoles usar sombrero, gafas de sol y ropa ligera que les cubra y les proteja.
    • Opta por buscar la sombra la mayor parte del tiempo. Lo mejor es que el niño juegue en una zona en la que no esté expuesto directamente a la radiación solar.
    • Aplícales protector solar cada poco tiempo pero no alargues la exposición al sol creyendo que la crema les protege indefinidamente.
    • No te relajes los días nublados y sigue aplicando estas recomendaciones.
    • Si vais a realizar una actividad en el exterior durante unas horas revisa el índice UV en un sitio fiable como AEMET y no olvides reaplicar la crema las veces que sea necesario.
    • Si tu hijo está tomando medicamentos evita la exposición al sol ya que puede reducirse su eficacia. Algunos medicamentos pueden incluso sensibilizar la piel y provocar quemaduras graves al exponerse al sol, mucho cuidado.
    • Si tienes un hijo menor de un año no lo expongas nunca directamente al sol.
    • Recuerda que las cremas solares no deben aplicarse en bebés menores de seis meses.

13.- ¿Y si tengo un bebé menor de 6 meses qué hago?

Seguir estás recomendaciones, evitar el uso de protector solar y ser sensatos.

Te voy a contar mi experiencia para que te hagas una idea de cómo hacerlo. Mi Vikingo nació en mayo, por lo que los primeros seis meses de vida coincidió con la época del año más cálida. Aunque parezca increíble no nos escondimos en casa hasta noviembre Al contrario, seguimos saliendo pero siendo muy prudentes con respecto al tiempo que nos exponíamos al sol.

Intentábamos salir a pasear con él por la mañana entre las 10 y las 12 y  a partir de las 19 horas y siempre por zonas de sombra. Si no había más remedio que salir a la calle en las horas centrales del día intentábamos llevarle cubierto con ropa fresquita y minimizábamos el tiempo de exposición. Para ello, el fular era un elemento imprescindible que me servía para ofrecerle una protección extra. En el coche llevábamos en la ventanilla en la que estaba colocada su silla un parasol que cubría la mayor parte del cristal.

En verano nos fuimos unos días a la playa porque el verano para mí sin playa no es verano. A mí me encantaba pasar el mayor tiempo posible en la playa, sin embargo, al ser madre mis hábitos se modificaron por completo. Redujimos el tiempo de permanencia y cambiamos el horario. Llegábamos a la playa en torno a las 8 y media y solíamos irnos a casa a las 11 de la mañana.

Aunque a priori no parece el mejor horario del mundo, al final te adaptas y ves lo positivo. No tienes que dar mil vueltas para aparcar y la playa está casi desierta y puedes disfrutarla sin masificaciones. Cuando íbamos de tarde nos acercamos siempre a partir de las seis o las siete dependiendo del día. Ver ponerse el sol junto al mar es de las experiencias más hermosas que existen y si además el peque te deja practicar un poco de yoga o de pilates, para mí es la felicidad máxima.

Por supuesto, siempre íbamos a la playa con sombrilla, sombrero y ropa que le cubriese casi por completo.

Con esas precauciones no era necesario optar por la crema solar que no es recomendable en bebés de menos de seis meses. La OMS amplía esta recomendación hasta el año. Muchos protectores solares para niños, de los que hablaremos en la segunda parte, llevan un aviso que indica que no son aptos para bebés menores de un año.

El resto del tiempo hacíamos planes que no implicasen estar al aire libre en las horas centrales del día. Escogíamos lugares con sombra para pasear y te puedo asegurar que se disfruta igualmente del verano.

En conclusión, se trata de tomar conciencia sobre la importancia que tiene protegerlos y protegernos del sol.

Siendo muy directa: el mejor protector solar es no exponerse al sol. Sé que este mensaje es antipático y no es el consejo que esperas escuchar.

Pero lo siento, es mi responsabilidad recordarte que no existe una exposición sin riesgo de quemadura y que en tus hijos ese riesgo es demasiado elevado como para pasarlo por alto. Aún no podemos mudar de piel como los lagartos de “V” ni comprar en el supermercado una piel nueva. Pero sí podemos cambiar de mentalidad si queremos preservar lo más preciado que tenemos, nuestra salud y la de nuestros pequeños.

Si te ha gustado el post, comparte 🙂 , me haces muy feliz. ¿Sabías que tomar el sol era tan peligroso? ¿Han cambiado tus hábitos desde que tienes hijos?

En breve publicaré la segunda parte en la que entraremos de lleno en los protectores solares.

Recuerda que puedes suscribirte al blog y recibir completamente gratis mi ebook Guía de Crianza Sostenible: 12 consejos para mejorar tu vida. Y por supuesto, estás invitad@ a mi Comunidad, Mujeres y Madres Sostenibles. Queremos conocerte y que unas a nosotr@s. ¿Estás preparada para cambiar el mundo?

Estos post te pueden interesar

18 comentarios en “Solares I: Por qué deberías proteger a los niños del sol

  1. Felicidades por un post muy interesante y que merece la pena leer de nuevo sobretodo de cara al verano. Muchas veces nos olvidamos de los efectos dañinos que tiene tomar el sol y sólo pensamos en la obsesión por ponernos morenos, porque así pensamos que estamos más guapos y nos vemos más saludables.
    Es muy importante ponernos siempre una alta protección para tomar el sol y utilizar gafas de sol, sombreros o chales..todo aquello que nos proteja del sol. Yo hace años que cuando voy a la playa voy con sombrilla y utilizo la crema con una protección muy alta (50 para usar todo el verano) porque tengo una piel clara y no me quiero dañar la piel ni que se me ponga roja
    Me ha gustado mucho todos los consejos que has dado, sobretodo los relacionados con niños y bebés, que es cuando más cuidado hay que tener con el sol.
    ¡Un post para recordar!

  2. Una entrada muy interesante y más ahora que ya parece que empecemos a entrar en el verano, hace días de calor y sol y aunque nos apetezca estar ya más morenos y estar un ratito disfrutándolo tenemos que ser conscientes del peligro que supone para nosotros y para nuestra piel, para los niños es algo a tener muy en cuenta pero también para nosotros, tus consejos me han parecido muy sensatos y a tener en cuenta, que parece que lo sepamos todo pero luego aparecen esas quemaduras solares que son totalmente evitables!

  3. Qué post más completo!!! Me ha gustado muchísimo!!!! No te has dejado nada en el tintero sobre este tema!!!! 👏👏 yo de jovencita era una inconsciente y lo que quería era estar morena a toda costa. Poca protección y tendida al sol en las horas centrales del día!! Me arrepiento mucho de ello y espero que esto no tenga consecuencias a la larga. Supongo que me siento tan culpable por ello que con mis frutitos cuido mucho esto, protección alta y evitó a toda costa que estén a pleno sol en las horas centrales del día!!!
    Muchas gracias por compartir tantos consejos útiles 😊😘

  4. Hola guapa. Que ¿por que debemos proteger a los niños del sol? Pues porque su piel es joven y podemos evitar los daños solares que nosotros no pudimos ni supimos hacer con nuestra piel. Soy de esas que en cuanto sale un rayo de sol lo quieren aprovechar, pero estoy muy concienciada con el riesgo de la exposición solar desde hace ya años y ni loca tomó el sol sin protección. Es más, en la cara uso protector todo el año, y mis hijos también. Me encanta este post porque no te has dejado ni un punto fuera. Sobre todo, lo más importante para mí, es lo que respecta a los niños. Yo también modifique los horarios de la playa cuando mis hijos eran muy pequenitos. No sabes las cosas que he visto en la playa (más que en la piscina), niños extranjeros tan blanquitos que con un rayo se queman, totalmente colorados y con camisetas encima, después de quemarse. Hay que se sensatos, tienes toda la razon. Ahora ,e dejas esperando la segunda parte, jeje. Que me gusta a mí hablar de protectores solares. Besitos

  5. lo primero! Enhorabuena… tenia rato sin ver un post completo sobre el riesgo del sol y su falta de proteccion… pero aun mejor, creando conciencia para proteger a los mas pequeños… la mayoria de la gente cree que es broma o capricho pero el sol cada vez nos afecta mas, los daños climaticos se hacen notar y nuestra piel no esta preparada para estas largas exposiciones con intenciones de cambiar el color de nuestra piel queriendo ser practicamente de otra raza a fuerzas… asi que señores!, a protegerse del sol y mas a nuestros peques que estan sobre todo en la edad de coger buenos habitos

  6. Hola!
    Fantástico post donde informas estupendamente bien sobre los riesgos de tomar el sol y sobre como proteger a los niños de éste. Es cierto lo que dices, sobre como las grandes empresas de belleza inducen a estar moreno porque es sano, cuando en realidad el ponerse moreno es una protección de la piel frente a la agresión del sol. Es decir, que cuando nos ponemos morenos nuestra piel está reaccionando a la radiación y está sufriendo por ello, por lo que no es sano, es una defensa de nuestra piel.
    Yo soy muy blanquita y siempre he estado muy concienciada con el tema de la exposición solar, ya que me quemó con mucha facilidad. Y te mentiría si te dijera que no me gusta ir a la playa a disfrutar del sol, pero realmente no soy de las que disfruto tumbándome en la arena, si no bañándome en el mar y caminando por la arena o simplemente secándome al sol. Eso si, uso facto de protección solar 50+. Muchos me dicen exagerada, pero es lo que hay. Y sé que si fuera madre, cumpliría paso a paso con tus recomendaciones porque básicamente es lo que hago para mí.
    El sol es un aliado, porque aporta la vitamina D como bien dices, pero también es peligroso, ya que emite radiación que puede abrasarnos la piel.
    Me ha gustado muchísimo encontrarme con tu post sobre la protección a los niños. Muchos padres no lo hacen y deberían leerse tu artículo con seriedad. Un saludo

  7. Efectivamente hoy en día somos más que nunca conscientes de los efectos dañinos del sol y sin embargo seguimos sin hacerle caso porque vivimos obsesionados por estar moreno. Hoy mismo he estado en la playa, soy muy blanquita de piel, uso un protector solar, no el que esté de oferta, ni uno de supermercado, uso uno de farmacia de alta protección para pieles sensibles al sol, además de usar la sombrilla, protector, me pongo gafas de sol y sombrero, niños en la playa sin esta protección? Muchos! Yo de pequeña recuerdo mi madre me ponía una camiseta para protegerme más, de hecho, una vez me salió una bolsa en la cabeza de una insolación, a partir de ahí mi cuidado es extremo (hablo de cuando era niña y no éramos tan conscientes). Después los hay que te dicen, pero qué blanca estás? No vas a la playa y te dan ganas de contestarle, es que no voy a la playa para pillar un cáncer de piel, me protejo, no ves que soy blanca? En fin, la sociedad en la que vivimos que es un continuo machaque de tenemos que estar morenitos para que se vea que hemos ido a la playa. Normalmente evito las horas fuertes de sol, definitivamente los niños ni por asomo, pero en este mundo hay de todo. Yo espero que con este post, puedas concienciar a muchas más personas. Por cierto, sobre la vitamina D, justo ayer hablaba de este tema con una chica, es increíble lo que nos hace falta el sol, pero eso si, cogiéndolo de forma responsable, todo en exceso es malo. Un beso

  8. Necesitamos el sol, ayuda a nuestro organismo con la producción de vitamina D, una vitamina que solo podemos obtener del sol y que es vital para el correcto funcionamiento de nuestra piel y huesos. Pero también es importante saber cómo y cuándo protegernos del sol, así que no me extraña que cuando te pusiste a escribir este post, terminaras dividiéndolo en dos partes.
    Recuerdo que cuando era niña nos pasábamos todo el tiempo jugando y disfrutando de la piscina o la playa (con el buen tiempo) sin utilizar ningún tipo de protección, pero ahora debemos de prestar más atención a la radiación solar que se ha intensificado debido al deterioro de la capa de ozono, pero no sólo en verano sino durante todo el año. Yo llevo ya bastantes años que utilizo protección solar durante todo el año, sobre todo en la cara.
    En cuanto al color de la piel, va por modas, unas veces la moda es tener la piel blanca y otras la piel morena. Como en todo, tenemos que ser conscientes de los pros y los contras, y que los extremos son malos. Nuestro organismo necesita las propiedades y beneficios del sol pero tomando precauciones ante los efectos negativos de la radiación UV (ultravioleta).
    Es verdad que antes nos podíamos pasar todo el día en la playa pero ahora, deberíamos de tener más en cuenta que cuanto más alto está el sol en el cielo más fuerte es la radiación UV, así que al mediodía (entre las 12 y las 16 horas en los meses de verano) deberíamos de protegernos más y evitar ciertas costumbres que antes podíamos hacer y ahora es peligroso para nuestra salud.
    ¿Quién no ha oído la frase de que la piel tiene memoria? Y por lo tanto debemos de cuidarla. Ahora sé que es porque la exposición al UV es acumulativa, por lo que una quemadura solar sufrida en la infancia o la adolescencia puede manifestarse años más tarde en la edad adulta como un cáncer de piel, por lo que nos debemos proteger desde niños.
    Gracias por compartir las pautas que debemos seguir tanto para los más pequeños como para nosotr@s para protegernos del sol.
    Un beso guapa!!

  9. Buenas tardes:

    Como siempre, un post muy completo y bien explicado.

    Soy madre de dos niños con pieles muy diferentes pero no por eso varío el cuidado de su piel. Ambos llevan crema sola al cole desde que les empiezo a poner manga corta y en verano, no solemos ir a la playa o la piscina en las horas centrales del día, primero por el peligro que hay en esa exposición al sol y después, por que personalmente, no me gusta nada estar ahí tirada al sol, me agobia muchísimo!!
    Hay que protegerse siempre, por que como tu has explicado la piel tiene memoria y una simple quemadura de pequeños, puede acarrear problemas de adultos. Solo hay que saber cuándo y cómo tomar el sol, puesto que puede ser nuestro aliado por la Vitamina D u ocasionarnos problemas de salud.

    Gracias de nuevo por tan buenas y amplias indicaciones sobre la exposición al sol.

    Un saludo

  10. Hola Rosa, este post me viene fenomenal, porque me ha permitido resolver las mil y una dudas que tengo siempre acerca de cómo proteger a mis hijas del sol.
    Yo no suelo tomar el sol porque soy muy blanquita y en seguida me quemo. De hecho, estuve de viaje en México y a la vuelta me salieron bastantes lunares a pesar de llevar una crema de farmacia con alta protección. Asociamos lucir moreno a diversión, alegría y descanso, pero cada vez me parece más preocupante, por los efectos del sol.
    Me guardo el post en la barra de favoritos para tenerlo a mano este verano.
    Hace poco leí que bajar a la playa con camiseta no protege del sol, porque el tejido no actúa como barrera, salvo que sea específico para eso. Recuerdo de pequeña a mi madre diciéndonos que no nos quitásemos la parte de arriba y, mira, no servía para nada.
    Por cierto, muy importante tener en cuenta que no hay que protegerse sólo cuando vamos a la playa o a la piscina, sino también cuando empezamos a ponernos manga corta, y en la cara durante todo el año para evitar manchas.
    Gracias por los consejos, me ha quedado más claro aún lo importante que es proteger a los niños del sol.
    Bs

  11. Uff, estoy sufriendo con este verano, porque claro, no puedo quedarme con la de casi 5 años todo el día metida en casa, ni sacar a la bebé recien nacida al sol a según que horas :(((

  12. Gran post. Los que somos “de playa” estamos acostumbrados (y algunos mal acostumbrados) a esto, pero cuando tienes niños, toda precaución es poca. Desde hace unos años, siempre siempre con protección 50 😉

  13. Mil gracias por compartir, la verdad es que es un tema importantísimo y tristemente hay mucha gente que aún no entiende los peligros de la
    Exposición a los rayos solares. Mi madre tuvo Cancer de piel,
    A partir de este suceso todos en familia creamos
    Conciencia de la necesidad de prevención.
    Hay mucho trabajo por hacer en este campo, pero vamos haciéndolo con nuestra familia

  14. Un post súper completo y con muchísima información que debe compartirse. Todo está en la prevención. Genial!!

  15. En Chile están súper conciencias con ese tema, allí está el agujero de la capa de ozono. Los niños llevaban crema solar al colegio y se ponían cada 4 horas (a los peques les ayudaban) porque sabían que por mucho que pusiera en el envase el protector solar no protegía piel muchas horas seguidas.

  16. Yo tengo 3 hijos. El mediano y la pequeña son blancos con ojos claros. Su piel es súper sensible. Así que les protejo mucho del sol. La que deberán cuidar más la mía soy yo. Que siempre se me olvida ponerme protector solar.

Deja un comentario

error: El contenido es original y está protegido!! Si quieres parte del texto pídemelo en mamaylatribu@gmail.com

Súmate a Mamá y la Tribu

 

Recibirás la guía de Crianza Sostenible.

Hoy es un gran día para cambiar tu vida. ¿Te atreves?

You have Successfully Subscribed!

A %d blogueros les gusta esto: